Nautical

Home / Actualidad / Nuevos retos para la ingeniería en tiempos de cambio en el sector naval

Nuevos retos para la ingeniería en tiempos de cambio en el sector naval

El Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques (BWM), que ha entrado en vigor el ocho de septiembre del presente año, es el último ejemplo de los cambios normativos en el sector naval.

Afrontar un panorama cada vez más cambiante a nivel de regulaciones, saliendo además de un largo periodo de crisis en el sector, es un desafío que obliga a diseñar buques de cada vez mayor valor añadido.

Otro ejemplo es la creciente preocupación por la conservación del medio ambiente que se está instalando en nuestra sociedad. Por ello la OMI, como organismo regulador, está impulsando desde hace tiempo medidas para reducir el impacto del negocio marítimo sobre nuestro planeta.

Para ello se han venido dando pasos progresivos en esta dirección. Se ha empezado limitando las emisiones producidas en zonas medioambientalmente sensibles como el Mar Báltico, y se seguirán haciendo extensibles dichas limitaciones a más zonas según avanza la regulación.

El horizonte 2020 marca importantes retos en la reducción de emisiones, tanto de SOx como de NOx (TIER 3 y límite de emisiones de SOx < 0.5%). Esto nos lleva a implantar nuevas tecnologías a bordo, como por ejemplo los catalizadores, con su correspondiente impacto en el proyecto, o el uso de combustibles novedosos en el sector, como puede ser el LNG, que lleva asociada también una normativa novedosa, el IGF.

Gas Natural Licuado

Debido a su menor impacto medioambiental y su alta eficiencia energética, el Gas Natural Licuado (GNL) se ha convertido a una alternativa ambiental y económicamente atractiva, que está empezando a introducirse en un territorio reservado hasta ahora al combustible tradicional.

La implantación de esta tecnología en el sector naval obliga a una serie de transformaciones en infraestructuras de los puertos, que han de garantizar el abastecimiento.

Un ejemplo novedoso de esto es el nuevo buque que la naviera Suardiaz operará realizando labores de bunkering para cepsa. Este barco, diseñado por Cintranaval, y cuya construcción se está llevando a cabo en Astilleros Zamakona, es el primer buque LNG Ready destinado al bunkering que se fabrica en Europa. El buque se adapta perfectamente a las necesidades actuales del mercado debido a sus tanques de HFO y MDO. El diseño de Cintranaval ofrece formas optimizadas no demasiado habituales en este tipo de embarcaciones y cumple con MLC2006 (Maritime Labour Convention, 2006), lo que garantiza las condiciones de trabajo y de vida a bordo de la tripulación.

Control y gestión del agua de lastre

Otra normativa en materia medioambiental que afecta al conjunto de la flota es, como se ha comentado al principio, el Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques (BWM).

Esta norma es puesta en vigor por la OMI tras demostrarse que en muchas partes del mundo los efectos de la introducción de nuevas especies han sido devastadores. El tráfico marítimo estaba contribuyendo de alguna forma a este problema especialmente con el espectacular aumento del mismo las últimas décadas. Cintranaval tiene especial consideración para poder prevenir la transferencia de organismos garantizando el cumplimiento de esta normativa.

La creciente conciencia medioambiental no sólo afecta a la normativa, sino que los países están prestando especial atención a actividades como la investigación pesquera y el control medioambiental. Cintranaval, gracias a su filosofía de proyectos personalizados, está especialmente adaptada a este tipo de buques. De hecho, en la actualidad está desarrollando el diseño de un FRV (Fishing Research Vessel) de treinta y seis metros de eslora para el gobierno de Malasia.

Condiciones laborales

No sólo ha habido evolución en lo que a materia medioambiental se refiere, la seguridad y las condiciones laborales cada vez son más tenidas en cuenta. En esta línea, el cumplimiento con MLC2006 (Maritime Labour Convention 2006) es cada vez más habitual incluso en buques de reducidas dimensiones. Ejemplo de esto son los remolcadores fruto de la colaboración de Cintranaval con Astilleros Armón para el armador español RUSA, o los construidos en Bogaziçi Shipyard, también con proyecto de Cintranaval, para el armador alemán Bugsier, cuya habilitación fue diseñada para cumplir con dicha normativa.

Pero los cambios relativos a la seguridad van más allá del cumplimiento de esta normativa. Una muestra podría ser la especial atención que se le presta al remolque, ya que debido al creciente tamaño del los buques mercantes y a las velocidades a las que se realizan las asistencias, las operaciones conllevan un mayor riesgo. Para este propósito los armadores de remolcadores requieren embarcaciones que cada vez desarrollen un mayor tiro a punto fijo y un mejor comportamiento en la escolta. No ajeno a esta realidad, el equipo de Cintranaval ha desarrollado un método particular para el estudio del comportamiento del remolcador en escolta y tiene a gala haber recibido el «2014 Work Boat World Best Escort Tug Designer» por el diseño del «Tribilin» construido en Bogaziçi Shipyard para el armador ioed.

Sector pesquero

Tampoco el sector pesquero es ajeno a esta realidad. En este sector Cintranaval es un referente en diseño de grandes atuneros congeladores, con 92 unidades construidas, y colabora en un programa de I+D+i para el desarrollo de nuevas formas para estos buques que mejoren sus condiciones de navegación. Este desarrollo permitirá mejorar la vida a bordo y realizar las labores de pesca en condiciones más seguras, incluso en condiciones climatológicas adversas, contribuyendo al continuo desarrollo del estado del arte.

También en el sector pesquero, la oficina española participa, en colaboración con el Astillero Nodosa Shipyard, del diseño de buques arrastreros para operar en el Océano Atlántico, donde una vez más la seguridad de tripulación y del buque son factores a los que se les presta una especial atención. Tal es el caso del arrastrero de 74m actualmente en construcción para la armadora Grupo Pereira.

Retos

Siguiendo el reto constante de abrir nuevos mercados al que se enfrenta el sector naval español, el Foro Marítimo Vasco, en su papel de cohesionador del sector, tiene como uno de sus proyectos el de introducir a las empresas vascas en el sector de los remolcadores fluviales en las hidrovías americanas. Cintranaval, gracias a su experiencia en el diseño de remolcadores, está embarcada en este proyecto en el que la personalización se adivina como un factor determinante.

En suma, no son pocos los retos a los que se enfrenta el sector naval. Cada día la competencia es mayor y el mercado más exigente. Por ello, apoyarse en ingenierías que trabajen en el estado del arte actual y que además sean capaces de realizar proyectos personalizados, es la mejor garantía para poder mantener el nivel de competitividad necesario que exige el mercado.

Suscrbete

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación analiza con las CCAA las medidas del Plan plurianual para los recursos demersales en el Mediterráneo occidental

La directora general de Recursos Pesqueros, Isabel Artime, se reunió el pasado 21 de mayo …

Publicidad

Hawke

Iguazuri
Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública