Plan de choque a la inflación en Portugal con ayudas a familias y empresas

Lisboa, 8 abr (EFECOM).- Portugal combatirá la inflación con un paquete de ayudas a familias y empresas para hacer frente al encarecimiento de la energía y la alimentación, que incluye medidas como rebajas fiscales para los combustibles, una prestación para los más vulnerables y apoyos a la producción.

Este plan de choque a la inflación es la primera tarea acometida por el nuevo Gobierno socialista de António Costa, que entró hoy en plenas funciones tras superar el último trámite que le restaba, presentar su programa para la legislatura ante el Parlamento.

El primer ministro anunció en la Cámara las principales medidas de un paquete destinado a combatir los efectos de la guerra de Ucrania, que se basa en cuatro ejes: contener los precios de la energía, proteger a las familias vulnerables, apoyar a las empresas y acelerar la transición energética.

REBAJA FISCAL PARA CARBURANTES

El Gobierno luso aplicará una rebaja en el impuesto sobre los productos petrolíferos (ISP) para crear un efecto equivalente al que tendría reducir el IVA al 13 %, a la espera de que Bruselas decida si autoriza cambios en este último tributo.

También mantendrá los mecanismos que ya estaban en vigor para compensar la recaudación extra que tiene el Estado por el encarecimiento de los combustibles, y prolongará la suspensión del aumento de la tasa de carbono hasta el 31 de diciembre.

A estas medidas se suma la propuesta que Portugal y España presentaron a la Comisión Europea para establecer un tope al coste del gas para la producción eléctrica, que supondría un ahorro de 690 millones de euros para familias y empresas lusas, según Costa.

El Ejecutivo también va a ampliar a todas las familias que reciben cualquier prestación mínima el pago de una ayuda para la cesta de la compra y el gas butano, que hasta ahora sólo beneficiaba a los hogares que tienen la tasa social de energía.

APOYOS A EMPRESAS

El plan del Ejecutivo luso prevé también que el Estado "soporte" parte del aumento de los costes por gas y electricidad de las empresas electrointensivas -que consumen mucha energía-, así como una flexibilización fiscal para los sectores más vulnerables, como agricultura, pescas y transporte.

Asimismo se aplicará al tercer sector un descuento de 30 céntimos por litro de gasolina, del que ya se beneficiaban autobuses, taxis, VTC y transporte de mercancías.

Para la agricultura y la pesca habrá además una exención temporal del IVA de los fertilizantes y los piensos, una reducción del ISP sobre el gasóleo agrícola hasta final de año y una partida de 18,2 millones de euros para mitigar el aumento de costes.

Con el objetivo de acelerar la transición energética, se "simplificarán los procedimientos" para la descarbonización de la industria y la instalación de paneles solares y se reducirá a la tasa mínima del 6 % el IVA de los equipos eléctricos que permitan una menor dependencia del gas para las familias.

MOMENTO "EXTREMADAMENTE DIFÍCIL"

Este paquete de medidas busca afrontar la escalada de precios que golpea a Portugal en un "momento extremadamente difícil", admitió este viernes el nuevo ministro de Economía luso, António Costa Silva.

"Estamos preocupados con el corto plazo", señaló el ministro, que prometió un "esfuerzo extraordinario" del nuevo Ejecutivo para hacer frente a la situación.

La inflación en Portugal subió hasta el 5,3 % en marzo respecto al mismo mes del pasado año, 11 décimas más que en febrero y "el valor más elevado desde junio de 1994", según datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística luso, que divulgará el dato definitivo la próxima semana.

Costa señaló que esta inflación tiene un "origen externo" y "coyuntural", pero el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, fue más cauto.

"La esperanza es que sea coyuntural y corto. La realidad, ya se verá", dijo este viernes en declaraciones a periodistas.

Paula Fernández

Acerca de ProfesionalesHoy 41714 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy