El Govern pasa de animar a ir a los restaurantes a limitar su actividad

Barcelona, 19 dic (EFE).- El Govern ha pasado esta semana de promover el consumo fuera de casa, animando a la ciudadanía a celebrar las fiestas de Navidad en bares y restaurantes, a aprobar nuevas restricciones con la imposición de franjas horarias sólo para desayunar o comer, provocando la indignación del sector.

El miércoles pasado, el Gremio de Restauración de Barcelona presentó en rueda de prensa una campaña que contaba con el apoyo del departamento de Empresa en la que se invita a los ciudadanos a acudir a sus locales, a los que se presenta como entornos seguros en el actual contexto de epidemia de la covid-19.

Con el eslogan “Reserva momentos y esta Navidad aún más”, la campaña consiste en una serie de vídeos para emitir en medios digitales y en redes sociales, en los que aparecen 7 parejas de personas conocidas, la mayoría periodistas y actores, que celebran las fiestas hablando relajadamente en una mesa de restaurante.

El propio departamento de Empresa convocó el día 15 el acto de presentación de la campaña, que se celebró un día más tarde, al igual que hizo el Gremio de Restauración, y estaba prevista la presencia del conseller Ramón Tremosa.

Sin embargo, a última hora éste excusó su asistencia aduciendo problemas de agenda y ningún miembro de su consellería le sustituyó.

Menos de 48 horas después, el Govern hacía públicas las nuevas restricciones para intentar atajar el último repunte de la epidemia, después de varios días de contagios al alza.

Entre ellas, destaca la imposición de franjas horarias a bares y restaurantes para que sólo abran para servir desayunos y comidas, mientras que no podrán servir cenas, excepto si son para recoger y llevar a casa.

En concreto, el Procicat ha acordado que los bares y restaurantes solo podrán abrir en dos franjas: de las 07.30 horas a las 09.30 horas para desayunos y de las 13.00 horas y las 15.30 horas para comidas. En el caso del servicio a domicilio, podrán trabajar de 19.00 horas a 22.00 horas.

Además, en el interior de los restaurantes se mantendrá el aforo del 30 % como máximo, con cuatro personas por mesa, seis si son la misma burbuja de convivencia.

Ante el giro drástico del guión, el Gremio de Restauración de Barcelona ha calificado estas medidas como una “declaración de guerra”, pues lo considera “un cierre encubierto”.

Por su parte, Fecasarm, la patronal catalana de la hostelería y el ocio nocturno, ha acusado al Govern de “arruinar al sector de la restauración con restricciones arbitrarias y contraproducentes”.

Las medidas, que tampoco han gustado mucho a los médicos por poco contundentes, estarán vigentes desde el próximo lunes 21 de diciembre hasta el 11 de enero, y se revisarán el 28 de diciembre, sin descartar que se puedan endurecer si los datos empeoran más.

Durante la presentación de la campaña de promoción, el director del Gremio de Restauración, Roger Pallarols, dio por hecho que la campaña de Navidad estaba “asegurada”, pese al repunte ya evidente de la epidemia. No tardó ni dos días en cambiar de opinión.

Acerca de ProfesionalesHoy 35245 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy