Crece el pesimismo en Croacia por la llegada del euro en medio de la crisis

Zagreb, 4 sep (EFE).- Mientras el euro se hunde a sus mínimos en veinte años y la inflación en la eurozona sigue creciendo, Croacia sigue dando pasos para adoptar la moneda única el próximo 1 de enero, en un ambiente de creciente pesimismo entre la población.

A partir de mañana lunes, todos los precios deberán aparecer tanto en kunas, la moneda nacional, como en euros, para que los croatas vayan acostumbrándose a los nuevos valores y para impedir engaños y alzas injustificadas.

"La doble indicación de los precios posibilitará a los consumidores detectar más fácilmente a los comerciantes y compañías que aumenten injustificadamente los precios al convertirlos en la nueva moneda", explica el Gobierno.

El cambio, de 7,53 kunas por euro, fue fijada el pasado 12 de julio pasado cuando el Consejo de la Unión Europea (UE) aprobó formalmente que Croacia sea el miembro número veinte de la eurozona.

El Gobierno insiste en que con la adopción del euro, y con la esperada pronta entrada en el área Schengen, de libre circulación, Croacia completa su integración europea, tras entrar en la UE en 2013, diez años después de haber presentado su candidatura en 2003.

BAJA EL APOYO AL EURO

Sin embargo, solo un 55 % de croatas, siete puntos menos que el año pasado, apoyan la introducción del euro, según un informe del Eurobarómetro publicado en junio, mientras que el 81 % teme que con la moneda única aumente el coste de vida.

Ya hoy hay una gran confusión con los precios, debido a la inflación récord del 12,7 % que marcó Croacia en julio, y que algunas asociaciones de consumidores denuncian que aumentará con el euro.

"Los alimentos básicos ya han subido entre el 20 % y el 30 %. La vida es difícil ya ahora. Ha desaparecido prácticamente la clase media", afirma a Efe Tomislav Loncar, secretario de la Asociación croata para la protección de los consumidores (HUZP).

El país de 3,8 millones de habitantes figura entre los países más pobres de los 27 miembros de la UE, con el cuarto PIB por cápita en paridad de poder adquisitivo (PPA) más bajo del grupo, solo por encima de Bulgaria, Grecia y Eslovaquia.

"Creemos que la transición al euro contribuirá a que los precios sigan disparándose", opina, por su parte, Gordana Lukic, directora de la Organización de protección de los consumidores (ROZP).

Esas dos organizaciones participan en un programa del Gobierno destinado a evitar alzas injustificadas de los precios.

Su tarea será controlar los precios de más de 50 productos y servicios y publicarán sus resultados cada mes. Si hay desviaciones muy grandes, podrán incluso denunciar ante la Fiscalía.

"Esperamos que la publicación de quienes cometen irregularidades contribuya a que vayan desistiendo de las alzas injustificadas", explica Lukic.

EL PEOR MOMENTO PARA EL EURO

Ljubo Jurcic, profesor emérito de la Universidad de Zagreb y exministro de Economía, pronostica en declaraciones a Efe que los precios se dispararán tras la introducción del euro, aunque no descarta una posterior deflación, y prevé que caerá el nivel de vida.

"El momento para la transición es el peor desde el nacimiento del euro. En situaciones como ésta, de guerra, alta inflación, sequía o turbulencias geopolíticas, el instrumento más potente del Estado para contrarrestar los contratiempos es la moneda propia, y Croacia justo renuncia a ella", opina.

Añade que "los ciudadanos empobrecerán seguramente en esta crisis económica, y más, adicionalmente, debido a la introducción del euro".

OPTIMISMO DEL GOBIERNO

Sin embargo, muchos otros analistas coinciden con el argumento del Gobierno de que la economía croata se verá beneficiada, ya que está muy vinculada al euro, por la llegada de turistas, las relaciones comerciales con países de la eurozona.

De hecho, es habitual ya que las operaciones de compra venta de pisos o coches se fijen en euros.

El Gobierno recuerda que en otros países el efecto de la introducción del euro sobre la inflación fue de una media del 0,23 puntos porcentuales, e insiste en que en Croacia el impacto será parecido.

El primer ministro, el conservador Andrej Plenkovic, asegura que al entrar en el círculo de los países más desarrollados, Croacia disfrutará de un mejor apoyo, justo en situaciones de crisis.

"La entrada en la eurozona permitirá a la economía tipos de interés más bajos, mayor resistencia ante las crisis y mayor competitividad, a la vez que elevará la calificación política, económica y financiera de Croacia", aseguró recientemente.

Vesna Bernardic

Acerca de ProfesionalesHoy 42840 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy