Bruselas avisa de que hay trabajo por hacer en los planes de recuperación

Bruselas, 16 mar (EFE).- La Comisión Europea (CE) advirtió este martes de que los países de la Unión Europea aún tienen "mucho trabajo por hacer" en los planes de recuperación que están preparando para beneficiarse de las ayudas del fondo de reconstrucción e instó a "no subestimar" esta tarea.

"La Comisión Europea ya tiene una visión bastante clara de lo que quieren incluir la gran mayoría de países, pero hay mucho trabajo por hacer", dijo el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Valdis Dombrovskis en la rueda de prensa tras la reunión telemática de ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete (Ecofin).

Esto incluye "encontrar el equilibrio adecuado entre inversiones y reformas y traducirlos en metas y objetivos para guiar los desembolsos" de los 672.500 millones de euros en préstamos y subvenciones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

"La tarea no debe ser subestimada", dijo Dombrovskis, quien aseguró que las negociaciones entre Bruselas y los Gobiernos sobre sus borradores "continuarán con cada país a toda velocidad en las próximas semanas sobre la base de las recomendaciones" que la Comisión les hace a cada uno anualmente y que deben abordar.

Los ministros debatieron los avances de estos planes de reformas e inversiones, que cada país tiene que preparar para gastar los fondos de recuperación y que deben recibir luz verde de Bruselas y, después, de una mayoría de Estados.

España, segunda beneficiaria del Mecanismo con unos 140.000 millones de euros, la mitad de ellos en transferencias a fondo perdido, es uno de los más avanzados en la preparación del plan, según reiteró ayer mismo el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, quien dijo que se ha hecho "mucho y buen progreso" en las últimas semanas.

El Ejecutivo comunitario, que debate desde hace meses el plan con el Gobierno, había transmitido a Madrid que el plan tenía un número demasiado alto de objetivos y metas, lo que iba a dificultar el seguimiento sobre si se cumplían o no, por lo que se llevó cabo una simplificación, según fuentes del Ministerio de Economía.

Sin embargo, añadieron la mismas fuentes la semana pasada, Bruselas sigue insistiendo en la "granularidad" del plan, es decir, en que tenga un grado suficiente de detalle.

El fondo de recuperación es "esencial" para que los países adopten políticas de apoyo económico que permitan recuperar el crecimiento sin aumentar la deuda pública, recordó el ministro de Finanzas portugués, Joao Leao, que presidió la reunión al ocupar su país la presidencia rotatoria de la UE.

Por ello, urgió a los países a ratificar la legislación que permitirá a la Comisión emitir deuda para financiarlo utilizando como respaldo los márgenes del presupuesto europeo, con el objetivo de que antes de finales de abril todos lo hayan hecho.

Hasta ahora solo la han ratificado España, Croacia, Chipre, Italia, Francia, Malta, Eslovenia, Portugal y Bulgaria.

Por otra parte, los ministros de la UE reiteraron su apuesta por mantener el apoyo fiscal a la economía vista la persistencia de la crisis sanitaria y la incertidumbre sobre la recuperación a pesar del inicio de la vacunación.

"No podemos retirar los apoyos a la economía prematuramente. Correríamos el riesgo de que empresas viables tengan problemas de insolvencia y de que una crisis temporal deje cicatrices permanentes en nuestras economías", señaló Leao.

Los ministros, sin embargo, no decidieron todavía si será necesario mantener congeladas el año próximo las reglas de disciplina fiscal comunitaria, que se suspendieron en marzo de 2020 y seguirán así en 2021 para permitir mayor gasto público frente al covid.

Bruselas propone que sigan suspendidas en 2022 y se reactiven en 2023, ya que considera que el criterio clave para volver a la normalidad sería que se recupere el PIB de 2019 y, según sus previsiones, esto ocurrirá a mediados del año próximo.

Dombrovskis señaló que los ministros mostraron "amplio apoyo" hacia el enfoque de la Comisión, aunque la decisión oficial se tomará en primavera.

Por otra parte, el Consejo abordó las negociaciones sobre tributación del sector digital en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), después de que la decisión de Estados Unidos de retirar el régimen fiscal "Safe Harbor" propuesto por la Administración de Donald Trump haya allanado el camino para un acuerdo internacional.

La UE confía en que habrá consenso para mediados de 2021, pero la Comisión trabaja en paralelo en la propuesta de una tasa digital europea, ya que los Veintisiete quiere tener su propio impuesto si fracasa la negociación internacional.

Este se aplicaría a partir de 2023 y serviría como recurso propio para el presupuesto comunitario, indicó Dombrovskis.

Acerca de ProfesionalesHoy 38724 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy