Barajas afronta su ampliación entre críticas por el impacto medioambiental

Madrid, 28 ago (EFE).- La ampliación del Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas afronta los primeros pasos de su tramitación administrativa en medio de dudas por su impacto en el medioambiente y la calidad de vida de los municipios cercanos, lo que ha llevado a algunos ayuntamientos a presentar alegaciones.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana prevé en los próximos años una reforma integral que contempla la fusión de la terminales 1, 2 y 3, la ampliación de la T4 y la creación de una ciudad logística que aprovechará los terrenos sin uso de las cercanías del aeropuerto, con un presupuesto de 1.600 millones de euros.

Aena aprobó el pasado mes de marzo el DORA (Documento de Regulación Aeroportuaria) 2022-2026, que recoge con detalle la hoja de ruta de las actuaciones planteadas por el Gobierno y que espera tener su visto bueno en septiembre.

Para dar respuesta al aumento de la capacidad de pasajeros que se prevé (de los 62 millones actuales a 80), el Consejo de Ministros aprobó el pasado 15 de junio el Real Decreto 426/2021, de modificación del Reglamento de Circulación Aérea que, entre otras cuestiones, permitirá acortar la separación mínima requerida en las pistas en despegues y aterrizajes.

A este respecto, el BOE publicó el pasado 28 de junio un estudio concreto de rediseño de las maniobras de entrada y salida en Barajas bajo el nombre de 'Proyecto AMBAR', que contempla una modificación de las rutas de despegues y aproximaciones de las aeronaves en el marco de los planes de ampliación.

LOS MUNICIPIOS AFECTADOS PRESENTAN ALEGACIONES

Algunos de los ayuntamientos afectados históricamente por los ruidos del aeropuerto de Barajas (San Fernando de Henares, Algete, Mejorada del Campo y Coslada) han mostrado su rechazo y han presentado alegaciones al 'Proyecto AMBAR', por el posible impacto negativo en la calidad de vida de los vecinos y en el medioambiente.

En declaraciones a Efe, el alcalde de San Fernando de Henares, Javier Corpa (PSOE), asegura que "estará muy encima y pendiente de este proyecto de ampliación" y avisa de que "no va a ceder ni dar un paso atrás", porque "son muchos años padeciendo esta problemática".

"Haremos uso de las herramientas a nuestro alcance para garantizar el derecho al descanso de los vecinos y defender el medioambiente y la calidad del aire", manifiesta.

En la misma línea se pronuncia el segundo teniente de alcalde y concejal de Política Medioambiental de Coslada, Julio Huete (Podemos), que insiste en que la zona del aeropuerto es "un área que ya está muy tensionada desde el punto de vista de la contaminación ambiental y acústica, y este proyecto viene a agravar el problema".

"En lugar de rebajar emisiones lo que se hace es emitir más. Vamos en un sentido contrario a lo que plantea Europa y nuestro propio Gobierno", considera Huete, que propone una mesa de diálogo entre administraciones para alcanzar un consenso.

De igual forma, la concejal de Medioambiente y Sostenibilidad de Mejorada, Beatriz Hernando (Podemos), denuncia que "la información facilitada a los ayuntamientos ha sido insuficiente" hasta ahora y que, de esta forma, "es imposible conocer la influencia real que tendrá la ampliación en la población".

"Lo que estamos reclamando es que no tiene ningún sentido ampliar la capacidad del aeropuerto diez veces más de lo que tiene cuando ni siquiera hemos llegado al límite de la actual", opina.

Eloy Rodríguez, portavoz de la Plataforma por el Ruido, que engloba diversas entidades y colectivos sociales, comparte las críticas de los municipios y apunta a movilizaciones y protestas en el mes de otoño contra la ampliación del aeropuerto.

"No hemos contemplado de momento el tema judicial porque los plazos de resolución de las alegaciones tardarán", comenta a Efe.

LA COMUNIDAD DE MADRID A LA EXPECTATIVA

Por su parte, el consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez (PP), señala a Efe que el Gobierno regional "estará vigilante y será exigente" en el respeto al entorno y al descanso de los vecinos.

Pérez celebra la ampliación del aeropuerto, aunque señala que "el Gobierno no tiene compromisos claros con Madrid y viene realizando una fuerte desinversión en los últimos años".

"Los anuncios, cuando son positivos siempre son bienvenidos, preferimos que sean consensuados y se lleven a cabo, porque los antecedentes no están en esa línea", considera.

Asociaciones ecologistas como Greenpeace han criticado también el proyecto y han acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de "falta de compromiso con el clima y el medioambiente"

Los planes de mejora del principal aeródromo madrileño se remontan a marzo de 2018, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy anunció su intención de ampliar su capacidad actual en un 14 % hasta alcanzar los 80 millones de pasajeros, una cifra similar a la que soportan otros aeropuertos como los de Londres-Heathrow , París-Charles de Gaulle o Ámsterdam-Schiphol.

Pablo Torres Yébenes

Acerca de ProfesionalesHoy 38648 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy