La inflación china se contrae por primera vez desde 2009 por caída del cerdo

Shanghái (China), 9 dic (EFE).- El principal indicador de la inflación en China registró en noviembre su primera contracción en más de una década por la caída de los precios de la carne de cerdo, aunque los expertos aseguran que no hay motivos para alarmarse por un posible proceso deflacionario.

Según los datos oficiales publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), el índice de precios al consumidor (IPC) se contrajo un 0,5 % interanual, algo que no había sucedido en ningún mes desde octubre de 2009.

El resultado es incluso inferior a lo esperado por los analistas, entre los que la opinión más extendida era que no habría variación alguna con respecto a los precios de noviembre de 2019, aunque algunos apostaban incluso por un leve avance del 0,1 %.

En el décimo mes de 2020 este indicador ya había registrado su avance más exiguo desde ese citado mes de hace once años, principalmente debido a la caída, por primera vez tras 19 meses de subidas, de los precios del cerdo, una de las carnes favoritas de los consumidores chinos.

La bajada “se debió casi enteramente a la recuperación del suministro de cerdo y no supone una prueba de que la demanda se tambalee”, explicó Julian Evans-Pritchard, analista para China de la consultora Capital Economics.

EL PRECIO DEL CERDO, EN CAÍDA LIBRE

La recuperación de la piara nacional tras la epidemia de peste porcina, que desde mediados de 2018 causó la muerte de decenas de millones de chanchos en China y provocó graves problemas en la producción, ha causado una tremenda volatilidad desde entonces en los precios de esa carne.

Y, si en octubre esa primera caída había sido del 2,8 % interanual, en el undécimo mes del año el desplome ha sido muy superior, del 12,5 %.

Cabe recordar que los precios de la carne del cerdo se habían apreciado un 25,5 % en septiembre y un 52,6 % en agosto, datos que ponen en perspectiva una rápida caída que Dong Lijuan, estadístico de la ONE, también atribuye a la “continua recuperación de la producción de cerdos”.

Entre octubre y noviembre, el cerdo abarató su coste para los consumidores en un 6,5 %, algo que se agradecerá en los mercados del país, aunque sigue siendo insuficiente para paliar la inflación en sus precios en el acumulado del año, ya que en el undécimo mes de 2020 era un 56,7 % más caro que doce meses atrás.

En general, los precios de los alimentos descendieron un 2 % en noviembre tras haberse elevado un 2,2 % en octubre, algo que representa el primer descenso desde enero de 2018, mientras que los precios de otros tipos de productos también englobados en el IPC se redujeron en un 0,1 %.

La inflación básica, un medidor que excluye los efectos de los precios de alta volatilidad como los de la comida o la energía, avanzó un 0,5 % en noviembre, algo que, para Evans-Pritchard, demuestra que “los datos son menos negativos de lo que salta a la vista”.

UNA DEMANDA “MÁS FUERTE” AYUDA AL IPP

La ONE también divulgó el índice de precios a la producción (IPP), medidor de la inflación mayorista, que en noviembre marcó su menor caída desde marzo al descender un 1,5 %.

En la comparación con el mes anterior, los precios mayoristas se elevaron un 0,5 %, lo que supone una vuelta a la expansión intermensual -al igual que entre junio y septiembre- después de que en octubre no registrasen variación alguna.

Esta marca es la más alta desde septiembre de 2018, según Capital Economics, que explica que no solo se debe al rebote en los precios de las materias primas industriales sino también a una “demanda más fuerte”.

Regresando a términos interanuales, destacan de nuevo las caídas en las industrias de extracción de crudo y gas (-29,8 %) así como en otras como el procesado de petróleo, carbón y otros combustibles (-16,3 %) o la manufactura de fibras químicas (-10,4 %), que Dong achaca a las bajadas de los precios petroleros internacionales.

De cara al futuro, Evans-Pritchard prevé todavía más caídas a corto plazo en el IPC debido a que el proceso de recuperación del suministro de carne de cerdo todavía está desarrollándose tras la epidemia de la peste porcina africana.

Por tanto, el analista prevé que el Banco Popular de China (BPC, central) no prestará demasiada atención a ese indicador y se centrará más en la citada inflación básica, que “probablemente se elevará en los próximos meses siempre y cuando la actividad económica mantenga su fuerza”.

Y, al respecto de la influencia de la inflación en las estrategias monetarias, la consultora británica considera que un IPC débil “no evitará que el BPC endurezca sus políticas el año que viene”.

Acerca de ProfesionalesHoy 35393 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy