Sánchez exhibe una España fuerte que resiste el golpe de la guerra en Ucrania

Davos (Suiza), 24 may (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, exhibió este martes ante el Foro Económico Mundial de Davos una España con una economía "fuerte" que resiste mejor que la de otros países europeos las consecuencias de la guerra en Ucrania y que busca liderar sectores como el de los semiconductores.

Si en sus dos anteriores participaciones en Davos había lanzado sendos mensajes de confianza en la economía española, el último de ellos poco después de formar el primer Gobierno de coalición de la actual etapa democrática en el país, en esta ocasión insistió en que los indicadores evidencian que hay motivos para seguir viendo el futuro con optimismo.

Algo que considera que tiene especial relevancia en un momento de incertidumbre como el actual a causa de la guerra en Ucrania y de sus efectos económicos y sociales.

En su intervención ante el plenario del foro dejó claro que ningún país queda libre de verse afectado por esas consecuencias, pero que los resultados "impresionantes" de algunas de las reformas que está impulsando, entre ellas la laboral, demuestran que España "está conteniendo los daños mucho mejor que otras economías".

Así cree que lo constata un crecimiento del 6,4% interanual en el primer trimestre del año, la previsión de crecimiento del 4,3% en 2022, el aumento del empleo, la bajada del déficit fiscal y la recuperación de sectores como el exportador y el turismo.

UNA CARRERA DE FONDO

Además, ante las perspectivas a medio y largo plazo, dijo que los fundamentos de la economía española son aún más fuertes, con instrumentos claves como el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, los fondos europeos Next Generation y la aprobación de los proyectos estratégicos denominados pertes.

El último de ellos el aprobado este mismo martes en España para el sector de los microchips y semiconductores dotado con 12.000 millones de euros de inversión pública.

"Queremos convertirnos en el mejor socio de esa industria y apoyar sus esfuerzos por ampliar y diversificar la producción de microchips para hacer frente a la creciente demanda y a las interrupciones en la cadena de suministro", añadió

Y en ese sentido, apostilló: "España no va a perder la carrera por las tecnologías más avanzadas. Al contrario, queremos situarnos a la cabeza del progreso industrial y tecnológico".

Ese es el mensaje que trasladó también en sus reuniones con los consejeros delegados de cuatro gigantes tecnológicos como Intel, Qualcomm, Micron y Cisco.

Tras esas reuniones, plasmó en las redes sociales lo que pretende: "España inicia una carrera de fondo para convertirse en un referente en la industria de los semiconductores".

Ante los asistentes al plenario, entre ellos los responsables de empresas españolas como Telefónica, Iberdrola, Repsol o BBVA (con los que mantuvo posteriormente una reunión para analizar las expectativas de la presente edición de Davos), Sánchez recalcó que quiere que el país sea igualmente un líder mundial en sostenibilidad.

ESPAÑA COMO ALTERNATIVA ENERGÉTICA

Otro acto del foro, una mesa redonda sobre la seguridad energética en Europa, fue el escenario en el que el presidente del Gobierno también ofreció España como parte de la solución a un problema, el que conlleva el recorte del suministro energético ruso.

Destacó que España representa el 37% de la capacidad total de regasificación de la Unión Europea, y que junto con Portugal alberga alrededor de la mitad del almacenamiento de gas natural licuado de la UE.

Datos que cree que hacen del sur de Europa, y en concreto de España, una alternativa al gas ruso.

Pero existe un inconveniente que lo dificulta, el hecho de que la Península Ibérica es una isla energética y son necesarias interconexiones con el resto de Europa.

Unas interconexiones ante las que lamentó la ausencia de "voluntad política" para impulsarlas. Ese, y no la financiación de estas infraestructuras, cree que es el verdadero obstáculo para que se conviertan en realidad.

Para Sánchez, reducir la factura eléctrica debe ser una de las prioridades de la Unión Europea, y en ese contexto reclamó aumentar la cuota de energías renovables, acelerar las compras conjuntas de gas, diversificar los proveedores y actualizar y modernizar las reglas del mercado europeo de la electricidad.

"No tiene sentido alguno seguir pagando precios tan exorbitantes por el gas que acaban empozoñando el mercado eléctrico y la factura de la electricidad", añadió antes de preguntarse por qué es tan difícil intervenir en el mercado de la electricidad y es fácil hacerlo en el financiero cuando se considera necesario.

Sánchez se dirigió al vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, quien participó en la misma mesa redonda, para plantearle si no creía como él que había llegado el momento de acelerar y cambiar la normativa europea en materia de electricidad.

Timmmermans se mostró de acuerdo en analizar el funcionamiento porque hay disfunciones, pero pidió que no haya decisiones precipitadas, ser cautelosos y avanzar "paso a paso" para adaptarse, aunque reconoció el problema añadido que el sistema actual supone para países como España.

Sánchez, que en sus diversas intervenciones y reuniones en Davos aprovechó para reiterar su apoyo y solidaridad con Ucrania, completó su agenda en el Foro Económico con otra serie de entrevistas políticas y económicas.

Entre ellas, con el consejero delegado del fondo soberano de Singapur Temasek, a la espera de iniciar sus inversiones en España, y con el máximo responsable de Arcelor Mittal, Lakshmi N.Mittal.

El presidente del Gobierno pernoctará en Davos tras participar en una cena de trabajo organizada por Qualcomm junto a medio centenar de representantes de empresas tecnológicas, y emprenderá el miércoles viaje de regreso a Madrid.

José Miguel Blanco

Acerca de ProfesionalesHoy 42157 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy