Varios heridos en choques entre manifestantes y policía en el norte de Italia

Roma, 13 abr (EFE).- Las protestas contra la construcción de un área de servicio en una autopista en la zona de Val di Susa, en el norte de Italia, derivaron esta madrugada en duros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, con algunos heridos tanto entre los agentes como entre los que protestaban, informaron los medios italianos.

Las tensiones se produjeron cuando unas 200 personas contrarias a las obras en la autopista lanzaron piedras y petardos contra los autobuses que llevaban a los trabajadores a la zona donde se construirá el área de servicio y levantaron barricadas a las que prendieron fuego para impedir la llegada de los vehículos.

Las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos, según los medios, que añadieron que la policía intervino con cientos de hombres y más de 30 vehículos blindados contra los manifestantes.

Los manifestantes forman parte del movimiento "No TAV", que desde hace años protesta contra la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad entre la italiana Turín y la francesa Lyon, al considerar que producirá un importante daño ecológico a la zona.

La protesta comenzó porque la policía acudió a desalojar este área donde desde hace años se manifiestan los "No TAV" entre las localidades de San Didero y Bruzolo, en Piamonte, y donde se construirá un aparcamiento con zona de descanso al lado de la autopista de Fréjus.

“No tienen vergüenza, con una grave crisis económica y social, el Estado apoya el avance de esta obra perversa y ecocida”, se indica en Notav.info, el sitio web de referencia del movimiento de oposición a la construcción de la línea Turín-Lyon.

El proyecto de la nueva zona de servicio tiene una superficie de 68.000 metros cuadrados con espacio para el estacionamiento de camiones, pero también puntos de restauración y un área comercial.

Los alcaldes de Bruzolo y San Didero y los "No Tav" han anunciado una manifestación este sábado contra el proyecto.

La línea ferroviaria Turín-Lyon prevé cruzar los Alpes para integrarse en el llamado Corredor Mediterráneo, que unirá el este y oeste de Europa a lo largo de 3.000 kilómetros para favorecer los intercambios comerciales.

Se trata uno de los principales nudos a los que se enfrenta el Ejecutivo de Roma, que encargó un informe sobre costes y beneficios que determinó que la diferencia es negativa por un valor de 7.000 millones de euros.

Además, el proyecto no solo divide a las formaciones políticas sino también a la propia sociedad, y desde hace años han surgido varias asociaciones que exigen el fin de las obras, llegando incluso a sabotearlas.

Las organizaciones como "No TAV" se han opuesto durante décadas a esta obra, al considerarla inútil, costosa y peligrosa para el medio ambiente y la salud de las poblaciones de los Alpes, pues temen la remoción de toneladas de uranio y amianto de las montañas.

Acerca de ProfesionalesHoy 36976 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy