El BoJ mejora sus previsiones de 2022 por confianza en la recuperación

Tokio, 18 ene (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) revisó este martes al alza sus previsiones sobre el crecimiento de la economía japonesa y la inflación para el ejercicio fiscal de 2022, confiando en la remisión del impacto de la pandemia y el encarecimiento energético.

El banco central nipón elevó hasta el 3,8 %, desde un 2,9 %, su previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de Japón durante el ejercicio de 2022 (que comenzará el próximo 1 de abril), ante las expectativas de una reducción de la presión derivada de la covid-19, el aumento del consumo y de la demanda externa.

Asimismo, la entidad también mejoró su pronóstico sobre el índice de precios al consumo (IPC), que estima que se incrementará un 1,1 % en dicho período, frente al 0,9 pronosticado en su informe de previsiones económicas anterior, publicado el pasado octubre.

"Un repunte de la economía de Japón se ha hecho evidente con la remisión gradual del impacto de la covid-19 dentro y fuera del país", señaló hoy el BoJ en su nuevo texto, donde destacó la recuperación de las exportaciones y la producción industrial, pese a la persistencia de los problemas en la cadena de suministro global.

El BoJ sustentó su optimismo también en la recuperación del consumo, uno de los pilares de la economía del país asiático, que espera que continúe avanzando pese al aparente estancamiento de los índices de empleo y a que las subidas salariales que reclama el Gobierno aún no se han producido.

La entidad atribuyó su revisión al alza del índice de inflación para 2022 al aumento de los precios energéticos y de las materias primas.

Pese a sus buenas estimaciones para 2022, el Banco de Japón empeoró su pronóstico del PIB para el ejercicio de 2021 (que concluirá el 31 de marzo de este año), debido precisamente a los problemas de suministro que sigue afectando a importantes empresas niponas.

El banco central japonés espera que la economía nacional se expanda un 2,8 % en el ejercicio de 2021, un ritmo inferior al 3,4 % vaticinado en su informe previo de hace tres meses; pero retuvo su estimación inflacionaria, que prevé que se mantenga plana (0 %).

Para el ejercicio de 2023, el BoJ rebajó en dos décimas su pronóstico de expansión económica, hasta el 1,1 %, aunque mejoró en una décima su previsión sobre los precios, que espera que se incrementen un 1,1 %.

La entidad publicó su informe de previsiones económicas al término de su reunión mensual de dos días sobre política monetaria, en la que decidió mantener sus estímulos para apoyar a la economía nacional, golpeada por un nuevo incremento de casos de covid.

El BoJ anunció que mantendrá los tipos a corto plazo en terreno negativo (-0,1 %) y que seguirá comprando bonos estatales japoneses para que el rendimiento de esos bonos a 10 años se mantenga en torno al 0 %, y facilitar así los préstamos a pymes y hogares.

Acerca de ProfesionalesHoy 41674 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy