El Ibex recupera lo perdido en la pandemia pero sigue lejos de los 10.000 puntos

Madrid, 11 mar (EFE).- El Ibex 35, el principal índice de la Bolsa española, llega al primer aniversario de la declaración de la pandemia, este jueves, y del estado de alarma, el domingo, en niveles superiores a los que tenía hace un año, pero lejos de los 10.000 puntos que rebasó en febrero de 2020.

Las bolsas de todo el mundo han superado los primeros doce meses de pandemia gracias a los estímulos de los bancos centrales y al desarrollo de las vacunas, aunque la recuperación ha sido dispar y aún persisten las incertidumbres, como las vinculadas a la evolución de los intereses de la deuda.

"Hemos pasado un bache muy profundo pero ha sido breve. En esta ocasión podemos decir que ha sido una recuperación en "V" en los mercados", explica Nicolás López, director de Análisis de Renta Variable de Singular Bank.

"El comportamiento ha sido dispar", precisa Javier Niederleytner, profesor del máster en bolsa y mercados financieros del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). "En la Bolsa española, estamos por debajo de los 10.000 puntos de febrero", recuerda.

El Ibex, que se acerca ahora a los 8.600 puntos, superó los 10.000 el 17 de febrero de 2020 y dos días después llegó a los 10.083, el nivel más alto desde 2018, pese a que los primeros casos de coronavirus habían aparecido ya en Europa.

El selectivo recibió el primer impacto de la epidemia el 24 de febrero de 2020, con una caída del 4 %. Ese fin de semana Italia había suspendido el carnaval de Venecia y había aislado once localidades.

El 12 de marzo, antes de la declaración formal del estado de alarma en España, pero con esa posibilidad ya en el horizonte, el Ibex se desplomó un 14 % en la peor sesión de su historia.

La pandemia se extendía, comenzaban las medidas de confinamiento y los inversores consideraban insuficientes, en ese momento, las respuestas de los gobiernos y de los bancos centrales.

El 16 de marzo, el selectivo cerró en 6.107 puntos, el nivel más bajo del año. En menos de un mes, el Ibex había perdido casi un 40 % de su valor.

A partir de ese momento, se alternan jornadas positivas y negativas: el 24 de marzo, el Ibex gana un 7,8 %, la mayor subida en diez años. El Banco Central Europeo (BCE) pone en marcha un programa de compra de activos de 750.000 millones de euros.

Sin embargo, la congelación de la actividad económica hace que el Ibex registre en marzo el peor mes de su historia, con un descenso del 22,2 %.

En los meses siguientes, el Ibex comienza su recuperación apoyado en los procesos de desconfinamiento y en los estímulos fiscales. En julio, la Unión Europea (UE) aprueba un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros.

Sin embargo, el verdadero impulso llega con el desarrollo de las vacunas. El 9 de noviembre, el Ibex se apunta la mayor subida en diez años, del 8,6 %, por los resultados positivos de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech.

El selectivo completa en noviembre el mejor mes de su historia, con un avance del 25,2 %.

En el mercado del petróleo, los precios han vivido una montaña rusa, ya que se desplomaron con la expansión del virus pero ahora superan los niveles previos a la crisis.

El Brent, el crudo de referencia en Europa, bajó en abril hasta los 19 dólares por barril y ahora ronda los 68 dólares. El West Texas Intermediate (WTI), referente en EE.UU., llegó a cotizar en negativo y en este momento se sitúa en torno a los 65 dólares.

En esta recuperación han jugado un papel fundamental las vacunas pero también los recortes de producción adoptados por los socios de la OPEP y otras potencias petroleras.

El precio de oro también ha tenido un año de contrastes. En los primeros días de la crisis llegó a bajar pese a ser un activo refugio. En esos momentos de pánico, los inversores sólo querían liquidez.

Sin embargo, el metal dorado remontó y alcanzó un récord histórico en agosto, por encima de los 2.000 dólares por onza, aunque posteriormente se desinfló. Ahora ronda los 1.700 dólares por el repunte de los intereses de la deuda.

En el mercado de deuda, los bonos de los países más solventes -como Alemania o EE.UU.- se convirtieron en refugio durante los momentos más duros de la crisis.

En Europa, las primas de riesgo de los países europeos periféricos, entre ellos España, se han mantenido bajo control desde que estalló la crisis gracias a la intervención del BCE.

El 11 de diciembre, la rentabilidad del bono español a diez años, el de referencia, entró en terreno negativo en el mercado secundario por primera vez en la historia.

Un día antes, el Tesoro había colocado una emisión a diez años con intereses negativos, algo que no había ocurrido antes en ese plazo.

En las últimas semanas, las rentabilidades de los bonos han repuntado ante las perspectivas de una mayor inflación.

Acerca de ProfesionalesHoy 36605 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy