SMM

Home / AA En Portada / Retos marítimos para un nuevo gobierno

Retos marítimos para un nuevo gobierno

Por: Juan Díaz Cano, presidente de la Real Liga Naval Española

Hace escasas fechas, y de un modo un tanto inesperado, un nuevo ejecutivo ha tomado las riendas del poder. Con tan escaso y complicado apoyo parlamentario mucho nos tememos que este gobierno deambule por la realidad de nuestro sufrido sector marítimo como alma que lleva el diablo sin dejar poso alguno. Será éste seguramente otro gobierno que pase sin pena ni gloria para desgracia del país y del sector.

Pedir a estas alturas a un gobierno socialista una apertura y una mayor liberalización del sector no pasa de ser un gratuito brindis al sol, máxime cuando un partido conservador como el que sustentaba al anterior gobierno tampoco hizo nada en este sentido. Parece que nuestro país se encuentre condenado a repetir modelos obsoletos y caducos que nadie se atreve a cambiar.

Mientras el resto del mundo avanza hacia modelos de gestión de tinte liberal, el sector marítimo español parece aferrarse a rígidos esquemas fruto de la planificación impuesta por gobiernos para los que el sector marítimo no deja de ser más que una china en el zapato.

Un nuevo modelo marítimo

El modelo marítimo actual arrastra más de 30 años de obsolescencia en los que nuestra clase política ha sido incapaz de romper con una transversalidad administrativa que impide el desarrollo pleno de un sector que representa el 7% del PIB nacional. Nuestros puertos viven esclavos de un esquema administrativo en el que unos extraños entes llamados Autoridades Portuarias forman parte del Ministerio de Fomento, pero con vida propia y autónoma dentro del mismo. Ello conlleva el nirvana de la función pública: mayor masa funcionarial, exagerados salarios de sus presidentes, inversiones descontroladas, falta de proyecto y visión de conjunto, control político en los nombramientos, opacidad contable, etc.

Configurar un nuevo modelo portuario exigiría, además de reformar la estructura de las Autoridades Portuarias, proceder a una liberalización de los servicios portuarios y abordar seriamente, y de una vez por todas, el problema de la estiba. Problema ante el que el último gobierno mostró su cara más asustadiza y vergonzante.

Nuestra Marina Mercante precisa, sí o sí, de una revitalización que sólo el REBECA y una decidida apuesta gubernamental por nuestros navieros podría asegurar. Sin la existencia de un marco estable y favorable nuestros armadores seguirán abanderando sus buques allende nuestras fronteras, lo que seguirán incidiendo negativamente en una, por la Administración española, olvidada y deficitaria balanza de fletes.

Por lo que respecta a nuestra Marina deportiva mucho me temo que el nuevo gobierno socialista no sea capaz de vender la necesidad de reactivarla a través de la eliminación del impuesto de matriculación y la necesidad de una mayor flexibilidad en los trámites administrativos que conlleva la tenencia de una embarcación.

Respecto a la Marina de pesca tampoco parece que las cosas vayan a cambiar mucho. La aparente solvencia del nuevo ministro chocará seguramente con la débil presencia de España en los foros comunitarios donde se decide el futuro de nuestra pesca.

En cualquier caso, y como cualquier esquema, modelo o política siempre admite la posibilidad de empeorar, tal vez sea mejor que, a la espera de otros futuros más prometedores, las cosas sigan como las dejó el anterior gobierno. Para ello nada mejor que aplicar el famoso aserto lampedusiano en boca del joven Tancredi: si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie.

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Comienza la VIII Semana Naval

Organizada por la Armada Española, del 20 al 30 de septiembre, tendrá lugar la celebración …

Publicidad

Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública