Los veranos rurales despegan a medio gas según avanza la lucha contra la covid

Madrid, 11 jul (EFE).- Las fiestas más pintorescas que atraen a miles de visitantes en verano a los pueblos de España no pudieron celebrarse en 2020 por la pandemia y en este de 2021, con la vacunación avanzando, hay un despegue a medio gas entre la cancelación o eventos reducidos con medidas de seguridad sanitaria.

El deporte, la cultura, la tradición y por supuesto la fiesta son los ejes sobre los que giran estos actos que permiten a los pueblos multiplicar su población y, con ello, dar un revulsivo a su entorno que, por unas semanas, dejan atrás la imagen de la España vaciada.

Tampoco este año Añora (Córdoba) llenará sus calles del color que cada julio impregnaban los diferentes equipos venidos desde distintos puntos de España e incluso del resto del mundo para mostrar sus destrezas lanzando adoquines, corriendo en sacos o saltando a la comba.

Son las Olimpiadas Rurales más populares de España y en 2020, lógicamente, no se celebraron mientras que este año ha habido una versión "reducida", en palabras del alcalde del municipio, Bartolomé Madrid, a Efe.

La plaza de toros del municipio ha acogido con un aforo reducido una gala en la que se reconoció a los equipos, los patrocinadores y los voluntarios que cada año hacen posible este evento al que acudían más de 7.000 personas en un pueblo de 1.500 habitantes.

También se han celebrado unas miniolimpiadas con niños de la zona.

Se trata de "mantener un poco viva la llama de las olimpiadas", asegura el regidor, a la espera de que el verano de 2022 puedan desarrollarse con normalidad.

A cinco kilómetros de Añora, en Dos Torres, el primer fin de semana de agosto es la fecha señalada en el calendario para celebrar el Juego de la Oca en tamaño gigante, porque son las calles del pueblo las que hacen de tablero.

En este caso, también será una versión diferente de la clásica, según detalla el presidente de la asociación cultural "El Gran Juego de la Oca", Dionisio Cuenca, quien indica que el espacio estará acotado en las instalaciones deportivas al aire libre del municipio y sin público.

Se espera la participación de cerca de medio centenar de equipos con ocho integrantes cada uno procedente de diferentes puntos del país e incluso con jugadores extranjeros y las medidas anticoronavirus harán que el contacto entre los equipos sea "mínimo".

No puede emitirse por "streaming" para que los participantes no sepan con anterioridad qué prueba hay en cada casilla y no puedan jugar con ventaja, según señala.

Eso sí, seguirán existiendo casillas conocidas del tablero como la muerte, el pozo o el laberinto.

En Anguiano (La Rioja), la vistosa danza de los zancos no podrá lucir entre el 21 y el 23 de julio por la muchedumbre que suele congregar alrededor de los danzantes.

El concejal de Festejos del municipio, Diego López, recuerda a Efe que la presencia de la gente en la calle y en las cuestas que pisan los zancudos es esencial porque hacen de "colchón" para evitar que se caigan, algo que no es peligroso para los asistentes.

No obstante, el Consistorio quiere apurar hasta el último momento para ver si, al menos, es posible desarrollar algún pasacalles con los artistas pero sin público.

Sí alberga esperanzas de poder celebrar la danza en septiembre dado que es un evento que tiene lugar dos veces al año (julio y septiembre).

La "Nochevieja en agosto" de Bérchules (Granada) está en una situación parecida, con sus organizadores apurando hasta el último momento para ver qué se decide aunque todo indica que no será el formato multitudinario de los años prepandemia.

Así lo hace saber uno de los organizadores Antonio Castillo quien muestra su temor a que una fiesta normal puede atraer a turistas jóvenes de España y otras partes del mundo con el riesgo que ello puede suponer para la población.

Asegura que en este pueblo hay muchas personas mayores y aunque puedan estar vacunadas "tenemos mucho respeto por ellos".

No obstante, están abiertos a organizar algún concierto en la plaza del pueblo o un evento similar aunque con entrada previa, aforo reducido y al aire libre pero "estudiándolo mucho" y en coordinación con el Ayuntamiento, reitera.

El que sí ha quedado suspendido sin ninguna acción alternativa ha sido el Festival Medieval de Hita (Guadalajara), que tendría que haberse celebrado el 3 de julio.

El año pasado se suspendió por la pandemia, esperaban poder organizarlo este 2021, pero finalmente tendrá que esperar a 2022 cuando el pueblo podrá celebrar, previsiblemente al fin, la 60 edición.

En esa edición la intención es rendir homenaje al famoso arcipreste y su libro de "Buen amor" con teatro de calle que atrae a multitud de personas cada año.

Juan Javier Ríos

Acerca de ProfesionalesHoy 38015 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy