La crisis de suministros cambia el tablero del juguete español

Madrid, 29 dic (EFE).- El miedo a los problemas logísticos internacionales y el efecto de la crisis económica derivada de la pandemia de la covid han hecho que este año los Reyes Magos planifiquen con más antelación su trabajo, de forma que las ventas de juguetes en octubre y noviembre se han elevado un 23 % interanual.

El sector juguetero tendrá que adaptarse a esa mayor anticipación en las compras, pero también a otras tendencias como la explosión del comercio electrónico, los nuevos espacios de compraventa, el envejecimiento de la población o la eclosión del videojuego.

EL SECTOR SORTEA LOS PROBLEMAS LOGÍSTICOS

Los jugueteros han recibido con optimismo los buenos datos de octubre y noviembre. El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), José Antonio Pastor, reconoce a Efe "cierta recuperación" y afirma que "en los dos últimos meses han operado a los niveles previos a la pandemia".

Preguntado por el efecto de la crisis de suministros, Pastor afirma que el impacto de la subida de precios de los fletes y de las materias primas, pero también el encarecimiento de la energía, han sido "un problema" durante todo el año, aunque añade que el sector juguetero cuenta con "cierto margen de tiempo dada su estacionalidad" que ha ayudado a frenar un posible desabastecimiento en Navidad.

Los puntos de venta también son positivos con el balance interanual. La responsable de compra de juguetes y videojuegos del Corte Inglés, Guadalupe Corzo, ha confirmado a Efe que sus ventas superarán a las del año 2020 e "intentarán acercarse al máximo a las de 2019".

"La campaña de este año está siendo más irregular" reconoce Corzo, que vincula el adelanto de la campaña navideña al "nerviosismo por las noticias de una posible escasez asociada a temas logísticos", que, en su experiencia, se ha logrado evitar.

Según explica, "esta crisis no es algo que haya aparecido de un día para otro, llevamos muchos meses trabajando para estar preparados y con nuestras tiendas bien surtidas hasta el 5 de enero", aclara Corzo.

En cualquier caso, los expertos piden cautela: "la crisis de suministros es difícil de sobrellevar porque dificulta el acceso a todas las materias primas", apunta el profesor de EAE Business School, Eduardo Irastorza, que ve con preocupación la "atomización" del sector español en el marco de una cadena de suministros interrumpida.

Irastorza recuerda a Efe que "casi la mitad de los ingresos del sector en España se producen por la venta de juguetes a mercados muy exigentes como el norte de Europa o EEUU, esta dependencia de la exportación es una particularidad del mercado juguetero español que sí se ha visto lastrada por los problemas de suministros".

"Los compradores tratan de aprovechar fechas como el 'Black Friday', que se ha extendido a casi todos los puntos de venta", afirma Irastorza, que considera que la bajada en la renta de los consumidores es el factor principal que les ha "empujado" a adelantar dos meses la compra de juguetes navideños en los espacios tradicionales, pero también en internet.

LOS JUGUETES SE ADAPTAN A CAMBIOS EN EL CONSUMO

Los fabricantes de juguetes aseguran percibir el comercio electrónico como una oportunidad más que como una posible amenaza. Fuentes del sector reconocen a Efe el aumento de los espacios digitales de compraventa, a los que consideran "una estantería más" para el sector juguetero en tiempos de pandemia.

Uno de los problemas que identifican en los 'marketplaces' (plataformas de distribución para la venta de productos) de internet es la falta de responsabilidad de los distribuidores digitales. El profesor Eduardo Irastorza considera que la mayor circulación de falsificaciones, juguetes no seguros o que incumplen las normativas se debe a la "multiplicación de competidores, ante los que deberían exponerse marcos regulatorios comunes a nivel europeo".

La reducción de la natalidad y el envejecimiento de la población en España también preocupan al presidente de los fabricantes de juguetes, que alerta: "los jugueteros empezamos a notarlo y será un problema a la larga para muchas industrias, pero para nosotros es una realidad".

Preguntada por Efe acerca de la competencia entre los juguetes tradicionales y los videojuegos, Corzo considera que los cambios en el consumo y las preferencias están sujetos a tendencias muy segmentadas y señala que "existe mercado para todos los tipos de juegos o juguetes".

"El futuro del juguete tradicional está amenazado tanto por el videojuego como por la baja natalidad", concluye el profesor Irastorza, que valora posibles vías de innovación para los productos más clásicos: "frente al juego digital que ofrece a los consumidores entretenimiento rápido y una posible notoriedad en las redes sociales, el juguete tendrá que encontrar su lugar en la educación y en la ciencia".

Juan González Verano

Acerca de ProfesionalesHoy 40156 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy