Pimec pide mayor flexibilidad para ajustar plantillas en pequeñas empresas

Barcelona, 9 ago (EFE).- El presidente de la patronal catalana Pimec, Antoni Cañete, ha pedido una reforma laboral que tenga en cuenta la dimensión de las compañías y que cree las condiciones necesarias para que las pequeñas empresas tengan "mayor flexibilidad" a la hora de ajustar plantillas cuando se enfrentan a un cambio en la demanda.

En una entrevista con EFE, Cañete ha pedido que se vuelvan a instaurar las ayudas que el Fogasa prestaba en los despidos por causas objetivas que se producían en empresas de menos de 25 trabajadores y ha asegurado que hay países en los que las microempresas no asumen costes en los ajustes de plantilla por demanda.

Ha insistido en que cuanto más grande es una empresa más recursos tiene para despedir a sus trabajadores, mientras que, cuanto más pequeña es, menos recursos propios y capacidad de financiación tiene para hacerlo, lo que, en muchos casos, pone en peligro su viabilidad.

Cañete ha lamentado que las reformas laborales siempre han beneficiado a las "grandes empresas", por lo que ha pedido que la próxima reforma sea "profunda" y que vaya encaminada a dar "flexiseguridad" para poder adaptar las estructuras a los cambios de demanda y garantizar la continuidad de las empresas.

Además, ha aseverado que ello ha de ir acompañado de la "seguridad" que se le ha de dar a un trabajador en caso de despido para garantizarle, entre otras cosas, una formación que le permita adquirir conocimiento en sectores con alta demanda.

El presidente de la patronal catalana quiere trasladar a los gobernantes, a partidos políticos y a la sociedad la idea de que se ha de legislar pensando primero en los pequeños "para poder hacer grande" el país, porque no puede tratarse igual a una empresa de 100 trabajadores que a otra de 10, ya que ello "imposibilita que el pequeño se haga grande".

"La legislación ha de tener en cuenta el tamaño de la empresa", ha insistido.

Uno de los principales problemas de las pequeñas y medianas empresas, según Cañete, es que no están "en el puente de mando" donde se toman las decisiones. "No hay representación real de las pymes. No estamos en el diálogo social", ha asegurado.

Ha explicado que la CEOE tiene la marca Cepyme (Confederación Española de la Pequeña y Mediana), pero que las pymes necesitan una voz que defienda sus "intereses reales", para lo que se ha creado Conpymes, la nueva patronal de la que Cañete es uno de sus vicepresidentes y que quiere incorporarse al diálogo social.

Por ello cree que la reforma laboral tiene que contemplar de forma "clara, transparente y democrática" la representatividad empresarial para dar cabida a las pymes, porque esta "ausencia" es una "distorsión del diálogo social y de su representación".

El presidente de Pimec ha insistido en que, tras los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), las empresas tienen que poder ajustar sus plantillas si no tienen la demanda anterior a la covid sin la obligación de devolver todas las ayudas, sino las correspondientes a los despidos realizados.

De la misma manera, ha rechazado hacer "populismo" en torno al debate sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que, en la situación actual, podría permitir un "ajuste simbólico" que no ponga en peligro la viabilidad de algunos sectores.

Según Cañete, más adelante habría que analizar cuál es el salario mínimo que no destruye empleo e indexar los salarios en general a la productividad en lugar de al IPC.

Ha afirmado que para dar respuesta al mundo que nos encontraremos cuando salgamos de la pandemia, que será "muy diferente" al de marzo de 2020, hay que afrontar los cambios estructurales que durante años han sido necesarios y aún no ha habido "la valentía de hacer" y que pasan por verdaderas reformas en el ámbito laboral, de la contratación pública, de la morosidad, la transición energética o la fiscalidad.

Acerca de ProfesionalesHoy 38714 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy