Iberia suspende la compra de Air Europa mientras se buscan alternativas

Madrid, 15 dic (EFE).- Iberia ha decidido abortar la compra de Air Europa acordada ya hace dos años y descarrilada con la irrupción de la pandemia, aunque ahora ambas partes, así como el Gobierno, tratan de buscar alternativas para reconducir la situación y garantizar la supervivencia de la segunda.

Desde el Ejecutivo se "quiere enviar un mensaje de tranquilidad a los empleados, los clientes y proveedores de Air Europa. El Gobierno va a analizar las distintas opciones que se abren en esta situación, con la intención de garantizar la continuidad de la actividad y las operaciones", han dicho a Efe fuentes del Gobierno.

Incluso el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, ha dicho a Efe que Iberia y Air Europa son dos empresas capitales para el turismo en España y confía en que lo sigan siendo a futuro, por lo que ha instado a apoyar la operación.

Estas declaraciones tiene lugar después de que a primera hora de la mañana Iberia y Air Europa reconocieran que están ya en "una fase avanzada" de sus negociaciones para "rescindir" el acuerdo por el que la primera aerolínea pretendía hacerse con la segunda, inicialmente por mil millones de euros y, tras la pandemia de la covid, por quinientos millones.

La matriz de Iberia, International Airlines Group (IAG), lo explicaba así en un escrito a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que detallaba que aún está negociando las condiciones de la ruptura del acuerdo alcanzado con Globalia, propietario de Air Europa, en noviembre de 2019.

"IAG y Globalia confirman hoy que se encuentran en una fase avanzada las negociaciones para rescindir el acuerdo firmado el 4 de noviembre de 2019 y modificado el 20 de enero de 2021, según el cual la filial de IAG, Iberia, había acordado adquirir la totalidad de las acciones emitidas capital de Air Europa", dice el grupo en su escueto comunicado.

TEMOR AL DICTAMEN EUROPEO

Esta confirmación de la renuncia de Iberia a fusionarse con Air Europa, con la que se lleva meses especulando, llega incluso antes de que el próximo 4 de enero se agotara el plazo en el que debía pronunciarse la Comisión Europea sobre la operación.

Bruselas debía concretar sus exigencias en vista de que la unión de ambas aerolíneas podía generar problemas de concurrencia en unas 70 rutas en las que Iberia y Air Europa son las principales o incluso las únicas operadoras.

En concreto, la fusión afectaría a los servicios que unen Madrid con Estados Unidos o Latinoamérica y a algunas rutas dentro de España o de corto recorrido que trasladan pasajeros a la capital para continuar desde allí sus viajes a América.

Air Europa compite con Iberia en el mercado latinoamericano y, antes de la pandemia, se solapaban en muchos de los destinos a América, como República Dominicana, Cuba, Panamá, Asunción, Bogotá, Buenos Aires, Miami (EEUU) o Nueva York, entre otros.

Con datos previos a la pandemia manejados por Iberia, con la incorporación de Air Europa, la cuota de mercado entre Europa y Latinoamérica de IAG pasaría del 19 al 26 %, dejaría atrás a su máximo rival, Air France-KLM (19 %), y aumentaría la distancia con competidores como el grupo de Lufthansa (9 %), Tap (8 %) o Latam (8 %).

La decisión de suspender la compra evita que Bruselas se pronuncie e imponga unas condiciones que podrían incluso frustrar cualquier intento futuro de unión entre ambas aerolíneas.

Ya a comienzos de noviembre, Luis Gallego, consejero delegado de IAG, dijo que la compra solo saldría adelante si "sale la ecuación" entre las exigencias de Bruselas de deshacerse de rutas, "las condiciones del Gobierno" en torno al préstamo del Fondo de SEPI de 475 millones que concedió a la compañía y las condiciones de Globalia.

NEGOCIACIÓN DE NUEVOS TÉRMINOS

Ahora, ambos grupos negocian la rescisión del acuerdo que tenían, que incluía una cláusula por la que IAG debería abonar a Air Europa 40 millones como indemnización, aunque según el comunicado de hoy, los grupos negocian nuevos términos que permitan no cerrar todas las puertas a un nuevo intento de fusión en el futuro.

"Se realizará una nueva actualización en el futuro, según corresponda", explica IAG sobre el acuerdo que se está rompiendo. Ninguna de las partes quiere ofrecer públicamente más detalles sobre los términos que se están negociando, aunque ambas confían en poder hacerlos públicos en breve.

Sin la fusión con Air Europa, IAG tiene en cartera otras opciones con las que reforzar sus posiciones sobre todo en América Latina, aunque no ha desvelado en qué compañías podría estar pensando.

También Globalia podría explorar otras posibles compradoras: poco antes de que se anunciara la compra por parte de Iberia estaba negociando con Air France-KLM, pero ambas compañías están en situación más delicada porque han recibido ayudas públicas de sus respectivos estados.

Por su parte, el Gobierno analiza las distintas opciones para garantizar la continuidad de la actividad y las operaciones de Air Europa.

Fuentes gubernamentales han dicho a Efe que Air Europa es una compañía estratégica para España por su importancia para el sector de la aviación y el turístico.

Añaden que el Gobierno ha dejado claras sus intenciones desde el primer momento prestando su apoyo, tanto a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas gestionado por la SEPI como del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que han puesto a disposición de la compañía de Globalia más de 600 millones.

Acerca de ProfesionalesHoy 40164 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy