El BEI invirtió 2.850 millones en acción climática en España en 2020

Madrid, 12 nov (EFE).- El Banco Europeo de Inversiones (BEI) invirtió 2.850 millones de euros en acción climática en España en 2020, lo que representa el 40 % de su actividad en el país y una buena prueba, según ha señalado a EFE su vicepresidente, Ricardo Mourinho Félix, de su apuesta por la sostenibilidad.

El portugués ha explicado que el plan de descarbonización del BEI, presentado en la COP 26, en Glasgow, incluye entre sus acciones un billón de euros para la financiación verde en la "década crítica 2021-2030" y el cierre de la línea de financiación de proyectos de combustibles fósiles, lo que le convierte en "el primer banco multilateral de desarrollo en alinear todas las actividades con el Acuerdo de París".

ESPAÑA, PRINCIPAL BENEFICIARIA

"España es uno de los países que más se beneficia de la financiación del BEI", ha señalado Mourinho Félix, quien se encuentra de visita en Madrid tras asistir a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Reino Unido).

Ha añadido que esperan "reforzar la financiación climática apoyando proyectos que fomenten la eficiencia energética, el transporte limpio o las infraestructuras para descarbonizar la economía", tras impulsar la renovación de edificios y la construcción, con consumo de energía "casi nula", en proyectos inmobiliarios tanto en España como en Portugal.

Además, ha señalado el vicepresidente del BEI, están trabajando con entidades como el BBVA, La Caixa o Caja Rural de Navarra para fomentar las "hipotecas verdes".

Mourinho Félix ha subrayado el acuerdo firmado por el BEI en el marco de la COP26 de Glasgow junto a otras entidades financieras mundiales para la financiación de proyectos sostenibles tanto en Europa como en países en vías de desarrollo.

"Hemos anunciado una serie de nuevos planes y asociaciones, especialmente en el ámbito de la innovación, de la adaptación y la garantía de que todos estamos alineados con los objetivos del Acuerdo de París, por lo que se dejarán de financiar proyectos relacionados con los combustibles fósiles".

DESCARBONIZACIÓN

Concretamente, el BEI ha anunciado cinco actuaciones: "the framor pact" (el pacto enmarcado) por el que a partir de 2022 los clientes corporativos del banco deberán desarrollar y divulgar los planes de descarbonización".

"El BEI no seguirá financiando proyectos que no estén alineados con el Acuerdo de París para la reducción de emisiones", ha asegurado el representante portugués del BEI.

El segundo plan es el de la adaptación climática para el que el BEI "aumentará hasta el 15 % de la financiación climática de aquí a 2025", es decir triplicará la inversión verde, un "enfoque estratégico" para acelerar el apoyo del banco a actividades de adaptación de cada país, dentro y fuera de Europa.

El BEI ha firmado además una asociación con la Unión Europea (UE) y con el empresario estadounidense Bill Gates, para la movilización de 820 millones de euros para tecnologías limpias e innovadoras, hidrógeno verde, energías renovables, aumento de eficiencia energética y también adaptación climática.

Asimismo, se ha anunciado un fondo de acción climática de 500 millones de euros con Allianz Global Investors en una asociación público-privada incluyendo el BEI, el Fondo Nórdico, los bancos nacionales de Alemania y Francia y el Banco Saturn de Luxemburgo enfocado en las economías emergentes.

Además, han anunciado el compromiso de 20 países, entre los que se encuentra España, para dejar de financiar proyectos de combustibles fósiles desde finales de 2022, compromiso en el que el BEI está embarcado desde la firma del "Energy Lending Policy" (política de préstamos de energía) en 2019, ha explicado.

El BEI, por otro lado, trabaja en proyectos de mitigación para los cuales ha aprobado 197.000 millones de euros para la protección del medio ambiente, para reducir las emisiones GEI y apoyar a los países en la adaptación al cambio climático.

HOJA DE RUTA DEL BANCO DEL CLIMA

Mourinho Félix ha manifestado que el año pasado se aprobó la hoja de ruta del Banco del Clima por la que se contempla ampliar la financiación y ambición climática en Europa y en todo el mundo, aumentando la proporción de "nuestra financiación de cada inversión" para 2025 en adelante.

De acuerdo a las estimaciones del BEI, ha asegurado, Europa necesita "unos 350.000 millones de euros anuales de inversión adicional para lograr una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hasta el 2030 y alinearse con los objetivos europeos del 55 % de reducción.

El BEI está dispuesto a invertir e involucrar al sector privado para alcanzar esos objetivos, porque la financiación pública "nunca será suficiente, tenemos que apalancar financiamiento privado" y para lograrlo hay que tener dos factores muy importantes para inversiones e innovación: mucha paciencia y capacidad para compartir riesgos.

El Banco Europeo de Inversiones tiene las dos, ha subrayado, y ha explicado que "la paciencia porque nuestros socios son los Estados de la UE y ello es una base capital importante", y la capacidad de tomar parte de los riesgos, "es lo que transforma proyectos de gran riesgo con mucha innovación que no son abordables solo por el sector privado, pero sí en operaciones compartidas".

"Seguiremos trabajando con todas las empresas que tienen planes claros de descarbonización, que sean creíbles, auditables, públicos y transparentes y estén comprometidos en no invertir más en combustibles fósiles".

Sostiene que la transparencia y credibilidad "es fundamental" para los planes y para el mercado de los bonos verdes que el banco creó en el 2007, "hoy en día un mercado muy importante". La única forma de que el mercado funciones es tener información rigurosa "para que no haya 50 tonos de verde para la economía verde ni 50 tonos de azul para la economía azul y evitar el 'greenwashing'".

TRANSICIÓN VERDE Y AZUL

La transición verde no será verde si no tiene economía azul, ha incidido, es "muy importante" preservar la salud del océano frente a los riesgos climáticos.

El tamaño y la complejidad de la economía azul requiere la movilización de grandes cantidades de financiación privada, los recursos públicos "son una gota en el océano", pero puede ser una cota muy poderosa para movilizar la financiación privada.

El BEI está comprometido con la economía azul, apostando por ello con el programa de océanos limpios y la economía sostenible azul (Blue Sustainable Ocean Strategic-Blue SOS), al que se ha dedicado 2.500 millones de euros de inversión entre 2019 y 2023, que están dirigidos al desarrollo y protección costeros, para la producción sostenible de productos del mar, para transporte marítimo sostenible y para biotecnologías.

Además, la Clean Ocean Initiative (Iniciativa de océanos limpios) que es una colaboración con el banco alemán de desarrollo KfW, la Agencia francesa de Desarrollo (AFD), Cassa Depositi e Prestiti (CDP) y el ICO de España para la aportación de 2.000 millones de euros para inversiones en proyectos relacionadas con la descontaminación, sobre todo con la contaminación de los plásticos, desde 2018 a 2023.

Se siente "muy orgulloso" de un acuerdo firmado hace un mes entre el BEI y el Banco portugués de la asociación de capital por 50 millones de euros para apoyar a las empresas portuguesas activas en el ámbito de la economía azul. Puede ser un marco replicable en otros países, concretamente en España, el objetivo es atraer recursos privados adicionales destinados a financiar fondos de capital de riesgo en la economía azul.

Lourdes Uquillas

Acerca de ProfesionalesHoy 39600 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy