La inflación interanual en Alemania se dispara en julio hasta el 3,8 %

Berlín, 11 ago (EFE).- La tasa de inflación interanual en Alemania se disparó en julio hasta el 3,8 % y se situó en el nivel más alto desde diciembre de 1993, cuando alcanzó el 4,3 %, informó la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que confirma así los datos provisionales difundidos el 29 de julio pasado.

En junio, el índice de precios al consumo (IPC) se situó en el 2,3 %, después del 2,5 % de mayo.

En tanto, la tasa de inflación subió en julio un 0,9 % respecto al mes anterior.

El IPC había caída con fuerza en julio del año pasado a niveles negativos tras la rebaja temporal del IVA -del 19 % al 16 % y del 7 % al 5 % para el tipo reducido- introducida ese mes en Alemania para todo el segundo semestre, con el fin de fomentar el consumo y contribuir a contrarrestar el impacto de la pandemia.

Este repunte en julio de 2021 era de esperar, ya que la rebaja del IVA hace un año llevó a una reducción de precios de muchos productos, señaló Christoph-Martin Mai, experto en inflación del Destatis.

"Este efecto aumentativo en los precios se ve incrementado por la evolución particular de determinados productos, especialmente los energéticos", agregó.

Así, los bienes en general se encarecieron en su conjunto con un 5,4 % interanual por encima de la media, sobre todo los precios de los productos energéticos, que con el 11,6 % se situaron notablemente por encima de la tasa de inflación.

En junio, la energía se había encarecido ya un 9,4 % interanual.

Determinante para este repunte de la inflación fue, además del efecto contrario al de la rebaja del IVA de hace un año y la tarificación del carbono desde comienzos de 2021, el aumento actual de los precios energéticos, sobre todo del gasóleo para calefacción -un 53,6 %- y de los carburantes -un 24,7 %-.

También resultó más caro el gas natural-un 4,7 %- y la electricidad -un 1,6 %-.

Los precios de los alimentos subieron un 4,3 % interanual, después del 1,2 % en junio.

Notablemente más cara resultó la verdura -un 7,2 %-, así como las grasas y aceites -un 6,9 %-.

Asimismo se encarecieron notablemente entre los bienes la ropa -un 6,2 %- y los vehículos -un 5,2 %-, así como los muebles y lámparas -un 4,0 %-.

Por contra se abarataron por ejemplo los teléfonos móviles un 2,9 %.

El aumento de los precios energéticos y de los alimentos influyó notablemente en el IPC: así, sin tener en cuenta el impacto de la energía, la tasa de inflación se habría situado en julio en el 2,9 %, y sin tener en cuenta la energía y los alimentos, en el 2,7 %.

Los servicios se encarecieron en julio un 2,2 %, entre los que el arrendamiento de viviendas subió un 1,4 %.

Subieron notablemente los precios de los servicios en instituciones sociales -un 5,7 %- y en hostelería y restauración -un 3,6 %- y las tarifas de mantenimiento y reparación de vehículos un 4,9 %-.

El IPC armonizado para Alemania, el que se calcula con criterios comunitarios, se elevó en julio un 3,1 % en términos interanuales y un 0,5 % respecto al mes anterior.

Acerca de ProfesionalesHoy 38728 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy