El canciller chino visita Irán para firmar un acuerdo clave de cooperación

Teherán, 27 mar (EFE).- El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, se reúne este sábado en Teherán con las principales autoridades iraníes con el objetivo de firmar un estratégico acuerdo de cooperación económico y político de 25 años.

Wang, quien llegó la víspera a la capital iraní en el marco de una gira por Oriente Medio, va a mantener reuniones en esta jornada con su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, y con el presidente del país, Hasan Rohaní.

Según el portavoz iraní de Exteriores, Said Jatibzadeh, este sábado está previsto que los jefes de la diplomacia de ambos países rubriquen un documento que se espera "sirva como una hoja de ruta para la relación Irán-China en los próximos 25 años".

"Las relaciones entre Irán y China son profundas y de diferente dimensión y esto requiere que se incluyan en un documento", subrayó el portavoz en una entrevista anoche a la televisión estatal iraní, en la que explicó que el texto del acuerdo ha sido intercambiado entre los dos Estados "en varias ocasiones".

Jatibzadeh indicó que el eje principal de esta hoja de ruta integral es la dimensión económica y la participación de Irán en la iniciativa china de crear una nueva Ruta de la Seda, conocida con el lema "una franja, una ruta".

El pacto estipula, de acuerdo a lo publicado por algunos medios oficiales persas, que China invierta alrededor de 400.000 millones de dólares en los sectores de energía e infraestructura de Irán durante un período de 25 años.

A cambio, Teherán, gran productor de hidrocarburos, garantizará un suministro estable de petróleo y gas a precios competitivos a la industria china.

Esta hoja de ruta para llevar las relaciones bilaterales a "un nivel integral y estratégico" comenzó a fraguarse con la visita en enero de 2016 a Teherán del presidente chino, Xi Jinping.

Se trató de la primera visita de un jefe de Estado extranjero a Irán desde la entrada en vigor ese mes del acuerdo nuclear, que había sido firmado en julio de 2015 entre Teherán y seis grandes potencias, entre ellas China.

Ese pacto nuclear, que Pekín sigue defendiendo, se encuentra muy debilitado desde la retirada unilateral del mismo en 2018 de EE.UU., que impuso duras sanciones económicas a Irán.

El sector energético cayó también bajo las sanciones de Washington, que aseguró que el objetivo era "reducir a cero" las exportaciones petroleras iraníes, vitales para la economía de la República Islámica.

China era uno de los principales clientes del crudo iraní y, aunque ha seguido comprando a Irán mediante distintos métodos para sortear las sanciones estadounidenses, las exportaciones se han resentido considerablemente en estos años.

Acerca de ProfesionalesHoy 38659 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy