La gasolina eleva la inflación al 2,7 % en mayo, la mayor tasa en 4 años

Madrid, 11 jun (EFE).- El encarecimiento de la gasolina ha elevado la inflación al 2,7 % en mayo en términos interanuales, cinco décimas más que en abril y la tasa interanual más elevada desde febrero de 2017.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este viernes el índice de precios de consumo, que confirma el dato avanzado hace dos semanas y que está marcado por el alza de los precios de los carburantes, que en mayo de 2020 se abarataron en pleno confinamiento por la pandemia.

Sin tener en cuenta la energía ni los alimentos frescos, que también tiraron de la inflación en mayo, la subyacente se situó en el 0,2 %, dos puntos y medio por debajo del IPC general, marcando la mayor distancia entre ambos índices desde 1986.

El encarecimiento de la energía intensificó en mayo el fuerte repunte de precios ya registrado en marzo (1,3 %) y abril (2,2 %), tras un 2020 de IPC negativo al que siguió un pequeño aumento en enero de 2021 (del 0,5 %, debido a la borrasca Filomena) y estabilidad en febrero (tasa del 0 %).

Para el Gobierno, el repunte de la inflación es "temporal" y "se irá normalizando en los próximos meses", ya que han coincidido las restricciones de oferta en un momento de reactivación de la demanda con el "efecto base" al comparar con los precios de la primavera de 2020, con los servicios en mínimos históricos en pleno estado de alarma.

Así, el secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Gonzalo García Andrés, ha asegurado que vigilará "muy de cerca" la inflación y ha recordado que la subyacente está "muy próxima a cero" y en línea con otros países europeos.

ALZAS HISTÓRICAS DE LOS PRECIOS DE LOS COMBUSTIBLES

De vuelta a los datos, el transporte fue el grupo que más influyó en esta mayor inflación, elevando dos puntos hasta el 9,4 % el crecimiento de sus precios, debido al encarecimiento de los carburantes y lubricantes, que hace un año se abarataban.

El desglose de los datos revela que los combustibles líquidos se encarecieron un 44,6 % con respecto a mayo de 2020; la gasolina, un 24,2 %, y el gasóleo, un 21,4 %, y marcaron todos ellos incrementos históricos.

También tiraron al alza de la inflación el ocio y la cultura, cuyos precios subieron un 0,2 %, debido al menor abaratamiento de los paquetes turísticos, y los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un incremento del 0,8 %, cinco décimas más que en abril, por el pescado, el aceite y la carne.

A la baja de los precios tiraron los hoteles, cafés y restaurantes, con una caída del 0,6 %, una décima más, por un menor encarecimiento de los servicios de alojamiento.

Los precios subieron en mayo en todas las regiones y por encima de los incrementos de abril, destacando Castilla y León y Castilla-La Mancha con un aumento siete décimas más elevado que el mes anterior.

Para los sindicatos, está claro: el aumento de los precios de los productos energéticos, que afectan en mayor medida a aquellos consumidores con menos ingresos, hacen "imprescindible" subir el salario mínimo interprofesional (SMI), congelado en 2021 en los 950 euros.

La patronal, por su parte, considera que, a pesar del repunte de los últimos meses, la moderación de precios sigue siendo la nota dominante, asegura que las empresas están reduciendo sus márgenes y confía en que el impacto del comportamiento alcista de la energía se reduzca en los próximos meses.

Acerca de ProfesionalesHoy 37577 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy