El Banco de España rebaja al 4,5 % el crecimiento para 2021, 1,9 puntos menos

Madrid, 17 dic (EFE).- El Banco de España ha revisado a la baja su previsión de crecimiento para 2021, hasta el 4,5 %, lo que supone una rebaja de 1,9 puntos respecto a su anterior estimación, al tiempo que ha elevado sus proyecciones sobre inflación, que de media será más alta en 2022 que este año.

Así se desprende del informe trimestral publicado este viernes por la entidad, cuyo director de Economía y Estadística, Óscar Arce, ha reconocido que se trata de una de las mayores revisiones a la baja de los últimos años, que se extiende también a 2022, para el que estima una subida del PIB del 5,4 %, cuatro décimas inferior a su anterior cálculo.

Por el contrario, la entidad ha elevado en casi dos puntos su proyección para 2023, hasta el 3,9 %, y de cara a 2024 -ejercicio que aparece por primera vez en el documento- predice un avance del 1,8 %.

"La economía española se está recuperando más lentamente que la de la zona euro y tardará más en volver a los niveles precovid que nuestros principales socios europeos. No sé si mejor o peor, pero sí más tarde", ha explicado Arce, quien ha atribuido al elevado grado de incertidumbre los cambios en estas previsiones.

El informe señala que bajo la trayectoria proyectada, el momento en el que la economía recuperaría su nivel previo a la pandemia -en 2020 el desplome fue del 10,8 %- se situaría entre finales de 2022 y comienzos de 2023, y también refleja que el crecimiento potencial que se estimaba para España antes de la crisis sanitaria no se alcanzará tampoco durante el 2024.

El documento detalla que las proyecciones son menos optimistas que en septiembre debido a "las sorpresas a la baja en los datos del segundo y el tercer trimestre" publicados por el Instituto Nacional de Estadística, pero también por el "menor dinamismo de la actividad" en el último trimestre, de acuerdo con los indicadores disponibles.

De hecho, su estimación de crecimiento para estos tres últimos meses del ejercicio es del 1,6 %, cuatro décimas menos que el trimestre anterior.

Sobre los factores que justifican la notable rebaja de sus previsiones, Arce ha destacado la pandemia, las altas tasas de inflación, los "cuellos de botella", la lenta recuperación del turismo internacional -con mayor peso en el PIB español que en otros países-, un consumo interno más contenido de lo esperado y los "retrasos" en la ejecución de los fondos europeos.

INFLACIÓN ALTA TAMBIÉN PARA 2022

Respecto a la subida de los precios, el organismo ha corregido también de forma significativa sus cálculos y augura una inflación media del 3 % para este año -ocho décimas más que en su anterior estimación- y del 3,7 % para el que viene -1,9 puntos más-.

Sí anticipa una moderación en el IPC de cara a 2023 y 2024, con tasas del 1,2 y del 1,5 %, respectivamente.

Arce ha incidido en que todo apunta a que la inflación es un fenómeno "transitorio", muy vinculado al encarecimiento de la energía, que por el momento no está provocando fuertes subidas de precio en la mayor parte de los productos al estar muy concentrada en algunos sectores y que tampoco se percibe que se traslade ya a los sueldos.

Además, ha subrayado que las cifras también están parcialmente hinchadas por la comparación con 2020, un año muy distinto a lo habitual por la pandemia, y ese "efecto base" desaparecerá en 2022.

Según sus datos, sólo la subida del precio de la electricidad ya tendrá un impacto negativo cercano a medio punto del PIB este año y de un punto el que viene.

En el caso de los problemas de aprovisionamiento, ha estimado que para 2021 habrá perjudicado el PIB en torno a 2 y 3 décimas y restará entre 5 y 9 décimas al crecimiento de 2022, pese a que durante el próximo ejercicio se espera que estos "cuellos de botella" desaparezcan.

También se ha recalculado la contribución al crecimiento de los fondos europeos (pasa de 0,6 a 0,3 puntos porcentuales en 2021 y de 2,5 a 2 puntos en 2022) debido a los retrasos en su ejecución; para el cierre de este año el Banco de España prevé que el gasto efectivo alcance los 11.000 millones de euros, una tercera parte de lo que pronosticaba -según la entidad- el Gobierno.

La previsión de déficit público mejora ligeramente para este año al 7,5 % del PIB, pero empeora para 2022 al 4,8 %, en tanto que aumenta la deuda pública prevista al 120,4 % del PIB en 2021 y al 115,7 % en 2022.

Acerca de ProfesionalesHoy 40231 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy