El destino de los coches tras la nevada: depósitos municipales y talleres

Madrid, 16 ene (EFE).- Los depósitos del Ayuntamiento de Madrid empiezan a vaciarse de coches varados por la nevada hace una semana que ya han sido recogidos por sus dueños, mientras los talleres se prepararan para afrontar una avalancha de clientes en los próximos días, cuando la nieve y el hielo desaparezcan por completo de las calles y calzadas.

Hace una semana, las grúas de la EMT se afanaban por retirar coches atrapados en la M-30 durante una histórica nevada para llevarlos a depósitos municipales, donde acabaron 761 automóviles, también los varados en la M-40. Más de 400 ya han vuelto con sus dueños, pero siguen los trabajos para retirar vehículos del resto de la ciudad.

En la base de Nuestra Señora del Recuerdo, al lado de la estación de Chamartín, decenas de coches continúan esperando, algunos todavía coronados por una gruesa capa de nieve que ya empieza a derretirse y formar charcos.

En ésta y en la base del paseo Imperial es donde han ido a parar los coches que las 75 grúas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) retiraron -trabajando 24 horas al día- de la M-30, con ayuda también de treinta grúas contratadas por Calle 30, mientras que la Guardia Civil hizo lo propio con los vehículos varados en la M-40, explica a Efe José María Iglesias, subdirector de Aparcamientos y Grúas de EMT.

Entre las dos circunvalaciones se retiraron 761 vehículos, y los de la M-40 pernoctan -como todos, sin coste de estancia ni de grúa- en otra base de Vicálvaro.

"Aunque la recomendación era y es que no tengan prisa, han retirado ya 451 coches", comenta Iglesias, que afirma que "ya no queda ningún coche por retirar" en M-30 y M-40.

LA "DENOSTADA" GRÚA MUNICIPAL, AL RESCATE

Sin embargo, "seguimos retirando" vehículos por la ciudad tras la borrasca Filomena dentro de unos trabajos que han ido "de fuera hacia dentro".

Pone en valor el trabajo "ingente" no solo de la "denostada" grúa municipal y sus empleados, sino de todos los servicios públicos del Ayuntamiento de Madrid, y recuerda que entre el 8 y el 17 de enero será gratis que los coches estén en los depósitos.

Los afectados pueden consultar dónde está su coche en dos correos [email protected] y [email protected], en un teléfono de Guardia Civil y en el dominio de EMT, recuerda Iglesias.

Aunque insiste: "No hay ninguna prisa, aquí están a buen recaudo".

TALLERES A LA ESPERA

Pero no todos los coches de Madrid han tenido esa suerte en esta semana de motores apagados y muchos pasan las bajas temperaturas a la intemperie, apresados entre dos bloques de nieve y hielo que surgen al despejar paulatinamente calzadas y aceras, por lo que los mecánicos auguran semanas de mucho trabajo tras días "perdidos".

Juan explica en un local de la cadena Taller Barato que ya empiezan a llegar clientes con "problemas de cambios de neumáticos" y buscándolos del tipo "cuatro estaciones" o de invierno.

"Tengo mucho cliente que me llama que tiene el coche atrapado todavía y que no puede moverlo, citas que tenemos pendientes de que vengan. Ahora cuando baje un poquito el nivel de la nieve que hay y los coches puedan salir seguirá viniendo gente y la afluencia seguirá subiendo", como las llamadas, que le obligan a "tener el pinganillo puesto" mientras trabaja.

También espera José, de Elval Vicálvaro, más clientes la semana que viene, a medida que se acometa la retirada de la nieve y el hielo, y vaticina que habrá un "exceso de trabajo" por todo lo que surja y lo que se tuvo que aplazar.

"La demanda se espera la semana que viene, pero si empiezan a liberar los coches", coincide Sergio en un taller de la calle Villaamil, en Tetuán.

Después de una semana "perdida", "luego va a ser todo prisas" y empezarán a llegar los "problemas de golpes, direcciones dobladas, ruedas reventadas, anticongelante, radiadores reventados del hielo del que no haya hecho una buena previsión y mil cosas que saldrán".

LA ASISTENCIA EN CARRETERA, DISPARADA

Desde Mutua Madrileña desgranan una serie de consejos para los coches que hayan pasado al raso la borrasca y las consiguientes bajas temperaturas, como revisar los niveles de anticongelante y del aceite del motor, y dejar éste en marcha unos minutos al encender el vehículo antes de rodar para que los líquidos circulen y se lubriquen todas las piezas.

Revisar la presión de los neumáticos, verificar el estado de los frenos y hacer una ronda de comprobación de todos los elementos que se utilizan estando en circulación -luces, intermitentes, elevalunas, limpiaparabrisas y todos los dispositivos electrónicos- son otros consejos de Mutua, cuyos datos también sirven para ilustrar una semana histórica.

Desde las 18:00 horas del viernes 8 de enero y hasta el jueves, la aseguradora atendió más de 16.000 solicitudes de asistencia en carretera en toda la Comunidad de Madrid, un incremento del 20 % sobre la actividad que se registra habitualmente en jornadas equivalentes.

El viernes en que empezó el temporal registró un aumento de asistencia del 126 % respecto a la media de los días anteriores, y días como el miércoles y el jueves ha gestionado 3.000 intervenciones diarias.

La mayor parte de las asistencias se han debido a inmovilizaciones del vehículo, salidas de vía, problemas con la batería y el arranque por las bajas temperaturas, así como daños sobre vehículos estacionados por caídas de árboles y objetos o impactos de quitanieves.

Por Pepi Cardenete

Acerca de ProfesionalesHoy 39055 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy