La OIT elige al togolés Houngbo para liderar los esfuerzos por un empleo decente

Ginebra, 25 mar (EFE).- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) eligió hoy como su nuevo director general al togolés Gilbert Houngbo, quien será el primer africano en ocupar este cargo y tendrá la misión de acompañar a los Estados en sus esfuerzos de recuperación del empleo en condiciones decentes tras la pandemia.

En sus primeras palabras tras su elección, el exprimer ministro de Togo (2008-2012) dijo que continuará en la senda de los esfuerzos realizados en la última década por su predecesor, el británico Guy Ryder, para "poner a la OIT en el centro de la agenda de las políticas globales en pos del trabajo decente y la justicia social".

Otro de los desafíos de la organización será contribuir a que el empleo se adapte a las necesidades de la Cuarta Revolución Industrial, dominada por la robotización y la inteligencia artificial.

La elección de Houngbo, de 61 años, se realizó en el Consejo de Administración de la OIT, un órgano compuesto por 56 países y que es el encargado de tomar las decisiones en los periodos entre las asambleas anuales de la organización, que integran un total de 189 Estados.

La gran particularidad de la OIT en relación con cualquier otra organización internacional es que no está sólo formada por Estados, sino que también la integran representantes de los sindicatos de los países y las patronales, que participan en las discusiones con voz y voto.

El proceso de elección del director general se hizo por votación y fue expeditivo, lo que muestra que la candidatura del africano generaba un fuerte consenso.

Sus rivales eran la francesa Muriel Pénicaud, quien había recibido el respaldo de la Unión Europea, el australiano Greg Vines, el sudafricano Mthunzi Mdwaba y la surcoreana Kang Kyung-wha.

MILES DE MILLONES DE TRABAJOS PRECARIOS

En su primer discurso como director general electo, para el que usó el francés, el inglés y el español, Houngbo prometió consagrar su mandato de cinco años a los cientos de millones de personas que no han alcanzado las condiciones de un trabajo digno.

"Mi mente está ahora en los 4.000 millones de personas que no tienen acceso a la protección social, los más de 200 millones que están desempleados, los 160 millones de niños sometidos a explotación y a los 1.600 millones de hombres y mujeres que trabajan en el empleo informal", dijo Houngbo.

También recordó a las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, que resultaron tan castigadas durante la pandemia a causa de los confinamientos y otras medidas sanitarias, y que en algunas latitudes sufren los problemas añadidos del cambio climático y los conflictos.

El 2020 la pandemia y las medidas sanitarias para contenerla produjeron una reducción de las horas de trabajo equivalentes a 255 millones de puestos de trabajo en el mundo, una cifra que aunque se redujo siguió siendo alta en 2021 (125 millones).

"Afrontamos momentos turbulentos en la historia, de gran incertidumbre para el mundo del trabajo, pero la OIT tiene la misma obligación que hace un siglo, la de insistir en los principios básicos de paz, justicia social y solidaridad", aseguró.

AMPLIA EXPERIENCIA MULTILATERAL

Houngbo ocupaba hasta ahora la presidencia del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, entre 2013 y 2017 fue director general adjunto de la misma OIT y antes de ser el jefe de Gobierno de su país ocupó cargos de responsabilidad en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El 1 de octubre asumirá el mando de la organización más antigua del sistema de Naciones Unidas (es anterior a ésta, ya que fue creada en 1919).

Con Houngbo, tres de los principales organismos con sede en Ginebra estarán dirigidos por líderes africanos, ya que actualmente la Organización Mundial de la Salud es responsabilidad del etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus y la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala encabeza la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Aunque mis orígenes son africanos mi perspectiva es global", aseguró el director general electo, quien no obstante agradeció a la Unión Africana el apoyo que le brindó y recordó que cuando en 1919 se creó la OIT ningún país africano participó en la redacción de su Constitución.

Antonio Broto

Acerca de ProfesionalesHoy 41587 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy