El Parlamento Europeo aprueba la flexibilización del Fondo de Globalización

Bruselas, 27 abr (EFE).- El Parlamento Europeo aprobó este martes una nueva regulación del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) que amplía los casos en que puede utilizarse este instrumento, destinado a apoyar a trabajadores despedidos en reestructuraciones empresariales.

Con la reforma, que se ha aprobado sin necesidad de ser votada en el plenario al ser un acuerdo en segunda lectura y no haber enmiendas de devolución, se reduce de 500 a 200 el número mínimo de empleos destruidos para solicitar estas subvenciones.

Además, eleva la cuantía de las ayudas que pueden solicitar los trabajadores de 20.000 a 22.000 euros, las cuales se desembolsarán de una sola vez, en el momento previo al abrir un nuevo negocio.

El FEAG asiste a través de ayudas para la formación y reinserción laboral a trabajadores que hayan sido despedidos o trasladados debido a reestructuraciones empresariales ligadas a los efectos de la globalización.

Con el nuevo texto, que fue aprobado el pasado 15 de marzo por los ministros de Empleo y Asuntos Sociales de la UE, se amplían también los motivos de reestructuración por los que podría solicitarse la ayuda.

Con las normas vigentes solo pueden beneficiarse cuando los despidos se deban a cambios en los patrones de comercio o a las consecuencias de una crisis económica y financiera, mientras que con la nueva entran también casos vinculados a la transición a una economía baja en carbono o a la digitalización.

Asimismo, se eleva la tasa de cofinanciación por parte de la UE, que será la más alta de la que pueda beneficiarse un país según las normas del Fondo Social Europeo y, en todo caso, siempre un mínimo del 60 %.

Esto significa que los Estados tendrían que costear como mucho un 40 % de las medidas que pongan en marcha.

La nueva reforma establece también otras medidas especiales, como ayudas para el pago de cuidado de menores a cargo mientras se acude a formación o se busca empleo, que serán gestionadas por las autoridades de cada Estado miembro.

El fondo "está ahora mejor dotado para afrontar los desafíos futuros y podrá utilizarse para cualquier tipo de reestructuración", aseguró la eurodiputada socialdemócrata, Vilija Blinkeviciute, ponente principal de la resolución aprobada.

Las ayudas del fondo son gestionadas por los Estados y de ellas pueden beneficiarse empleados o autónomos, pero no pueden servir para pagar compensaciones como subsidios por paro ni para mantener funcionando una empresa o financiar su reestructuración.

En España, desde su creación en 2007, 57 proyectos se han beneficiado de la financiación del FEAG, con un total de 51,7 millones.

Estas ayudas han sido destinadas hasta ahora para desempleados en el sector del textil o naval en Galicia, del de la carpintería en Castilla y León o del automóvil en la Comunidad Valenciana, por ejemplo.

Acerca de ProfesionalesHoy 36976 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy