El BoJ mantiene su política monetaria por la debil inflación y la guerra en Ucrania

Tokio, 18 mar (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) optó este viernes por mantener sin cambios su política monetaria, en vistas de que la inflación se mantiene débil y lejos de su meta y la incertidumbre sobre perspectivas económicas alimentada por la guerra en Ucrania.

Al término hoy de su reunión mensual de dos días el banco central japonés aprobó por mayoría mantener su tasa de interés a corto plazo en el -0,1 % y seguir comprando bonos estatales nipones para que su rendimiento a 10 años se mantenga en torno al 0 %, y facilitar así los préstamos a pymes y hogares.

La entidad seguirá comprando activos como fondos cotizados en bolsa hasta un importe máximo anual de 12 billones de yenes, unos 91.200 millones de euros.

Entre los factores que esgrimió para optar por su inmovilismo el BoJ citó la persistencia de la pandemia de covid-19, que ha estado lastrando el consumo doméstico (uno de los componentes de mayor peso en Japón) y con ella la inflación, y la invasión rusa de Ucrania.

"La evolución de la covid-19, incluyendo sus variantes, y su impacto en las economías nacional y extranjeras siguen mereciendo atención. Además, hay incertidumbres extremadamente altas sobre cómo la situación que rodea a Ucrania va a afectar a las actividades económicas y a los precios en Japón", destacó en su informe.

La tendencia de la economía japonesa ha sido de recuperación, "sin embargo, tras la invasión de Rusia a Ucrania los mercados financieros y de capital globales han estado volátiles y los precios de materias primas como el petróleo han aumentado considerablemente, y la evolución futura merece atención", añadió.

El empleo y los salarios se han mantenido "relativamente débiles en general" y la recuperación del consumo privado se ha pausado, especialmente en el sector servicios, por el más reciente resurgimiento de contagios de covid, ya a la baja en el país.

El banco central espera que aunque la economía japonesa se vea afectada por un encarecimiento de las materias primas, el consumo y los precios se recuperen progresivamente.

El objetivo inflacionario del 2 % de la entidad se mantiene lejos. En 2021, los precios en Japón bajaron un 0,2 %.

En lo que se refiere al pasado febrero, el índice de precios al consumo (IPC) nipón subió un 0,6 %, su sexto mes de incremento, impulsado por la subida de los costes energéticos.

El BoJ espera que esta tendencia alcista se mantenga y reiteró su compromiso ante la potencial adopción de estímulos adicionales para lograr su meta de inflación y mantenerla estable en dicho nivel.

Acerca de ProfesionalesHoy 41704 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy