Los hoteles de Barcelona dan Semana Santa por perdida y solo abrirán el 25 %

Barcelona, 14 mar (EFE).- Los hoteleros de Barcelona dan la Semana Santa "por perdida" y la ciudad continuará solo con el 25 % de sus establecimientos abiertos, unos 110, ya que el confinamiento autonómico, la ausencia de turistas internacionales y la lentitud en el proceso de vacunación no auguran buenas expectativas.

En declaraciones a Efe, el director general del Gremio de Hoteles de Barcelona, Manel Casals, ha señalado que el desconfinamiento comarcal no les ayuda porque la mayoría de la gente tiene ganas de salir de Barcelona.

Actualmente, solo están abiertos el 25 % de los hoteles de la ciudad, algo más de un centenar, con una ocupación de entre el 15 y el 20 %. Si en una temporada normal hay unas 45.000 personas cada noche durmiendo en los hoteles de Barcelona, ahora hay unas 2.500.

Se trata, básicamente, de personas que tienen que venir a la capital catalana por trabajo, como las tripulaciones aéreas, o por razones médicas o familiares.

Casals prevé que en Semana Santa seguirán abiertos solo el 25 % del total de hoteles de la ciudad y que, aunque quizás se anime a abrir alguno más, la cifra no cambiará significativamente, porque para el sector se tratará de una festividad "inexistente".

Además, cree que el número de establecimientos abiertos no variará mucho hasta el verano.

Será entonces, aproximadamente a principios de junio, cuando empezarán a abrir más hoteles y, de cara a julio y agosto, Barcelona ya podría contar con la mitad o más de su planta hotelera abierta, "porque hay muchos empresarios que no aguantan más".

Ello será así siempre y cuando la evolución de la pandemia sea positiva. "Creemos que habrá bastante más gente vacunada y los turistas tendrán más confianza en viajar, porque hay ganas de hacerlo", explica Casals.

Por ello, los hoteleros barceloneses confían en que el verano sea "el comienzo de volver a recuperar poco a poco el flujo de turistas", aunque creen que se tratará de una recuperación lenta que puede durar hasta el 2023.

Casals considera que la celebración del Mobile World Congress (MWC), entre el 28 de junio y el 1 de julio, será, sobre todo, "una buena publicidad de que se puede venir a Barcelona" y también se empezará a ver "movimiento" de gente, aunque finalmente acaben viniendo menos personas de las 40.000 o 50.000 previstas.

"La repercusión mediática de este evento puede ser muy positiva para la ciudad", ha subrayado.

De hecho, ya hay alguna reserva hecha para el Mobile a través de la agencia oficial, pero el número "que deberíamos tener ahora es muy superior al que tenemos. Hay muy pocas reservas todavía", insiste el directivo.

Los hoteleros barceloneses tuvieron un 2020 "dramático" por el fuerte impacto de la crisis del coronavirus en el sector turístico, que provocó que los establecimientos de la capital catalana cerrasen el año con un desplome del 95 % de la facturación y del número de clientes.

Tras el parón que supuso el confinamiento, algunos hoteles empezaron a reabrir sus puertas, pero muchos los volvieron a cerrar a medida que llegaban las nuevas olas de la pandemia y se imponían restricciones de movilidad y toques de queda.

Aunque el sector empieza a ver la "luz al final del túnel", los hoteleros siguen bastante desanimados, ya que el proceso de vacunación "va muy lento" y se preguntan cuánta gente estará finalmente inmunizada en verano, tanto en España como en Europa.

Otra preocupación es cómo va a evolucionar el tráfico aéreo, porque "para que vengan turistas necesitamos que funcione el transporte", ha dicho Casals, que espera que Barcelona vuelva a recuperar pronto su nivel de conexiones aéreas.

Los hoteleros también confían en que lleguen las ayudas a las empresas turísticas y que "sean de verdad", porque tener un hotel cerrado en Barcelona cuesta "centenares de miles de euros cada mes".

Acerca de ProfesionalesHoy 38614 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy