Sacyr invertirá 5.000 millones hasta 2025 y prevé ganar 200 millones

Madrid, 26 feb (EFE).- Sacyr invertirá unos 5.000 millones de euros, que en un 90 % irán destinados a proyectos concesionales y el resto al área de servicios en el periodo 2021-2025, según su plan estratégico en el que también prevé lograr un beneficio neto cercano a los 200 millones y superar los 5.500 millones de euros en ingresos.

Mediante esta nueva estrategia, con el objetivo puesto en el negocio de concesiones, el grupo espera que el resultado bruto de explotación (ebitda) crezca en este periodo hasta el entorno de los 1.200 millones de euros, según ha informado la compañía a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Según su hoja de ruta, la compañía ha establecido como mercados prioritarios España e Italia, en Europa; Colombia y Chile, en América Latina y los mercados anglosajones (EEUU, Canadá, Australia y Reino Unido).

Además, la compañía ha definido otros mercados de interés, entre los que se encuentran Perú, México, Portugal, Brasil y los países nórdicos.

Cabe destacar que a cierre de 2020, los ingresos de la compañía se situaron en los 4.548 millones de euros, mientras que el ebitda contabilizó 724 millones. Por ello, de cumplirse los objetivos del plan estratégico, ambos indicadores aumentarían en un 21 % y 66 %, respectivamente en cinco años.

Del total de las inversiones contempladas en el periodo, 1.000 millones serán capital propio.

Además, en base a estas magnitudes espera que la retribución al accionista se eleve un 5 % y que el flujo de caja operativo sume más de 1.000 millones frente a los 550 millones de 2020.

CONCESIONES, UN PILAR ESTRATÉGICO

Por divisiones, Sacyr Concesiones basará su crecimiento en el desarrollo de infraestructuras de transporte con bajo riesgo de demanda, hospitales y negocios verdes vinculados al agua, los residuos y las energías renovables.

Para ello, la filial concesional -que espera elevar su ebitda un 85 %- prevé adjudicarse entre dos y tres proyectos anuales y potenciar su presencia en los mercados anglosajones mientras consolida su actividad en Europa.

Además, Sacyr Concesiones estima una distribución de dividendos cercana a los 200 millones anuales, lo que eleva a 1.000 millones de euros el importe en el conjunto de los cinco años.

Por su parte, Sacyr Ingeniería e Infraestructuras, la filial constructora del grupo, se centrará en los proyectos de obra civil, edificación e industriales de energía renovable y oil & gas.

Para ello, durante 2020 integró las actividades de Sacyr Industrial a fin de maximizar las sinergias.

El objetivo de la división es lograr un margen estable de entre el 5 % y el 6 % en los mercados de referencia: Europa, mercado anglosajón y América Latina.

Además, Sacyr Servicios priorizará la rentabilidad para consolidar un margen estable de entre el 8 % y el 9 % y sus principales actividades serán los proyectos de medioambiente, facilities, servicios a la dependencia y conservación de infraestructuras.

Aunque tiene su principal mercado en España, esta división busca crecer en Latinoamérica de la mano de Sacyr Concesiones.

Entre los objetivos de este plan estratégico se encuentra la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático con el propósito de ser neutra en carbono antes de 2050.

En este sentido, Sacyr elevará el 50 % la inversión en protección del medio ambiente y duplicará en los próximos cinco años la inversión en innovación, en políticas de RSC, así como el número de mujeres directivas.

Gracias a este plan estratégico Sacyr espera reforzar su estabilidad y solidez con el desarrollo de proyectos a largo plazo en países en los que ya cuenta con una trayectoria consolidada y que tienen bajo riesgo de demanda y generan flujos de ingresos recurrentes que financian la deuda asociada.

Además, la compañía presidida por Manuel Manrique apunta que ha cumplido íntegramente los objetivos que se marcó en el anterior plan estratégico para el periodo 2015-2020.

En la conferencia con analistas, Manrique ha dicho que la compañía continuará en 2021 reduciendo su deuda con recurso, como ha hecho en 2020, pese a ser un año marcado por la pandemia de la covid-19, y respecto a la adjudicación de proyectos en concesiones, ha indicado que la previsión de dos o tres al año es prudente, aunque él cree que serán más y ha recordado que el año pasado consiguieron cuatro.

Ha explicado que, al igual que hicieron en el plan anterior, se conseguirá un equilibrio entre la reducción de la deuda, que bajará a la mitad de la actual, y las nuevas concesiones, que es lo que genera valor.

En cuanto a la participación en Repsol, ha señalado que, cuando se acerquen los vencimientos de los derivados con que la cubren, tomarán una decisión e influirá la valoración que tenga esta compañía en el mercado, que ha recordado que hoy es de casi el doble que la que tenía hace tres meses.

Respecto a la situación judicial de las concesiones italianas que salieron a concurso el año pasado, ha señalado que es normal que en esos últimos proyectos haya un periodo de complicación judicial y en el caso de la autopista Roma-Latina, que el Consejo de Estado italiano decidió relicitar, ha indicado que va a haber próximamente una licitación entre dos participantes.

Acerca de ProfesionalesHoy 38614 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy