La nueva CaixaBank inicia su andadura y negociará el ajuste tras Semana Santa

Barcelona/Valencia, 26 mar (EFE).- La nueva CaixaBank ha iniciado este viernes su andadura, una vez culminado el proceso legal de fusión con Bankia, y ha puesto ya fecha a la negociación del ajuste de plantilla con los sindicatos, que se iniciará tras las vacaciones de Semana Santa para que esté resuelto en el segundo trimestre.

La fusión por absorción de Bankia por CaixaBank se ha materializado este viernes, al menos legalmente, con la inscripción de la operación en el Registro Mercantil de Valencia, donde la entidad resultante tiene -y prevé seguir teniendo- su sede social.

La nueva CaixaBank se convierte desde hoy en el primer banco de España, con cerca de 20 millones de clientes, más de 623.000 millones de euros en activos, unos 50.000 empleados y una red de 6.700 sucursales.

"Estamos en la línea de salida, salimos desde la 'pole', como dicen en las carreras automovilísticas", ha destacado en rueda de prensa el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que ha recordado que el banco lidera el sector en España en todos los ámbitos y negocios, como cuotas de mercado, balance, créditos, depósitos o seguros.

El nuevo presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado que la fusión "marca un hito en la historia del sistema financiero español" y ha dicho que, más allá de los números, el propósito de esta operación es "apoyar a las familias y empresas españolas", especialmente en momentos de dificultades como el actual.

PLAN DE REESTRUCTURACIÓN

Una de las cuestiones que deberá abordar desde ya la nueva dirección de CaixaBank será el ajuste de plantilla y oficinas que comportará la integración de las dos entidades.

Gortázar ha avanzado que esta reestructuración se empezará a negociar con los sindicatos después de las vacaciones de Semana Santa, con criterios "no traumáticos" y primando la "voluntariedad y la meritocracia", para retener a los mejores, y no atendiendo a criterios de edad.

El objetivo es que la negociación esté cerrada a finales del segundo trimestre del año.

UNIFICACIÓN DE MARCA

En lo que el grupo comenzará a trabajar de forma inminente es en la unificación de la marca, lo que comportará la progresiva sustitución de la enseña Bankia por CaixaBank en todos los ámbitos.

José Ignacio Goirigolzarri ha explicado que este mismo fin de semana arrancarán los trabajos de reemplazo de la marca Bankia en los "edificios significativos" de la entidad, entre ellos la emblemática Torre Kio de Madrid, sede operativa del banco nacionalizado estos últimos años. Se prevé que este proceso esté concluido durante la próxima semana.

La nueva rotulación de las oficinas comenzará en un plazo de entre siete y quince días, ha señalado el directivo: "Esperamos que antes de finalizar el curso, antes de irnos de vacaciones, en junio-julio, hayamos terminado con la marca CaixaBank en todas oficinas de la red".

Por su parte, los canales electrónicos (web, móvil y cajeros) se personalizarán de forma progresiva para incorporar la imagen de CaixaBank a la de Bankia hasta la definitiva integración tecnológica, lo que se prevé para finales de año.

EUROPA EN EL HORIZONTE

Gonzalo Gortázar ha subrayado que la prioridad absoluta ahora es materializar la fusión, aunque ha dejado abierta la puerta a crecer en Europa en un futuro. Eso sí, no antes de tres años.

"Esta fusión nos va a dar mucho trabajo y tendremos que tener la máxima atención en el mercado español para dar el mejor servicio", ha señalado. "Luego, ya veremos si hay la posibilidad de hacer una mayor operación", ha agregado.

Tras recordar que CaixaBank opera desde hace años y con muy buenos resultados en el mercado portugués a través de BPI, el primer ejecutivo ha subrayado que "no está nada claro" que una operación transfronteriza "dé más ventajas que inconvenientes ahora". "Pero hay que ponerlo encima de la mesa en un período de tres años", ha dicho.

MÍNIMA AFECTACIÓN A LOS CLIENTES

Respecto a la afectación de la fusión a la operativa de los clientes de Bankia y CaixaBank, tanto Goirigolzarri como Gortázar han destacado que será mínima, ya que la migración de la plataforma tecnológica no se producirá hasta finales de año.

Así, las cuentas corrientes y las libretas de ahorro cambiarán de numeración, pero este cambio no afectará a los recibos domiciliados ni a las transferencias ni a los abonos recibidos.

Por tanto, no será necesario que el cliente realice ninguna gestión. Los créditos e hipotecas contratados mantendrán igualmente las condiciones pactadas, según CaixaBank.

Por lo que se refiere a las tarjetas de Bankia, podrán utilizarse hasta que el usuario realice la activación de las tarjetas de CaixaBank que recibirá en su domicilio, tras la integración de los sistemas informáticos.

Además, a partir de hoy mismo todos los clientes de CaixaBank y Bankia podrán efectuar reintegros a débito con sus tarjetas, sin comisión, en los 14.000 cajeros de la red conjunta en España.

Acerca de ProfesionalesHoy 36437 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy