Kelly, exdirectivo de Nissan, culpable en la primera sentencia del caso Ghosn

Tokio, 3 mar (EFE).- El estadounidense Greg Kelly, exdirectivo de Nissan Motor, fue declarado hoy culpable de colaborar en las irregularidades financieras cometidas por el expresidente Carlos Ghosn, prófugo de la justicia nipona, en la primera sentencia sobre este caso.

Kelly, considerado mano derecha de Ghosn, recibió una condena suspendida de 6 meses de prisión por parte del Tribunal del Distrito de Tokio por haber conspirado con el expresidente de la empresa para no declarar remuneraciones futuras pactadas entre Nissan y su máximo dirigente, según la sentencia hecha pública este jueves.

La condena a prisión suspendida supone que Kelly no tendrá que cumplir su estancia en la cárcel siempre que no se involucre en ninguna actividad delictiva durante un período de 3 años, y permitirá que pueda regresar a su país de origen.

La fiscalía reclamaba hasta dos años de prisión para Kelly, quien fue detenido en Japón en noviembre de 2018, cuando también fue arrestado el prófugo de la justicia nipona Ghosn.

El tribunal ha considerado que Kelly tuvo parte de responsabilidad en los delitos atribuidos a Ghosn, entre los que destaca ocultar a las autoridades una serie de compensaciones futuras para el expresidente pactadas con Nissan entre 2011 y 2018 por valor de 9.100 millones de yenes (unos 70 millones de euros).

El juez ha concluido que Kelly es responsable de no haber declarado debidamente a las autoridades japonesas las compensaciones pactadas para Ghosn de cara a su jubilación en el período fiscal 2017, pero lo ha absuelto de las irregularidades correspondientes a otros siete años.

El jurista estadounidense, de 65 años, trabajaba en Nissan como director representativo, uno de los cargos con más responsabilidad en la directiva de la empresa.

El tribunal del Distrito de Tokio también impuso este jueves a Nissan multas por valor de 200 millones de yenes (1,5 millones de euros) al considerar que la firma incumplió la normativa fiscal japonesa sobre la declaración de la remuneración de sus directivos.

La sentencia de hoy es la primera dentro del caso de alto perfil abierto en 2018 contra Ghosn y que sacudió al sector del motor, al tratarse de uno de los ejecutivos más respetados entre los mayores fabricantes mundiales de vehículos.

Después de la rocambolesca fuga de Ghosn a Beirut a finales de diciembre de 2019, la justicia nipona decidió separar las causas abiertas contra el máximo dirigente de Nissan y contra Kelly, al no poder ser juzgado en ausencia el expresidente de la firma japonesa.

Kelly, quien ha mantenido su inocencia durante el proceso, estuvo detenido durante 37 días a finales de 2018 y quedó en libertad bajo fianza el 25 de diciembre de ese año, con imposibilidad de salir del país y a la espera del juicio.

El embajador de Estados Unidos en Japón, Rahm Emanuel, mostró hoy en un comunicado su "alivio" por la decisión judicial que permitirá "el regreso a casa" de Kelly y de su esposa, después de lo que calificó como "tres largos años para la familia".

Ghosn logró escapar de Japón hace más de dos años sorteando controles aeroportuarios ocultándose en una maleta para instrumentos musicales, y fue traslado en un avión privado que lo llevó hasta el Líbano haciendo escala en Turquía, pese a que el directivo tenía prohibido salir de Japón en virtud de las condiciones de su fianza.

El expresidente de la alianza Nissan-Renault, quien posee triple nacionalidad (francesa, brasileña y libanesa), permanece en el Líbano, país que no cuenta con tratado de extradición con Japón, y mantiene que fue víctima de un complot orquestado por el fabricante automotor japonés y el Gobierno nipón para defenestrarlo.

Asimismo, otros dos ciudadanos estadounidenses que ayudaron a Ghosn en su fuga del país asiático fueron condenados el pasado julio a entre ocho meses y dos años de cárcel en Japón, tras ser extraditados a este país por las autoridades estadounidenses.

Acerca de ProfesionalesHoy 41706 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy