La demanda de casas vuelve a las grandes ciudades tras el éxodo por la covid

Madrid, 12 feb (EFE).- Aunque el confinamiento de 2020 empujó la demanda hacia viviendas más amplias fuera de los principales núcleos urbanos, cada vez más expertos apuntan al fin de esta tendencia en la que dejar la ciudad para ir a teletrabajar al pueblo ha animado durante casi dos años el mercado inmobiliario rural.

"Esta tendencia parece haber dado un giro de 180 grados en los últimos meses", señala el director de Estudios y portavoz de pisos.com, Ferran Font, para quien "con la vuelta a las oficinas la gran ciudad ha vuelto a tomar fuerza hasta el punto de que podemos afirmar que la España vacía vuelve a vaciarse".

El análisis del flujo de migraciones entre municipios que ha presentado esta semana la consultora Atlas Real Estate Analytics confirma que 2020 se saldó con una pérdida de población de las principales ciudades españolas.

Las capitales de provincia registraron un 31 % del total de bajas residenciales en el año, frente a solo un 26 % de las altas, lo que se tradujo en que perdieron población frente a municipios más pequeños.

"En los primeros meses de la pandemia afloró con fuerza esa tendencia. Familias y particulares buscaban otro tipo de entorno y de vivienda y, gracias a un cierto nivel de ahorro forzoso, decidieron optar por un cambio en zonas rurales, pero eso se ha ido reduciendo con el paso de los meses y la vuelta a la normalidad, y la localización vuelve a ser uno de los principales factores que tienen en cuenta a la hora de adquirir una vivienda", constata Font.

IMPACTO EN LOS PRECIOS

Según este experto, a día de hoy, todavía sigue habiendo interés en comprar casas lejos de los principales núcleos urbanos, pero más como segunda residencia o como oportunidad de inversión, pese al ligero repunte en los precios motivado por la acumulación de la oferta.

Un repunte que Idealista cifraba en octubre de 2021 en el 6,2 % desde el inicio de la pandemia en los municipios de menos de 5.000 habitantes, aunque el metro cuadrado seguía costando la mitad que el de las viviendas urbanas: 834 euros el metro cuadrado de media, frente a 1.729.

No obstante, Sara Arranz, gerente de TresHabitat, inmobiliaria de Tecnotramit, subraya que esta estadística es "desigual", ya que los precios en ciudades como San Sebastián, Madrid y Barcelona son "muy elevados", mientras que en otras provincias la diferencia entre ciudad y pueblo no se nota tanto.

Arranz señala que, si bien la demanda en los pueblos aumentó en el primer año y medio de covid, no fue tan grande como para compensar el abandono rural, por lo que las subidas de precios "no han sido ni serán muy elevadas".

También esta experta se muestra convencida de que "con el fin de las restricciones de movilidad, el interés de nuevo por las ciudades será creciente".

LOS PUEBLOS QUE MÁS SE REVALORIZARON

En 2021, de los diez municipios españoles que más se revalorizaron ocho estaban en zonas rurales y dos en zonas costeras, según el portal inmobiliario Fotocasa, donde la búsqueda de chalets y fincas rústicas se ha incrementado desde el inicio de la pandemia una media de un 30 %.

La subida interanual más destacada se produjo en Rafelbuñol (Valencia), donde el precio de la vivienda aumentó un 36,4 %; seguido de La Seu d’Urgell (Lleida), con un 36,1 %; Albox (Almería), un 33,6 % y Náquera (Valencia), un 29,3 %.

Para 2022 los portales coinciden en que la tendencia es buscar vivienda en grandes ciudades y en que esta "se impondrá por completo a las casas de tipo unifamiliar en otros entornos, que poco a poco van perdiendo fuelle respecto al año anterior", incide Font.

Según Atlas, el perfil del migrante que vuelve a la gran urbe habla de población joven, en muchos casos con hijos pequeños, lo que la consultora considera "ideal" para las nuevas promociones de 'build to rent' o alquiler profesional, especialmente si va acompañada de movilidad laboral.

AYUDAS DEL GOBIERNO

Entretanto, para ayudar a los menores de 35 años que quieran comprar una vivienda en municipios de 10.000 habitantes o menos, el Gobierno ha previsto subvenciones de hasta 10.800 euros en el Plan Estatal de Acceso a la Vivienda 2022-2025 que aprobó en enero.

Con ello pretende "conjugar el impulso a las personas jóvenes con el reto demográfico de ir asentando población en los ámbitos despoblados", según el texto.

La subvención está limitada al 20 % del precio total de la operación -que no podrá exceder los 120.000 euros- y a aquellas personas que cuenten con una renta anual igual o inferior a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), es decir, 24.318 euros anuales.

Acerca de ProfesionalesHoy 42125 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy