Túnez se compromete ante el FMI a congelar los sueldos públicos

Túnez, 6 may (EFE).- El Gobierno tunecino congelará los sueldos públicos para contener la masa salarial en torno al 15% del PIB del país como una de las principales propuestas del plan de reformas presentado esta semana al Fondo Monetario Internacional (FMI) con el que negocia un nuevo crédito por valor de 3.300 millones de euros, informó hoy la agencia estatal TAP.

El presupuesto dedicado a los cerca de 700.000 funcionarios del Estado representó en el ejercicio anterior cerca de 5.800 millones de euros- 17,4% del PIB- una factura considerada excesiva para el organismo financiero aunque el Ejecutivo defiende su mejora en lugar de despidos masivos como le exige.

Para su puesta en marcha, la administración del primer Ministro, Hichem Mechichi, contempla un programa de bajas voluntarias que permitan a los empleados conservar el 25% de su salario neto, además de la cotización a la Seguridad Social, al tiempo que realizan una actividad privada y remunerada.

El plan prevé también jubilaciones anticipadas en las que el Estado compensará la diferencia económica de la pensión correspondiente así como promover la reducción del 50% de la jornada laboral a cambio de una disminución proporcional de su salario.

En paralelo, el Gobierno plantea captar nuevos emprendedores entre el funcionariado a través una baja temporal de un máximo de cinco años para la creación de una empresa y la posibilidad de poder reintegrar su puesto con un preaviso de seis meses de antelación.

Asimismo defiende la necesidad de reajustar junto a sindicatos y patronal los sueldos y primas con respecto al aumento de la productividad y la evolución de la inflación incluyendo limitar el número de ascensos por departamento o ministerio.

Otra de las propuestas será incentivar la formación y los programas de movilidad entre la administracion central y local con el objetivo de suplir la falta de efectivos en algunas funciones y mejorar la atención ciudadana.

En el documento entregado al FMI, las autoridades reconocen que, en ausencia de reformas profundas e innovadoras, la tendencia de la masa salarial será perjudicial para los equilibrios presupuestarios y asegura que estas medidas tendrán un impacto inmediato "sin comprometer los derechos y ventajas de los funcionarios".

Por su parte, varias organizaciones locales denuncian la falta de transparencia en torno a este plan, cuyos detalles han sido filtrados a cuentagotas por la prensa.

Según las previsiones del FMI, la economía tunecina crecerá este año un 3,8% aunque el ministerio de Finanzas calcula que la pandemia del coronavirus ha costado al Estado cerca 1.600 millones de euros- 4,7% del PIB- a lo que se suma una deuda pública que ha batido su récord: 30.000 millones de euros.

En 2013 el país magrebí recibió un crédito de 1.400 millones de euros y un segundo de 2.300 millones en 2016 para salvar su economía, entonces golpeada por la falta de reformas estructurales y los atentados terroristas que arruinaron el turismo, una de sus principales fuentes de financiación.

El último tramo de 300 millones de euros fue suspendido después de que el Gobierno dilatara la aplicación de las medidas de austeridad y recortes exigidas por el FMI. La delegación tunecina, liderada por el ministro de Economía y el gobernador del Banco Central, permanecerá en Washington entre el 3 y el 8 de mayo para tratar de convencer de su nueva estrategia financiera.

Acerca de ProfesionalesHoy 37577 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy