Las empresas recuperan sus beneficios pero siguen un 40 % por debajo de 2019

Madrid, 2 dic (EFE).- El beneficio neto de las empresas no financieras aumentó entre enero y septiembre un 94,9 % respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a las menores amortizaciones y provisiones de explotación dotadas que han permitido una mejoría gradual de la situación.

Según la Central de Balances Trimestral del Banco de España, en estos tres primeros trimestres se ha conseguido revertir parcialmente el deterioro del 2020, cuando se registró un fuerte descenso del 71,1 %, aunque los niveles continúan en torno a un 40 % por debajo de los observados en 2019, durante la antigua normalidad.

Los datos difundidos este jueves, han precisado fuentes de la Dirección General de Economía y Estadística, se extraen a partir de 900 empresas, en su mayoría de gran tamaño, con un peso superior al 11 % en términos de valor añadido.

De ellos se desprende que el importe neto de su cifra de negocios y otros ingresos de explotación repuntó un 16,8 % frente a los nueve primeros meses del ejercicio pasado.

Respecto a la rentabilidad ordinaria del activo, creció siete décimas, hasta el 2,8 %, aunque todavía se mantiene lejos de la realidad previa a la crisis sanitaria, ya que en los tres primeros trimestres de 2019 el indicador estaba en un 4,5 %.

El desglose por ramas de actividad muestra cómo, por un lado, en los sectores de la energía, el comercio y la hostelería, y, especialmente, en el industrial, se elevaron los niveles hasta un 4,7 %, un 5,8 %, y un 5,6 %, respectivamente.

El VAB DE LA INDUSTRIA Y LA ENERGÍA, CERCA DE LOS NIVELES DE 2019

En los tres primeros trimestres, la actividad del conjunto de las empresas de la Central de Balances Trimestral tuvo una "significativa recuperación, debido fundamentalmente a la expansión a partir del mes de abril", según la fuente.

Esto permitió que el Valor Añadido Bruto (VAB) creciera, en términos nominales, un 10,9 %, tras el "extraordinario descenso" del año anterior, cuando cayó un 22,2 %.

Por sectores, destacan el industrial y el del comercio y la hostelería, con una recuperación más intensa, todo lo contrario que las empresas de la rama de información y comunicaciones.

En cualquier caso, el VAB hasta septiembre se situaba aún un 13,8 % por detrás de los registros de 2019, si bien en sectores como el de la energía y el industrial ya se aproxima a los números previos a la pandemia.

Estos datos son "coherentes" con la información de la Agencia Tributaria sobre la evolución de la facturación de las empresas, según la cual en los sectores muy afectados por la crisis, las ventas entre enero y septiembre siguieron "claramente" por debajo de las de 2019.

Sin embargo, tanto en el grupo de los moderadamente afectados como en el de los poco afectados, las ventas de 2021 estarían "en un nivel similar o incluso por encima del registrado dos años antes", según la fuente.

CRECE EL EMPLEO ANTE LA RETIRADA DE LOS ERTE

Los gastos de personal crecieron un 1,7 % hasta septiembre por el aumento de las plantillas medias efectivas, en un contexto en el que las remuneraciones sufrieron un "ligero descenso".

El empleo efectivo, del que se excluyen los trabajadores en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), creció un 2,3 % en la media del periodo, frente a la caída del 6,2 % del año anterior.

La dirección general de Economía y Estadística atribuye esta recuperación a que muchos afectados por los ERTE declarados durante la pandemia han regresado a sus respectivos trabajos.

A excepción del energético, donde se redujo un 1,3 %, el empleo aumentó en casi todos los sectores, con las subidas más acentuadas en la industria y la rama del comercio y la hostelería.

Con todo, las plantillas medias de estas empresas seguían un 3,8 % por debajo del nivel existente en 2019.

RECUPERACIÓN INCOMPLETA Y HETEROGÉNEA

A partir de estos registros, las citadas fuentes concluyen que, en efecto, el tejido productivo se está recuperado de la covid-19, aunque de manera incompleta, ya que aún no se ha vuelto en conjunto a los niveles precrisis y hay una "fuerte heterogeneidad" entre sectores y tipos de empresas.

Mención especial dedican a los programas de ayuda puestos en marcha por las autoridades, ya que sin ellos hubiera habido una destrucción importante de la economía, la crisis habría sido más profunda y su salida, más dificultosa.

2020 REGISTRÓ LA CAÍDA HISTÓRICA DE LA FACTURACIÓN

El trabajo incluye además los resultados de la Central de Balances Integrada, con información de unas 465.000 empresas de todos los tamaños, sobre 2020, cuando registraron una "fuerte contracción de su actividad".

Ello se plasmó en la caída de la facturación conjunta, la mayor de toda la serie histórica al reducirse un 14,3 %.

El análisis incorpora la evolución de los períodos de pago a proveedores y de cobro a clientes de las empresas no financieras.

En líneas generales, "no se habrían producido tensiones generalizadas de liquidez, ya que los periodos medios de pago y de cobro aumentaron muy ligeramente" en compañías grandes y pymes.

No obstante, teniendo en cuenta otras características, las demoras fueron "algo más intensas" en empresas de los sectores más afectados, en las más arriesgadas y, en menor medida, en las que disponían de menores colchones de liquidez, según la fuente.

Acerca de ProfesionalesHoy 40109 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy