Los negocios rompen la «ley seca» en Nicaragua amparados en una disposición policial

Managua, 6 nov (EFE).- A pocas horas de las elecciones generales de Nicaragua, diferentes negocios rompieron este sábado la prohibición de ventas de bebidas alcohólicas, conocida como "ley seca", luego de que la Policía Nacional informó que los establecimientos de ocio "funcionarán normalmente".

La Policía informó en una declaración pública que "todos los establecimientos de servicios turísticos, recreativos, deportivos, comerciales, cafeterías, restaurantes y lugares de encuentro y esparcimiento, trabajarán y funcionarán normalmente".

Tras el anuncio, bares, restaurantes, supermercados y centros comerciales que habían advertido que no venderían bebidas con alcohol debido a la ley seca, cambiaron sus carteles por anuncios en los que ofrecían "todos" sus productos.

La ley seca había entrado en vigor a las 14.00 hora local (20.00 GMT) de este sábado junto con otras prohibiciones con el objetivo de garantizar la seguridad de las elecciones, sin embargo, todo cambió tras el anuncio de la Policía.

En un primer momento el anuncio causó confusión, ya que por un lado la Policía no hizo referencia a la ley seca, pero por otro llamó al funcionamiento "normal" de establecimientos basados en la venta de bebidas alcohólicas.

El no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) calificó de "irresponsable" la decisión de las autoridades nacionales.

"Condenamos la irresponsable acción del régimen Ortega Murillo, pues a pocas horas de realizarse las cuestionadas elecciones generales han suspendido tácitamente la ley seca, a través de un ambiguo comunicado de la policía", publicó el Cenidh, en su cuenta en Twitter.

El Cenidh fue más allá, y se preguntó si la disposición policial tiene como objetivos secundarios.

"¿Acaso es una trampa perversa? ¿Quieren que los medios de comunicación y la población lo den por hecho y así imputarles delitos? ¿Quieren propiciar la violencia, la confrontación, entre sus fanáticos y la oposición?", cuestionó el Cenidh.

Hasta las primeras horas de la noche los bares continuaban abiertos, pero predominaron las sillas vacías, según constató Efe.

La Policía Nacional no brindó explicaciones sobre el estado de la ley seca, que al menos en teoría debería extenderse hasta el amanecer del próximo martes.

Más de 4,4 millones de nicaragüenses están citados para votar en las elecciones de mañana, con el objetivo de elegir al presidente y vicepresidente de Nicaragua, 90 diputados ante la Asamblea Nacional, y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

En las elecciones, consideradas "fraudulentas" por la oposición o carentes de "legitimidad" por la comunidad internacional, el presidente Daniel Ortega busca su tercera reelección consecutiva, para un cuarto mandato consecutivo de cinco años y segundo en fila con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Acerca de ProfesionalesHoy 39658 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy