El IPC chino sube un 1,5 % en marzo por las materias primas y los rebrotes

Shanghái (China), 11 abr (EFE).- El índice de precios al consumidor (IPC), el principal indicador de la inflación en China, subió un 1,5 % interanual en marzo, mes en el que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, moderó su avance al 8,3 %.

Ambos indicadores, divulgados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), superaron lo esperado por los analistas, que pronosticaban un avance del 1,2 % interanual para los precios al consumidor y del 7,9 % para los mayoristas.

El IPC había avanzado un 0,9 % interanual en febrero, mes en el que el IPP subió un 8,8 %, por lo que los datos de marzo son 0,6 superior en el caso del primero y 0,5 puntos inferior en el del segundo.

En el global de 2021, los precios al consumidor se habían incrementado en un 0,9 % y los mayoristas, en un 8,1 %.

ENCARECIMIENTO DE LAS MATERIAS PRIMAS

Según la ONE, en ambos casos afectó la subida de los precios internacionales de las materias primas, y en el caso del IPC también lo hicieron los rebrotes de la covid-19 que actualmente están causando cifras de contagio no vistas en el país asiático -que sigue apostando por una estrategia de 'covid cero' que se traduce en importantes restricciones- desde hacía dos años.

Sin embargo, la evolución en la comparación con los datos del mes anterior en lugar de la interanual es diferente: el IPC no experimentó variación alguna frente a febrero, mientras que en ese mes había crecido un 0,6 % al medirse a enero, y el IPP subió un 1,1 %, 0,6 puntos más que en el mes anterior.

En el caso de los precios mayoristas, Sheana Yue y Julian Evans-Pritchard, analistas de la consultora británica Capital Economics, aseguran que la reducción en los datos de la medición interanual “enmascararon” la subida de los precios en marzo debido a los efectos de la base comparativa.

De hecho, estos expertos subrayan que el avance intermensual fue el más alto desde el pasado mes de octubre, y lo achacan al repunte de los costes del petróleo, el gas y el mineral de hierro.

En los precios al consumidor, los principales protagonistas volvieron a ser el combustible para transporte (+24,1 % interanual) por la parte inflacionista, y por la deflacionaria la carne de cerdo (-41,4 %), que sigue reduciendo sus precios ante la recuperación de la piara nacional tras la epidemia de peste porcina africana que se saldó con la muerte de millones de gorrinos desde mediados de 2018.

IMPACTO “LIMITADO” DE LOS CONFINAMIENTOS

Durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), celebrada a principios de marzo, el Gobierno volvió a marcarse un límite oficial de un 3 % para el avance del IPC en 2022.

A este respecto, Capital Economics asegura que la debilidad de la demanda de consumo supondrá que sea “improbable” que el indicador supere la citada cifra.

“Dudamos que la inflación se vaya a convertir en una gran limitación para la política monetaria en el caso de China”, apuntan Yue y Evans-Pritchard.

En el caso concreto del IPP, los analistas destacan que los precios de los bienes de consumo duraderos se mantuvieron estables y que, de hecho, los de la electrónica siguieron bajando, lo que significaría que, con las cifras oficiales en la mano, el impacto de los confinamientos por los rebrotes en las principales zonas manufactureras fue “limitado” en marzo.

Sin embargo, la incertidumbre a nivel internacional derivada de la invasión rusa de Ucrania mantendrá elevados los precios de las materias primas a corto plazo, aunque la consultora recuerda que lo más probable es que el IPP caiga en los próximos trimestres por el efecto de base, ya que se comparará con los de la segunda mitad de 2021, que marcaron máximos desde 1995.

Acerca de ProfesionalesHoy 41676 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy