Los balnearios reciben el verano sin vistas de recuperación

Madrid, 26 jun (EFE).- El verano ha llegado de lleno a España y con él comienzan millones de movilizaciones para estrenar las vacaciones en un año en el que los balnearios esperan recuperar poco a poco la normalidad gracias a su oferta de ocio y relajación en entornos rurales poco masificados.

Hay decenas de balnearios en España, cada uno en una región diferente y con una variedad de paisajes de acompañamiento, pero también con una rica oferta turística de naturaleza, deportiva y gastronómica ligada a miles de empleos.

El presidente de la Asociación Nacional de Balnearios, Miguel Mirones, también presidente del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), explica a Efe que estos establecimientos "son el motor económico de las comarcas en las que se encuentran enmarcados", al movilizar no solo a los empleados en los balnearios, sino en los comercios y servicios que hay alrededor.

Es por eso que este año no faltan las expectativas por ver cómo se desarrolla el verano y lo que queda de 2021 tras un año y medio en el que prácticamente se pueden contar con los dedos de la mano los balnearios que han podido abrir durante más de cuatro meses por las restricciones impuestas para prevenir contagios de coronavirus desde marzo de 2020.

Su dependencia no solamente era de los turistas (que acudían principalmente en los meses de verano y fines de semana), también dependían de los visitantes del programa de termalismo del Imserso, que ha paralizado desde marzo hasta ahora todos los viajes de esta categoría.

Hacer frente a esta situación varía para cada balneario, ya que cada uno tenía diferentes acuerdos con el Imserso y de ello depende su resistencia económica.

En medio de todas las dificultades, espera que la llegada del verano traiga consigo a visitantes que se animen por esta clase de turismo, aunque la velocidad de reapertura no sea la deseada.

Mirones defiende que los balnearios son unos de los productos que pueden ser atractivos en estos tiempos al ser "de naturaleza" e implicar tratamientos de aguas medicinales.

"Los tratamientos que ofrecemos además con agua medicinal están especialmente indicados para recuperaciones privadas de este periodo de pandemia, tanto desde el punto de vista físico, con los problemas neuromusculares que han sufrido muchas personas (...) y luego también por la parte anímica en cuanto a lo que aportan los tratamientos de balnearios al equilibrio emocional", asegura.

Además, los balnearios cumplen también con las normativas de seguridad de prevención de contagios, con instrucciones específicas que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo difundió junto al ICTE el verano pasado.

Entre los balnearios que sí que han permanecido abiertos durante prácticamente todos los meses desde junio de 2020, cuando concluyó el primer estado de alarma en España, está el de Mondariz (Pontevedra).

La pandemia también ha supuesto "un retroceso importante" para ellos, pero no les frena el optimismo de cara a este verano."Hay que ser positivos y, aunque somos conscientes de que no se podrán recuperar las cifras de ocupación y facturación de los veranos anteriores a la covid-19, es caminar hacia una normalidad", explican a Efe fuentes de este balneario.

Además, en el balneario de Mondariz registran que el interés de sus clientes "va en aumento" y se suma a un "incremento paulatino de reservas".

Como destacan, su oferta no es solamente la del propio balneario, con orígenes en finales del siglo XIX, sino también el Castro Celta de Troña, el Castillo de Villasobroso o la gastronomía local.

Lo mismo ocurre con el Hotel Balneario Vichy Catalan (Gerona), que ha permanecido abierto desde el 22 de junio hasta ahora con el impulso del turismo de proximidad y el "auge del interés por el turismo de bienestar en entornos rurales", explica el director de la empresa, Manuel Rey, aunque eso no les ha evitado un fuerte golpe en sus ventas.

Los meses más fuertes son julio, agosto y septiembre y tienen esperanzas en que puedan superar las cifras del verano de 2020, aunque no alcancen el éxito registrado en el 2019.

Sobre el resto del año, Rey espera que se pueda estabilizar la demanda tras "los altibajos de los últimos meses".

"Todavía no vamos a vivir una situación 'prepandemia', pero seguramente vayamos acercándonos a esos resultados. Para ello nos hemos estado preparando, reformando nuestras instalaciones, renovando la oferta gastronómica, creando más opciones de ocio y enfocándonos a la excelencia en el servicio", asegura el director.

También destaca su papel económico en la región, siendo el turismo una de las actividades económicas "fundamentales del municipio, después de la industria y por delante de la agricultura".

El golf, las rutas urbanas históricas de Caldes de Malavella, el senderismo y la gastronomía, entre otras, son actividades que complementan su atractivo turístico, una mezcla que asocia bienestar, ocio y turismo y empleo para la zona.

Carlota Ciudad

Acerca de ProfesionalesHoy 38052 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy