El BoJ flexibiliza sus compras de ETF y amplía fluctuación de tipos a 10 años

Tokio, 19 mar (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) decidió este viernes hacer ajustes en su política monetaria para permitir que los tipos de interés a largo plazo fluctuar más y flexibilizar sus compras de fondos cotizados, para apoyar a las instituciones financieras.

El BoJ decidió al término hoy de su reunión mensual mantener los tipos de interés a corto plazo en el -0,1 % pero ampliar ligeramente hasta un rango de entre el - y + 0,25 % (frente al 0,2 % anterior) la fluctuación de los rendimientos de los bonos a 10 años, para buscar "una política todavía más efectiva y sostenible".

El BoJ "vigilará de cerca el impacto de la COVID-19 y no dudará en adoptar medidas de estímulo adicionales si es necesario, y también espera que su política de tipos de interés a corto y largo plazo se mantenga en sus niveles actuales o más bajos", señaló en su informe.

La entidad también decidió flexibilizar sus compras de fondos cotizados en Bolsa y mantenerlas a un ritmo anual de 12 billones de yenes (92.450 millones de euros) "incluso después de que la COVID-19 remita", al igual que sus compras de fondos de inversión inmobiliaria a un ritmo de 180.000 millones de yenes (1.400 millones de euros).

El banco central japonés dijo inicialmente estas cantidades eran algo temporal para hacer frente al impacto de la pandemia, pero decide ahora mantenerlos a largo plazo, eliminando sus objetivos anteriores de 6 billones de yenes (46.220 millones de euros) y 90.000 millones de yenes (690 millones de euros), respectivamente, establecidos con anterioridad.

Esta mayor flexibilización busca abordar los efectos adversos del mantenimiento prolongado de las tasas de interés bajas y su compra agresiva de activos para sustentar la economía, que suelen conllevar una mayor cautela por parte de los bancos para conceder préstamos.

El Banco de Japón adoptó en 2013 su política ultraflexible con el objetivo de alcanzar su esquiva meta de situar la inflación en torno al 2 %, en la que no ha desistido, pese a haber eliminado un marco temporal para su consecución en sus previsiones.

La entidad introdujo en 2016 un recorte al terreno negativo de los tipos de interés de referencia, un marco que "ha estado funcionando bien, incluso en respuesta al impacto del nuevo coronavirus (COVID-10)", señaló la entidad que, no obstante, considera que es necesaria una mayor flexibilización para lograr su objetivo inflacionario.

El banco central nipón considera que la actividad económica y los precios "se mantendrán bajo presión por un tiempo prolongado" y tardará en lograr su meta del 2 %, por lo que decidió introducir estos ajustes para hace su política mas "efectiva y sostenible".

Acerca de ProfesionalesHoy 38677 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy