La caída de los costes laborales se moderó en la «nueva normalidad»

Madrid, 17 dic (EFE).- La entrada en la "nueva normalidad" en el tercer trimestre del año moderó la caída interanual de los costes laborales, hasta el 1,1 %, respecto al desplome histórico registrado durante el estado de alarma, aunque aún se dejaron ver los efectos de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Dejar atrás el confinamiento del estado de alarma durante julio, agosto y septiembre supuso una menor caída de los costes laborales en los que incurren las empresas por trabajador y mes, hasta situarse en los 2.525,41 euros, frente a los 2.443 euros del segundo trimestre.

Según la encuesta trimestral del coste laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE), esta moderación responde a un menor descenso de las horas trabajadas gracias a la reactivación de muchos trabajadores que estaban en un ERTE en el trimestre anterior.

Moderan su caída tanto los costes salariales como los otros costes, ya que durante el tiempo que están acogidos a un ERTE los trabajadores no son remunerados con salarios, sino con prestaciones del SEPE, en tanto que las cotizaciones sociales son exoneradas en su mayor parte.

En concreto, los costes salariales, que comprenden salario base, complementos, horas extraordinarias y pagos extraordinarios o atrasados, medidos en términos brutos, disminuyeron un 0,9 %, hasta los 1.859,12 euros, frente a la caída del 9,4 % del trimestre anterior, la mayor de la serie histórica.

Los otros costes bajaron un 1,5 %, frente al 5 % del segundo trimestre, por una menor caída de las cotizaciones sociales (2,3 %) y el incremento de las percepciones no salariales (indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios, pequeño utillaje o ropa de trabajo).

La moderación del descenso del número de horas efectivas de trabajo en este trimestre (4,9 %, frente al 18,1 % del trimestre anterior) supuso también un menor incremento del coste laboral por hora, del 4 % frente al 11,9 % en pleno confinamiento.

La jornada semanal media pactada, considerando conjuntamente tiempo completo y tiempo parcial, fue de 34,8 horas en el tercer trimestre, de las que se perdieron, de media, 8,5 horas a la semana, de las que 1,7 no se trabajaron por razones técnicas, económicas, organizativas, de producción y/o fuerza mayor, donde entran los ERTE.

El resto, 5,7 horas, fueron por vacaciones y fiestas disfrutadas, y 1,1 horas, por bajas por incapacidad laboral.

Si se añaden las horas extras y se restan las perdidas, detalla el INE, la jornada se redujo a 26,4 horas efectivas de trabajo.

Por sectores, la bajada de los costes laborales fue mayor en los más golpeados por las medidas restrictivas de la movilidad, aunque se moderan respecto al segundo trimestre.

Así, la industria muestra el mayor descenso del coste laboral total y también del salarial este trimestre, con retrocesos del 1,3 % y 1,8 %, que no obstante moderan los del periodo precedente.

En construcción, el trimestre terminó con descensos del 0,2 % en el coste total y con un aumento del 0,5 % en el salarial, mientras que en los servicios, la caída del coste laboral fue del 1,1 %, y el de los salarios, del 0,9 %.

La hostelería continúa siendo la actividad más afectada por la situación, a pesar de la desescalada iniciada en este trimestre, con un descenso de los costes laborales del 27,3 %, superior al de horas trabajadas (23,6 %) dando como resultado una disminución salarial del 3,9 %.

Además, las mayores exoneraciones de las cotizaciones sociales en esta actividad y la bajada de las indemnizaciones por despido provocan que los otros costes por trabajador también desciendan.

Por su parte, las actividades consideradas esenciales, como el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado, Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, Información y comunicaciones, actividades financieras y de seguros, administración pública, educación y sanidad, se han visto poco afectadas por la situación actual.

Y por comunidades, el coste laboral bajó en todas, con Murcia, Navarra y Castilla-La Mancha con los mayores aumentos, mientras que Baleares, Canarias y Extremadura registraron las bajadas más pronunciadas, coincidiendo con las regiones con más peso del turismo.

Acerca de ProfesionalesHoy 39659 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy