BPI: inversores tienen otras perspectivas de inflación que la banca central

Fráncfort (Alemania), 6 dic (EFE).- El Banco de Pagos Internacionales (BPI) observa que los inversores tienen otras perspectivas de inflación que algunos bancos centrales, como muestra el aumento de la rentabilidad de la deuda soberana de algunas economías avanzadas.

En su informe trimestral de diciembre, publicado este lunes, el BPI considera que esta subida de los rendimientos muestra "una desconexión" de la orientación que los bancos centrales dan sobre los movimientos de su política monetaria y los mercados de renta fija.

El jefe del departamento Monetario y Económico del BPI, Claudio Borio, ha dicho al presentar el informe que la nueva variante ómicron indica que "no hay que bajar la guardia" y que es necesario ser vigilantes y ver el impacto en la salud.

Borio consideró que las autoridades han aprendido desde el comienzo de la pandemia cómo responder y, en ese sentido, decidirán las restricciones que van a aplicar.

Aunque enfatizó que es difícil de predecir el impacto en la economía de ómicron, consideró que puede exacerbar las presiones inflacionistas a corto plazo si aumentan los cuellos de botella porque se reduce la producción.

Los bancos centrales han opinado hasta ahora que las presiones inflacionistas actuales son "temporales" y han dicho que no van a subir los tipos de interés pronto.

Pero en los mercados ha subido la rentabilidad de la deuda soberana a corto y medio plazo porque los inversores consideran que existen presiones inflacionistas.

Borio se mostró convencido de que los bancos centrales calibrarán de forma adecuada sus políticas monetarias.

El aumento de las rentabilidades ha sido más visible en EEUU, donde la compensación por inflación, que refleja la inflación esperada, de uno a cinco años superó con fuerza el objetivo de inflación de la Reserva Federal (Fed) del 2 % en octubre y noviembre, según el BPI, cuya sede está en la ciudad suiza de Basilea.

Por el contrario, la compensación por la inflación más allá de cinco años fluctuó muy cerca del objetivo.

"En Alemania, todas la medidas de compensación por inflación se han acercado gradualmente al objetivo del Banco Central Europeo (BCE) a lo largo del año" y las medidas a corto plazo han subido desde mediados de septiembre y hasta finales de noviembre, consideran los economistas del BPI.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo la semana pasada en una conferencia que darán más orientación sobre la política monetaria en la reunión de mediados de diciembre.

Lagarde se mostró convencida de que el programa de compra de deuda de emergencia por la pandemia concluirá a finales de marzo del próximo año y dijo que el BCE tiene más instrumentos.

El apetito por el riesgo se mantuvo en los mercados de las economías avanzadas pero a finales de noviembre los mercados de valores sufrieron pérdidas importantes por la preocupación por la nueva variante del virus.

Las condiciones financieras se han endurecido más en muchas economías emergentes, tras la apreciación del dólar y por las presiones inflacionistas, que se vieron intensificadas por la apreciación.

Esta situación dificulta la política monetaria debido a los problemas por la pandemia y porque algunos países tienen un espacio fiscal limitado.

La rentabilidad de los bonos soberanos subió especialmente en las economías emergentes de Asia.

El apetito por el riesgo mantiene un fuerte crédito a las empresas y los diferenciales de los bonos fueron tan bajos como en 2010, incluso, para empresas con baja calificación de crédito.

No obstante, estos diferenciales se ampliaron a finales de noviembre.

La emisión de deuda con grado de inversión fue fuerte y en el segmento de elevada rentabilidad alcanzó récords en EEUU y en la zona del euro, superando los máximos de 2020.

Un 80 % de los bonos corporativos existentes tiene una calificación de BBB (75 % en 2009), porcentaje récord.

Acerca de ProfesionalesHoy 40164 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy