Ghosn dice que está «deseando» enfrentarse a los investigadores franceses

Nueva York, 24 may (EFE).- El que fuera consejero delegado de Renault y de Nissan, Carlos Ghosn, que vive en Beirut desde finales de 2019 después de haber huido de Japón, donde se le acusa de irregularidades financieras, y que también está siendo investigado por las autoridades de Francia, aseguró en una entrevista con el Wall Street Journal que está deseando enfrentarse a los investigadores franceses.

"Estoy deseando que llegue", afirmó al medio en una conversación desde un hotel de lujo de la capital libanesa. "Me hubiera gustado que vinieran mucho antes", apuntó.

El antiguo "número uno" de Renault y de Nissan, que está siendo investigado por tráfico de influencias, malversación, apropiación indebida y blanqueo por la Dirección Nacional de Verificaciones de Situaciones Fiscales (DNVSF) de Francia, no tiene intención de volver a Francia, por lo que está previsto que los magistrados franceses de desplacen a Beirut para interrogarlo.

El empresario, de 67 años, niega las acusaciones vertidas tanto por Japón como por Francia, y asegura que no se arrepiente del año y medio que ha tenido que pasar en su residencia de Líbano para evitar ser encarcelado en alguno de esos dos países.

Ghosn huyó de Japón bajo el argumento de que no iba a recibir un juicio justo en la nación nipona tras su arresto en 2018, y ahora asegura que tampoco cree que Francia vaya a tratar su caso da manera imparcial.

"Veremos. (...) Juzgaré en base a los hechos", apuntó Ghosn, que dijo que la decisión del fisco francés de requisar parte de sus bienes en Francia el pasado mes de diciembre como medida preventiva es un método para "debilitar" su defensa.

Ghosn había sido acusado en 2018 en Japón de abusar de su posición como jefe de Nissan para beneficios personales y que había conspirado para intentar ocultar parte de su compensación diferida, mientras que Francia investiga si también abusó de su posición a la cabeza de Renault al celebrar dos fiestas en el recinto de Versailles, y si desvió millones de dólares de fondos de la empresa a otras compañías que él controlaba.

El exdirectivo dice que tampoco se arrepiente de haber huido de Japón y haberlo dejado todo atrás: "Perdí mi vida, pero gané mi libertad", opinó Ghosn, que dijo: "Hubiera muerto en Japón. Estaba acabado".

Tres antiguos socios de Ghosn aun se encuentran en Japón, donde se enfrentan a cargos derivados de su arresto y de su fuga. Entre ellos, dos estadounidenses acusados de haber organizado su viaje desde Japón hasta Líbano, y otro de ellos, Greg Kelly, que está siendo juzgado actualmente por supuestamente haberle ayudado a ocultar sus compensaciones.

"Veo a este pobre Greg Kelly, pudriéndose en Japón", apuntó Ghosn, que opinó que está siendo injustamente juzgado.

Acerca de ProfesionalesHoy 37529 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy