El Eurogrupo abandona la política de ayudas fiscales generalizadas

Bruselas, 11 jul (EFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, creen que ha llegado el momento de dejar atrás la estrategia de amplias ayudas fiscales con que respondieron a la pandemia en favor de ayudas temporales para los hogares y empresas más vulnerables al aumento de la inflación y la guerra en Ucrania.

"En las condiciones actuales, hay consenso en que apoyar en general la demanda no está justificado y que nuestro foco debería estar en proteger a los más vulnerables", dijo el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, tras una reunión en la que abordaron la situación económica y la orientación de la política fiscal de cara a elaborar los presupuestos nacionales de 2023.

La invasión rusa de Ucrania ha elevado los precios de la energía y las materias primas, impulsando la inflación en la eurozona hasta el 8,6 % en junio y rebajando las perspectivas de crecimiento, lo que aumenta los riesgos para una economía de la eurozona sobre la que también pesan la pandemia y la volatilidad de los mercados financieros.

En este contexto de "alta incertidumbre", el Eurogrupo llama a mantener una política fiscal "ágil" para adaptarse a las circunstancias cambiantes y que se dirija a "preservar la sosteniblidad de la deuda" y "aumentar el potencial de crecimiento", evitando tomar decisiones que aumenten aún más la inflación.

Las medidas fiscales, apunta la declaración acordada por los ministros, "deberían focalizarse en aliviar los problemas de suministros que están frenando nuestras economías" y priorizar las reformas estructurales e inversiones en la transición verde y digital, en particular para ganar independencia energética.

Pero en el capítulo energético advierten de que las bajadas generalizadas de impuestos e impuestos especiales que se adoptaron para mitigar el impacto del rápido aumento de los precios a nivel nacional, "deberían ser temporales" y "ajustarse cada vez más para dirigirse hacia los más vulnerables".

"No podemos salir de los altos precios de la energía a base de gastar y por eso nos centramos en la importancia del apoyo específico y en invertir en soluciones duraderas en términos de renovables y eficiencia energética", dijo Donohoe, en línea con lo expresado por varios ministros al inicio a su llegada al encuentro.

La vicepresidenta española de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, destacó que entre los socios hay "consenso" sobre la necesidad de responder de forma "coordinada y unidad" a la crisis generada por la guerra y la inflación, pero también sobre que estos retos son diferentes a los planteados por la pandemia.

"Frente a bajadas de impuestos generales o medidas de corte global, es necesario adoptar medidas que se adapten y se orienten al apoyo a los colectivos y sectores más afectados y medidas que sean coherentes con nuestros objetivos a medio plazo, tanto de responsabilidad fiscal como de impulso a la transición energética", aseguró.

También su homóloga holandesa, Sigrid Kaag, defendió que no se pueden seguir adoptando "paquetes de compensación" frente a las subidas de precios y "todos los países tienen que ser prudentes en sus finanzas públicas", pero al mismo tiempo hay que prestar atención a "quienes no llegan a fin de mes" y actuar de forma "concertada".

"El mensaje es que (los países) diferencien sus políticas fiscales según el nivel de deuda y concentren las medidas en aquellas específicas y temporales. No podemos tener medidas universales y perennes para atajar la crisis de la energía, esto perjudicaría también a nuestra transición climática", señaló por su parte el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

El político italiano recordó que el Ejecutivo comunitario ha recomendado a los países muy endeudados que adopten políticas fiscales "prudentes" y que el hecho de que las reglas fiscales vayan a seguir suspendidas en 2023 "no es una llamada a la barra libre fiscal".

El debate sobre el rumbo de la política presupuestaria para el año próximo se produce en vísperas de que la Comisión actualice el jueves sus previsiones económicas para la eurozona y la UE, de las que se espera una revisión a la baja para este año "e incluso más el año que viene" del crecimiento y al alza de la inflación, según dijo el vicepresidente económico Valdis Dombrovskis antes de la reunión.

Bruselas ya rebajó en mayo su estimación de crecimiento del PIB este año al 2,7 % tanto para el área del euro como para la UE en mayo, mientras que elevó la de inflación al 6,1 % y 6,8 %, respectivamente.

Acerca de ProfesionalesHoy 42531 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy