EE.UU. apoya a la ONU para buscar que el cereal ucraniano vuelva al mercado

Naciones Unidas, 16 may (EFE).- Estados Unidos aseguró este lunes que apoya las negociaciones de la ONU con Rusia y Ucrania para tratar de devolver a los mercados internacionales las exportaciones de productos agrícolas -sobre todo cereales- paralizadas por la guerra y que, según la organización, están ya haciendo que aumente el hambre en el mundo.

La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, dijo a los periodistas que su país ha discutido este asunto con el secretario general de la organización, António Guterres, y apoya "todos los esfuerzos para encontrar mecanismos que permitan devolver el cereal ucraniano al mercado".

En los últimos días, Guterres ha subrayado que tanto alimentos como fertilizantes de Ucrania y de Rusia deben volver cuanto antes a circular para evitar que el hambre se multiplique en el mundo y ha apostado por "una acción rápida y decisiva" en este ámbito, en el que está tratando de lograr algún entendimiento entre Moscú y Kiev.

Desde el inicio de la guerra, Naciones Unidas ha avisado repetidamente de que el parón en las exportaciones de cereales y de fertilizantes puede tener un efecto devastador, sobre todo para decenas de países pobres que dependen especialmente de los productos rusos y ucranianos.

El propio Programa Mundial de Alimentos de la ONU compraba hasta ahora a Ucrania la mitad del cereal que utiliza para combatir el hambre en distintas zonas del mundo y ha alertado de que puede tener graves dificultades para reemplazarlo.

La guerra en Ucrania ha contribuido además a un aumento de los precios globales de la comida, perjudicando a la seguridad alimentaria alrededor del globo.

Estados Unidos convocó para este miércoles una reunión ministerial en Nueva York en la que se abordará el problema, que también se tratará en una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU al día siguiente.

Las dos citas estarán presididas por el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Hoy, en una conferencia de prensa previa a las reuniones, Thomas-Greenfield insistió en que la situación alimentaria mundial se ha agravado "como consecuencia de la agresión rusa en Ucrania" y de los "esfuerzos rusos para bloquear las exportaciones ucranianas de trigo".

En ese sentido, subrayó que las amplias sanciones estadounidenses contra Moscú no tocan productos agrícolas y que la guerra es la razón por la que se han frenado las exportaciones de los dos países.

Acerca de ProfesionalesHoy 42161 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy