La subida del precio de la energía y la inflación marcan este Primero de Mayo

Redacción Internacional, 1 may (EFE).- Trabajadores de todo el mundo celebraron este domingo la festividad del Primero de Mayo, en una atmósfera condicionada por el fuerte incremento de los precios de la energía y la subida de la inflación, producto de la invasión rusa de Ucrania, y en algunos países con incidentes.

Miles de trabajadores se manifestaron en España convocados por los sindicatos mayoritarios para celebrar el avance de los derechos laborales, aunque pidieron subidas salariales y otras medidas para compensar los perjuicios de la inflación.

En la manifestación de Madrid, los líderes sindicales advirtieron de que "queda mucho por conseguir", por ejemplo en relación con las causas e indemnizaciones de los despidos, a pesar de la subida del salario mínimo (SMI) y otras medidas adoptadas.

El febrero pasado, el Gobierno pactó con los sindicatos elevar el SMI hasta los 1.000 euros (1.050 dólares) en 14 pagas, negociación que concluyó sin el acuerdo de la patronal.

En Italia, los principales sindicatos, bajo el lema "Al trabajo por la Paz", exigieron medidas para afrontar el encarecimiento de la energía y la inflación, y que apuntalen además la recuperación tras más de dos años y medio de pandemia.

Pidieron además una renovación de los convenios colectivos, acciones contra el cambio climático y, sobre todo, inversiones que ayuden a las familias a paliar la escalada de los precios de la energía.

En Alemania, los actos del Primero de Mayo también se vieron condicionados por la guerra en Ucrania: el canciller Olaf Scholz se llevó en Dusseldorf (oeste) abucheos de algunos sindicalistas cuando defendió la necesidad de enviar armas a ese país y se esforzó en presentar la "solidaridad" con Ucrania como continuación de las políticas sociales en que centró su campaña electoral.

Entre éstas destacó la subida del salario mínimo a 12 euros por hora, una medida que según dijo beneficiará a seis millones de trabajadores en Alemania, aunque el Ejecutivo cuidará de que "siga subiendo" .

Varios miles de personas se manifestaron en Berlín en una veintena de actos distintos salpicados por la capital alemana, en la que fueron desplegados este domingo 5.500 agentes de policía.

En el acto de la central sindical DGB ante la puerta de Brandeburgo, el presidente de la organización, Reiner Hoffmann, condenó la guerra de Ucrania como "ataque al orden de paz europeo y a nuestra democracia", pero advirtió en contra de una escalada armamentística. "Necesitamos ese dinero para las inversiones de futuro en la transformación y para el funcionamiento de nuestro estado social", afirmó.

En diferentes ciudades de Francia se congregaron miles de manifestantes en un ambiente marcado por la inminencia de una coalición de partidos de izquierda para las legislativas francesas de mediados de junio.

En París se registraron, como otros años, disturbios al margen de la manifestación principal, atribuidos a pequeños grupos de radicales encapuchados que rompieron e incendiaron mobiliario urbano, restaurantes de comida rápida o sucursales bancarias.

La manifestación del Día del Trabajo, compuesta por sindicatos y partidos de izquierda, sucede en medio de una creciente fractura social en Francia, achacadas a las medidas del presidente, el liberal Emmanuel Macron, reelegido el pasado domingo para cinco años más.

También hubo algunos incidentes en Bélgica. En Bruselas, algunos vehículos y comercios resultaron dañados durante una manifestación. Según la agencia de noticias Belga, algunas personas aprovecharon la marcha para hacer grafitis con inscripciones como "demasiado caro" o el eslogan "ACAB" (siglas en inglés de "Todos los policías son bastardos").

En Turquía, al menos 188 personas fueron arrestadas en Estambul al intentar participar en manifestaciones del Primero de Mayo, prohibidas desde hace años por las autoridades.

La mayoría fueron arrestados cuando trataban de llegar a la plaza de Taksim. Como es habitual desde hace siete años, el Ministerio del Interior ha prohibido a los movimientos obreros celebrar esta festividad en la emblemática plaza, en el centro de Estambul, donde hasta 2012 se reunían cientos de miles de personas para conmemorar este día.

En Moscú, miembros del Partido Comunista y del ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR) celebraron el Primero de Mayo con reivindicaciones sociales y laborales, pero también con alusiones a la campaña bélica en Ucrania y con algunos sindicalistas mostrando su apoyo al Ejército.

Activistas y simpatizantes del Partido Comunista se reunieron en la plaza cerca del monumento a Karl Marx en la Plaza del Teatro portando retratos de Joseph Stalin y Vladímir Lenin, y ondenado banderas.

Con motivo de este Primero de Mayo, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, emitió un mensaje para rendir homenaje a las personas que han huido de la guerra en Ucrania y "reconstruyen sus vidas" en la Unión Europea, en el que recordó que pueden acceder a los mercados laborales europeos "y ver sus capacidades reconocidas".

En Cuba, el tradicional desfile por el Día Internacional del Trabajo regresó este domingo tras dos años suspendido por la pandemia, con una un despliegue masivo y festivo, con decenas de miles de personas coreando consignas y portando carteles a favor del gobierno.

Los participantes comenzaron a desfilar a las 7.00 horas de la mañana (11.00 GMT) por cerca de tres horas, con música cubana y arengas alusivas a la fecha a gran volumen por la megafonía, pasando frente a la tribuna de autoridades, encabezada por el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y su predecesor, Raúl Castro.

Encabezaron la manifestación habanera un bloque de más de 50.000 trabajadores del sector de la Salud Pública y del grupo empresarial estatal BioCubafarma, responsable de la elaboración de las vacunas contra la covid-19 creadas por instituciones científicas de la isla.

En Venezuela, unos 200 trabajadores protestaron en Caracas para exigirle al Gobierno mejores condiciones laborales que incluyan un "salario digno", el respeto a los convenios colectivos y el cese de la "persecución".

"Hoy en Venezuela están conculcados totalmente los derechos, hoy en Venezuela no podemos hablar de salario digno, no podemos hablar de que se discuten los contratos colectivos, no podemos hablar de la seguridad social porque fue prácticamente eliminada", señaló a Efe el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud), Pablo Zambrano.

En el continente africano, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, anunció este domingo una subida del salario mínimo mensual del 12 %, ante el aumento de inflación que ha mermado el poder adquisitivo de la población en la primera economía de África del Este, elevando el salario mínimo mensual de 13.500 chelines kenianos (unos 110,5 euros) a 15.120 chelines (unos 124 euros).

Y en este Primero de Mayo, el papa Francisco tuvo un recuerdo y denunció la muerte de trabajadores en sus puestos,"una tragedia muy extendida, quizá demasiado", advirtió, desde la ventana del Palacio Apostólico y ante cientos de fieles que le escuchaban en la plaza de San Pedro.

"Hoy es la Fiesta del Trabajo. Que sirva de estímulo para renovar el compromiso para que todos y en todos los lados el trabajo sea digno y que desde el mundo laboral venga la voluntad de hacer crecer una economía de paz", dijo tras el rezo del Regina Caeli, que sustituye al Ángelus en tiempo pascual.

Acerca de ProfesionalesHoy 41704 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy