La bombona de butano sube el 4,96 % y ya cuesta más que antes del estado de alarma

Madrid, 15 mar (EFE).- El precio de la bombona de butano encadenará este martes su segunda subida consecutiva en este año, al incrementarse un 4,96 % sobre el vigente y pasará a costar 13,96 euros (66 céntimos más), con lo que ya supera el precio que tenía al declararse hace un año el estado de alarma.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este lunes la segunda revisión en 2021 del precio máximo de venta de los gases licuados del petróleo envasados (GLP) en envases de entre 8 y 20 kilogramos (la tradicional bombona butano), que se hace cada dos meses.

Con esta revisión al alza, la bombona pasará a costar 59 céntimos más que lo que costaba antes de declararse el primer estado de alarma, cuando el precio era de 13,37 euros.

El precio de la bombona de butano se revisa bimestralmente el tercer martes del mes y se calcula en función del coste de la materia prima (propano y butano) en los mercados internacionales, así como del coste de los fletes (transporte) y la evolución del tipo de cambio euro-dólar, estando limitada el alza y la baja del precio al 5 %.

En el caso de la revisión que se comenzará a aplicar mañana, de no existir ese límite, la botella de butano se hubiera encarecido un 5,97 %.

El incremento que experimenta la bombona de butano se debe en esta ocasión a la subida de la cotización internacional de la materia prima, que ha sido de un 17,02 %.

El nuevo precio de la bombona de butano estará vigente durante dos meses, hasta el tercer martes del mes de mayo.

En 2020, el Gobierno, con motivo del primer estado de alarma, aprobó que se mantuvieran los precios que estaban aún vigentes en marzo, que se habían revisado en enero, durante los siguientes seis meses y que solo se revisaran si la fórmula de cálculo arrojaba un descenso.

Eso es lo que sucedió en julio de 2020, cuando la bombona pasó a costar un máximo de 12,71 euros, el 5 % menos (66 céntimos) que el precio que se fijó en enero (la revisión de marzo del año pasado no se llegó a hacer porque para el tercer martes de ese mes España ya estaba bajo el primer estado de alarma).

El gas licuado de petróleo (GLP) envasado es una mezcla de hidrocarburos, principalmente compuesta de butano, y actualmente se consumen en España 68 millones de envases de distintas capacidades, de los que 53 millones (un 78 %) se encuentran sujetos al precio máximo regulado.

El consumo de este combustible se encuentra en retroceso y desde 2009 a 2018 ha descendido un 20 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 36611 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy