El TJUE avala que los grandes inversores reclamen a Bankia por la salida a bolsa

Bruselas, 3 jun (EFE).- El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció este jueves que los grandes inversores pueden reclamar responsabilidades a Bankia -actualmente integrada en CaixaBank- por las inexactitudes en el folleto de emisión publicado para su salida a bolsa en 2011.

El alto tribunal comunitario considera que en el caso de una oferta pública de suscripción de acciones dirigida tanto a inversores minoristas como a inversores cualificados, la acción de responsabilidad por la información contenida en el folleto no ampara solamente a los inversores minoristas, sino también a los cualificados.

La corte se pronunció así sobre una pregunta trasladada por el Tribunal Supremo español a propósito de un litigio entre la Unión Mutua Asistencial de Seguros (UMAS) y Bankia en relación con la responsabilidad de esta entidad financiera por el folleto publicado en 2011 para la oferta pública de valores de su salida a bolsa.

El alto tribunal español dudaba de si un inversor cualificado como la UMAS podía reclamar responsabilidades a Bankia por la falta de veracidad del folleto, ya que la obligación de emitir tal folleto se debía a que había un tramo de acciones destinado a inversores minoristas.

En la sentencia dictada hoy, la corte con sede en Luxemburgo considera legítimo que los inversores que hayan participado en una oferta de valores en la que se haya publicado un folleto invoquen la información contenida en el mismo, de modo que tienen derecho a reclamar responsabilidad por esa información aunque no fueran destinatarios del folleto.

Señala que, en una oferta mixta, dirigida tanto a inversores cualificados como minoristas, todos ellos disponen de ese documento que supuestamente contiene información completa y fiable.

Y confirma por tanto que, cuando exista un folleto, puede iniciarse una acción de responsabilidad civil por la información del mismo, cualquiera que sea la condición del inversor que se considere perjudicado.

No obstante, el TJUE añade que los Estados miembros pueden permitir o incluso exigir que, cuando se exija responsabilidad por la información facilitada en el folleto, se tomen en consideración el nivel de experiencia del inversor cualificado y sus relaciones con el emisor de valores de que se trate.

Ello siempre y cuando estas normas no hagan en la práctica imposible o excesivamente difícil reclamar responsabilidades y sean equivalentes a las de otras acciones judiciales similares.

La corte señala, en este sentido, que los Estados de la UE tiene un amplio margen de apreciación para fijar los términos en los que se puede pedir responsabilidad por el folleto y que, si bien este documento es fundamental para que los minoristas puedan invertir con conocimiento de causa, los inversores cualificados normalmente tienen acceso a otros datos para tomar esas decisiones.

En 2011, Bankia hizo una oferta pública de suscripción de acciones para su salida a bolsa dividida en dos tramos, uno para inversores minoristas y empleados y administradores (60 % de las acciones ofertadas) y un segundo tramo para inversores cualificados (el 40 % restante).

Bankia se puso en contacto con la UMAS para ofrecerle la suscripción de acciones, de forma que ésta suscribió una orden de compra de 160.000 acciones, a razón de 3,75 euros cada acción, lo que supuso un desembolso total de 600.000 euros.

Pero como consecuencia de una reformulación de las cuentas anuales de Bankia las acciones perdieron casi todo su valor en el mercado secundario y se suspendió su cotización.

En otros procedimientos, la justicia española declaró en diversas sentencias que el folleto de la emisión contenía graves inexactitudes en cuanto a la verdadera situación financiera de la entidad emisora.

Acerca de ProfesionalesHoy 38644 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy