Lo laboral se impone al negacionismo pandémico en el primero de mayo berlinés

Berlín, 1 may (EFE).- Decenas de miles de personas participaron este sábado en la veintena de manifestaciones del primero de mayo de Berlín, más marcadas por las medidas de seguridad por la pandemia que por las protestas de colectivos negacionistas contra las restricciones.

La policía de la capital está sin embargo en estado de alerta y ha desplegado unos 5.000 agentes por las calles para controlar que se cumplen las medidas de seguridad por el coronavirus e intervenir en el caso de que se produzcan actos violentos.

La situación a media tarde era "relativamente tranquila" según explicó el portavoz de la Policía de Berlín Thilo Cablitz. A media jornada tan sólo se habían cursado 59 denuncias, en su mayoría por no atenerse a las medidas por la pandemia.

Tan sólo reseñó la suspensión -sin consecuencias- de la principal protesta contra las restricciones por el incumplimiento de las medidas de distanciamiento, una convocatoria del movimiento "Querdenker", negacionistas de la pandemia, que había reunido a unos 250 simpatizantes.

No obstante, los disturbios han tenido habitualmente lugar por la noche, al término de la tradicional manifestación revolucionaria de Berlín. En esta ocasión la protesta está centrada en los problemas de vivienda, arrancó a las 17 hora local (16.00 GMT) y la policía calcula que podría reunir a unas 10.000 personas.

Las fuerzas de seguridad se desplegaron profusamente por la zona con antelación y al comenzar, se habían congregado en la zona varios miles de personas, la inmensa mayoría con mascarillas pero con problemas para guardar las distancias.

Los tradicionales festivales en calles y parques, con casetas, comida y actuaciones musicales, no han tenido lugar, por segundo año consecutivo. La pandemia ha obligado a tirar de imaginación a los convocantes para poder sacar a la calle sus reivindicaciones cumpliendo con las restricciones.

En Berlín unas 10.000 personas han participado en las marchas ciclistas por Berlín y en algunas ciudades se han organizado autocines para asistir a mítines virtuales.

Los sindicatos, en una versión reducida de sus tradicionales concentraciones y una serie de actuaciones retransmitida en directo por internet, centraron este año su mensaje en la "solidaridad" entre trabajadores durante la pandemia y después.

El presidente de la Federación Alemana de Sindicatos (DGB), Reiner Hoffmann, reconoció en la convocatoria principal en Hamburgo que la solidaridad ha permitido "evitar lo peor" en la pandemia, pero advirtió de que la crisis está dejando "consecuencias sociales y económicas enormes".

En Berlín, el presidente de las secciones de minería, química y energía del sindicato IG, Michael Vassiliadis, advirtió que la pandemia está afectando especialmente "a los más débiles" y exigió subir los impuestos a los más ricos.

MENSAJES ELECTORALES

La jornada tuvo asimismo un evidente relieve electoral, debido a la proximidad de los comicios generales del 26 de septiembre, que se mantienen envueltos en una gran incertidumbre por la marcha de la canciller Angela Merkel y la caída en las encuestas de su bloque conservador, que en algunos sondeos cae incluso por debajo de Los Verdes.

El candidato conservador a la Cancillería, Armin Laschet, pidió "reconocimiento" para los trabajos "precarios" y "mal pagados", mientras la líder verde, Annalena Baerbock, exigió "salarios justos" y la equiparación entre el este y el oeste.

"Solidaridad significa no sólo un salario adecuado, sino también buenas condiciones laborales. En todos los sectores", afirmó.

Tanto Baerbock como el candidato socialdemócrata, Olaf Scholz, abogaron por elevar el salario mínimo interprofesionales hasta los 12 euros la hora, lejos de los actuales 9,50 euros. Scholz, actual ministro de Finanzas, pidió además un "reparto justo de las cargas".

La ultraderecha también convocó varios actos por toda Alemania en el primero de mayo, pero con escaso éxito. La tradicional marcha de "Tercera vía" en Plauen (este) apenas reunión a 50 personas, mientras que sólo 230 secundaron la convocatoria del partido neonazi Partido Nacionaldemocrático de Alemania (NPD) en Greifswald (noreste).

Juan Palop

Acerca de ProfesionalesHoy 36997 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy