La inflación industrial china frena en noviembre pero sigue creciendo un 13 %

Shanghái (China), 9 dic (EFE).- El índice de precios de consumo (IPC) de China aumentó un 2,3 % interanual en noviembre, ocho décimas más que el registrado en octubre y el nivel más alto de 2021, debido a los precios industriales, que crecieron a un ritmo del 12,9 % afectados por los problemas logísticos globales y el incremento del coste energético.

Según los datos oficiales publicados este jueves por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, no aminoró tanto como pronosticaban los analistas, que esperaban un avance de en torno al 12,4 % interanual.

El indicador batió en septiembre (10,7 %) y, de nuevo, en octubre (13,5 %) los récords de subidas que permanecían intactos desde agosto de 2008, cuando los precios industriales se dispararon un 10,1 % por una situación similar de encarecimiento de las materias primas y la energía, aunque en aquella ocasión el acero fue el protagonista.

En los últimos meses, los atascos logísticos a nivel global o la crisis energética -que se tradujo en políticas de racionamiento del consumo de electricidad en algunos importantes polos industriales del país- derivada de los problemas de suministro de carbón impulsaron los precios industriales hasta cotas no vistas.

CARBÓN Y METALES BAJAN FRENTE A OCTUBRE

No obstante, cabe destacar que en la comparación intermensual, el IPP no registró variación alguna por primera vez en lo que va de año, manteniendo el mismo nivel de precios que octubre.

Dong Lijuan, estadístico de la ONE, aseguró que las medidas tomadas para garantizar el suministro y estabilizar el coste de las materias primas ayudaron a detener el "rápido aumento" de los precios del carbón o de los metales industriales.

De hecho, lo que muestran las estadísticas es que esos precios siguen estando muy por encima de los niveles del año pasado, pero que registraron bajadas nada desdeñables entre octubre y noviembre.

En el caso de la industria de minería y lavado de carbón -material con el que China genera en torno a un 60 % de su energía-, el avance interanual fue del 88,5 %, pero bajó un 4,9 % en comparación con el mes anterior; situación similar en la de fundición y laminado de metales ferruginosos, con precios un 31 % más caros que el año pasado pero inferiores en un 4,8 % a los de octubre.

Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics, atribuye estas bajadas al alivio de la citada crisis de suministro energético y también a una menor demanda por parte del segmento 'downstream' de la industria, es decir, el que se encarga de procesar los materiales y convertirlos en un producto acabado y listo para su venta.

El experto también destaca la caída de precios en la industria de manufactura de componentes eléctricos e informáticos (del 0,2 % frente a octubre), lo que, unido a un mayor volumen de importación de semiconductores en noviembre, confirmaría que la disponibilidad de chips está aumentando tras meses de problemas de suministro que han afectado a fábricas de todo el mundo en los últimos meses.

Los pronósticos de Capital Economics pasan por una mayor ralentización del ritmo de crecimiento del IPP en los próximos meses, especialmente teniendo en cuenta incertidumbres como el posible efecto de la variante ómicron sobre las cadenas de suministro o las presiones a la baja sobre los precios de los metales industriales derivadas de una menor actividad en el sector de la construcción.

LAS VERDURAS ELEVAN EL IPC

La ONE también hizo públicos hoy los datos del índice de precios al consumidor (IPC), que en noviembre se elevó un 2,3 % interanual, ritmo 0,8 puntos superior al del mes anterior, aunque en este caso los expertos esperaban que se acelerase todavía más, concretamente en torno a un 2,5 %.

De cualquier forma, la subida de noviembre es la mayor en lo que va de año.

Los problemas para la cosecha de verduras derivados de condiciones meteorológicas adversas supusieron que la inflación alimentaria pasara de contraerse un 2,4 % interanual en octubre a aumentar un 1,6 % en noviembre, apunta Evans-Pritchard.

Otro de los factores que impulsó al IPC en el penúltimo mes del año fue la subida de la carne de cerdo, la favorita de los consumidores chinos, que se encareció un 12,2 % frente a octubre por la demanda estacional y por una "escasez de suministro de cerdos de engorde a corto plazo", explica Dong.

Capital Economics subraya que la inflación subyacente -que excluye el impacto de los precios más volátiles como los de los alimentos o la energía- creció un 1,2 % interanual, lo que supone una caída de 0,1 puntos frente al mes anterior y la mantiene ligeramente por debajo de sus niveles prepandémicos.

Así pues, Evans-Pritchard pronostica que el IPC volverá a rebajar pronto su ritmo por debajo del 2 %, ya que la inflación subyacente continúa "apagada" ante la ralentización del crecimiento económico en China.

La parte positiva para las autoridades, agrega el experto, es que el aparente freno a la escalada de los precios -especialmente en la industria pesada- les permitirá seguir adelante con planes de flexibilización como un posible recorte de los tipos de interés.

Acerca de ProfesionalesHoy 40154 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy