El hub de electromovilidad centra la alternativa a Nissan y caen los tanques

Barcelona, 17 dic (EFE).- El hub de electromovilidad confirma su papel protagonista en la alternativa que preparan las Administraciones para los centros de Nissan en Barcelona, mientras que se ha retirado el proyecto de mantenimiento de blindados con la protesta de los sindicatos.

También sigue adelante el proyecto del fabricante de motos eléctricas Silence, mientras que la empresa belga Punch ha manifestado de nuevo su interés en entrar en el proceso de reindustrialización con la revisión de su proyecto inicial.

En este sentido, los miembros de la comisión han solicitado a la mesa retomar las conversaciones con Punch para clarificar su nueva propuesta y estudiar si esta puede ser complementaria al hub que lidera QEV Technologies como solución para la planta de Zona Franca.

El Grupo Punch planeaba inicialmente invertir 650 millones en Barcelona para fabricar unos 46.144 vehículos en 2025 y 75.678 en 2030, un volumen que, según los responsables de la empresa, permitiría mantener la plantilla actual, así como garantizar buena parte de la red de proveedores.

La reunión de hoy se ha producido tras la renuncia, esta misma semana, de la compañía china Great Wall Motor (GWM) a continuar en el proceso de negociación debido a una reorientación de su estrategia de implantación en Europa.

En la comisión, la primera tras el cese de actividad de la automovilística en Barcelona, se han despejado algunas incógnitas sobre el futuro de las plantas catalanas, aunque los planes no están del todo cerrados pese a la prisa de los trabajadores por conocerlos.

Según han informado a EFE fuentes sindicales, la alternativa que está sobre la mesa se centra en llenar gran parte de la planta de Zona Franca, de 500.000 metros cuadrados, con el proyecto del hub de electromovilidad, que lidera la tecnológica catalana QEV Technologies.

El hub, que integra a una decena de compañías, fabricaría modelos eléctricos diferentes, como una furgoneta pequeña y incluso un vehículo de gran tamaño.

Según los planes iniciales, sujetos por tanto a variación, este proyecto sería capaz de generar unos primeros puestos de trabajo a los seis meses de empezar la actividad industrial, y en un año podría crear entre 700 y 800, con capacidad para crecer más adelante.

El hub, que los sindicatos ven con buenos ojos, ocuparía también la planta de Sant Andreu de la Barca (de 42.000 m2) y dejaría libre unos 100.000 m2 en Zona Franca. En el centro de Montcada i Reixac (74.000 m2) se instalaría el fabricante de motos eléctricas Silence.

La principal incógnita ahora es qué proyecto o proyectos acabarán por ocupar esos 100.000 m2 restantes de Zona Franca.

De momento, el Gobierno y la Generalitat han anunciado que el fabricante de blindados Tess Defence ha retirado su propuesta para realizar tareas de mantenimiento y pruebas en estas instalaciones.

Los comités de empresa de Nissan han expresado su disgusto por el hecho de que se haya anunciado la retirada del proyecto sin que se haya estudiado a fondo su viabilidad y han exigido de nuevo a las administraciones que vuelvan a ponerlo sobre la mesa.

Los sindicatos prefieren este proyecto al de las ofertas en el sector logístico que han llegado a la mesa de reindustrialización, como la que propone la australiana Goodman, argumentando que no contribuyen a recuperar el sector auxiliar de la automoción, muy tocado con la marcha de Nissan.

Así, las Administraciones públicas verían con buenos ojos completar el espacio de Zona Franca con la solución logística, según las mismas fuentes.

Por otra parte, este viernes se ha puesto sobre la mesa una nueva oferta de la empresa Mecalux, fabricante de estanterías industriales, que promete crear unos 300 empleos.

La comisión, integrada por Administraciones públicas, Nissan y los sindicatos, se volverá a reunir el próximo 29 de diciembre, a dos días de la fecha fijada por Nissan para abandonar definitivamente Barcelona, aunque ayer mismo cerró su etapa industrial en Cataluña con la fabricación del último vehículo.

En un acto esta mañana en Barcelona, el secretario general de Industria del Gobierno, Raül Blanco, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los trabajadores de Nissan asegurando que la alternativa que está sobre la mesa generará "suficientes" empleos y que "sea cual sea la solución la plantilla está cubierta".

"Nissan seguirá apoyando el trabajo de la comisión de reindustrialización. Tras la reunión de hoy, intensificaremos el apoyo al plan alternativo para lograr soluciones de reindustrialización en las tres plantas lo antes posible", ha afirmado Frank Torres, responsable de las Operaciones Industriales de Nissan en España.

Tras el cierre definitivo de las plantas, el número de trabajadores que se ha ido a casa a la espera de conocer qué alternativa se prepara son unos 1.400 (descontando las jubilaciones anticipadas y las bajas incentivadas), aunque se calcula que hasta 13.000 empleos indirectos dependían de ella.

Nissan finalizó ayer la fabricación de vehículos en sus plantas de Barcelona con el montaje de la última unidad del modelo Navara en Zona Franca. El otro modelo que actualmente se ensamblaba en este centro industrial, la furgoneta eléctrica e-NV200, cesó su producción el pasado 9 de diciembre.

En estos 38 años, en esta planta se han producido más de 3.345.000 unidades y 15 modelos diferentes, entre ellos algunos de los más icónicos de la marca japonesa, como el Patrol o el Terrano II.

Acerca de ProfesionalesHoy 40110 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy