El Tesoro rebaja en 10.000 millones las necesidades de financiación para 2021

Madrid, 8 ene (EFE).- El Tesoro Público ha rebajado en 10.000 millones de euros las emisiones de deuda que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado había previsto para 2021, tanto la cifra neta, que queda en 100.000 millones, como la bruta -incluidas las amortizaciones-, que se reduce hasta 289.138 millones.

Las emisiones netas para 2021 estarían un 9 % por debajo de las registradas en 2020 (109.922 millones), pero las brutas superarían en un 4,4 % las realizadas el año pasado (277.059 millones).

El proyecto de presupuestos para este año contemplaba unas emisiones netas de 110.000 millones y unas necesidades brutas de financiación de 299.138 millones.

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha explicado, en un encuentro informativo, que la evolución de los ingresos y los gastos en 2020 ha sido mejor de lo esperado, lo que ha permitido reducir las previsiones de emisión para 2021.

San Basilio ha recalcado que esta previsión es "particularmente prudente" teniendo en cuenta la situación de incertidumbre, por lo que, en caso de variar, "lo normal es que fuera a la baja".

De las emisiones brutas previstas para 2021, 184.380 millones se captarán mediante deuda a medio y largo plazo, y 104.758 millones a través de letras del Tesoro.

Las emisiones netas se repartirán entre 90.000 millones en deuda a medio y largo plazo, y 10.000 millones en letras.

Las amortizaciones previstas se elevan a 189.138 millones, 94.380 millones por el vencimiento de deuda a medio y largo plazo, y 94.758 millones, a corto plazo.

Las emisiones previstas incluyen 11.325 millones procedentes del programa europeo de apoyo al desempleo SURE.

Según San Basilio, la carga financiera rondará este año los 31.000 millones. El proyecto de presupuestos fija los intereses de la deuda en 31.675 millones.

El año pasado, las emisiones netas ascendieron a 109.922 millones (19.960 millones en 2019) y la brutas a 277.059 millones (192.814 millones en 2019).

El secretario general del Tesoro ha indicado que 2020 ha sido un año "excepcional" tanto por el volumen de emisiones como por las condiciones favorables de financiación.

San Basilio ha subrayado que la epidemia de coronavirus ha obligado al Tesoro a acometer "un esfuerzo excepcional" para garantizar al Estado los fondos necesarios para hacer frente a la pandemia.

El coste medio de las nuevas emisiones se situó el año pasado en el 0,18 %, frente al 0,23 % de 2019.

El coste medio de la deuda en circulación se redujo desde el 2,19 % de 2019 al 1,86 % el año pasado.

Más de la mitad de la deuda emitida por el Tesoro, el 51,2 %, se adjudicó a tipos negativos.

San Basilio ha apuntado que es de prever un aumento de la vida media de la deuda en circulación, que se situó en 2020 en 7,75 años y que podría elevarse hasta el entorno de los ocho años.

Sobre el bono verde que el Tesoro se propone emitir este año, San Basilio ha dicho que la fecha más realista para abordar la operación es el tercer trimestre, aunque, si fuera posible, se realizaría en junio.

Según el secretario general del Tesoro, la primera emisión tendría un plazo de veinte años y un importe de entre 5.000 y 10.000 millones. Se trataría de una emisión sindicada, aunque las posteriores podrían ser subastas tradicionales.

Cabría la posibilidad de realizar más de una emisión este mismo año si la primera se acometiera antes de verano.

En cuanto al préstamo previsto a la Seguridad Social, el secretario general del Tesoro lo ha situado en unos 14.000 millones.

El proyecto de presupuestos para 2021 contemplaba un préstamo de 13.830 millones.

Acerca de ProfesionalesHoy 36914 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy