Nautical

Home / AA En Portada / “Cuando estás navegando por el mundo, te das cuenta de muchas cosas de lo que aquí no somos conscientes. Una de ellas es que en España se navega muy poco y de que no cuidamos el entorno todo lo que deberíamos”

“Cuando estás navegando por el mundo, te das cuenta de muchas cosas de lo que aquí no somos conscientes. Una de ellas es que en España se navega muy poco y de que no cuidamos el entorno todo lo que deberíamos”

Entradilla: El universo marítimo se compone de numerosos segmentos que dan forma a una industria transversal y versátil. En este sentido, la limpieza de costas o la náutica deportiva, se sitúan como piezas fundamentales a la hora de cuantificar la repercusión de un sector en constante cambio.
Theresa Zabell, ganadora de dos medallas de oro olímpicas en vela y presidenta de la Fundación Ecomar, nos relata su experiencia como amante y profesional del mar y las costas.

¿Cuándo se dio cuenta de su pasión por el mar?

La verdad es que de muy pequeña. Íbamos en familia a un club de playa y a mí me encantaba el mar. Había algunas personas que tenían unos pequeños barcos de vela y cada vez que los bajaban para llevarlos hacia el mar, yo me sentaba en la arena a ver cómo los preparaban, esperando que me invitasen a dar una vuelta. Era una especie de pasión / obsesión.

¿Cómo fue el momento en el que decide dedicarse profesionalmente a la vela?

Profesionalmente bastante tarde. Aunque hice un curso y me puse a navegar, consciente de que eso era mi pasión, había que tener en cuenta que por aquel entonces no se apoyaba la vela femenina ni en España, ni en otros muchos países.

La vela, al igual que otros muchos deportes, no tenía trayectoria a nivel femenino. No lo digo como una crítica, sino como reflejo de los tiempos que se vivían.

Con 15 años gano mi primer campeonato de España femenino. Los chicos que ganaban, o incluso quedaban en segundo o tercer puesto iban al campeonato del mundo, y yo no.

Entonces se me ocurre buscar fondos suficientes para empezar a ir. Pero dedicarte profesionalmente a ello, era algo que ni te planteabas, era imposible.

Una vez que meten la vela dentro de los Juegos es cuando empieza a haber presupuesto para que las mujeres vayan. Gracias a eso, y a que coincide que Barcelona organiza los Juegos del 92, España toma un cambio grande en cuanto al apoyo a los deportistas.

En el 86 me voy a Barcelona a preparar los Juegos y es cuando empiezo a dedicarme casi exclusivamente a navegar.

¿Qué ha supuesto para usted la participación en los Juegos Olímpicos y la obtención de las medallas?

Para mí supuso, sobre todo, la realización de un sueño. Hay que tener en cuenta que cuando tengo 11 años, descubro lo que es mi sueño en la vida, que en ese momento era casi imposible.
Sentada en un sofá descubro lo que son los Juegos Olímpicos. No tenía ni idea de qué eran y de repente veo eso. Ese verano estoy en Inglaterra en una casa y el señor de la casa se sienta conmigo en un sofá y me explica qué son. Esa tarde, sentada en ese sofá, decido que mi sueño en la vida es estar en los juegos Olímpicos.

No navegaba todavía. Hacía atletismo y me imaginaba, en todo caso, corriendo. Pero debido al asma, fue cuando empecé a navegar.

¿Qué le impulsó a crear la Fundación Ecomar?

Cuando estás navegando por el mundo, te das cuenta de muchas cosas de lo que aquí no somos conscientes. Una de ellas es que en España se navega muy poco y de que no cuidamos el entorno todo lo que deberíamos, y eso que tenemos un entorno realmente privilegiado, con 8.000 km de litoral y un clima maravilloso, que permite que se pueda navegar todos los días del año.

Yo creo que todos los que hemos sido tan privilegiados como para ver cumplidos todos nuestros sueños, como ha sido mi caso, no ha sido fruto de la casualidad.

Cuando tu acabas tienes el deber moral de devolver algo para que otras personas puedan ver cumplidos sus sueños. Y ahí fue donde nació Ecomar.

Por un lado, para ayudar a que niños españoles pudiesen dedicarse al mundo del mar y aprender lo que son los deportes náuticos y agrandar el abanico de personas que conocen el mundo del mar.

Por otro lado, educarles en cómo cuidar nuestro entorno. Saber cuál es la faceta medioambiental.

Uno de los temas que más preocupan en el sector es la falta de educación y vocación que niños y jóvenes reciben sobre el mar, ¿qué aporta Ecomar en este sentido?

Nosotros trabajamos principalmente con niños y creemos que la mejor edad es la de los 10 – 12 años, que es cuando son muy conscientes y muy receptivos. Los niños de esta edad se apasionan con todo.

Muchas veces hemos cogido niños de un colegio de interior, algunos de los cuales nunca habían visto el mar, y de repente han descubierto su pasión.

Posteriormente, algunos se han puesto en contacto con nosotros y nos han comunicado su decisión de embarcarse en estudios relacionados con el mar, gracias a los descubrimientos que experimentaron con los programas de la Fundación Ecomar.

Realmente, esto nos produce una satisfacción especial, porque te das cuenta de que estás influyendo en el posible futuro y felicidad de una persona.

¿Cuáles han sido los principales hitos de Ecomar?

Hitos hemos tenido varios. Por un lado, hemos marcado una tendencia abriendo las puertas a hacer las cosas de una manera diferente, que no existía.

El involucrar a niños en limpiar las costas, nadie lo había hecho. De hecho, cuando empezamos a hacerlo no todo el mundo comprendía lo que queríamos conseguir.

Ahora son muchos los que están siguiendo nuestros pasos. Esto quiere decir, que el camino que elegimos no era el equivocado. Creemos que esto que iniciamos de empezar a concienciar a los jóvenes para que cuando lleguen a edad adulta ya tengamos adultos responsables, es una decisión de la que estamos contentos y orgullosos.

¿Cómo valora el estado actual de los mares?

Yo creo que es muy mejorable. Ahora se habla mucho de que los mares están en peligro, de que hay muchos residuos… Se habla mucho, por ejemplo, del plástico, como si hubiera aparecido hoy, pero cuando yo navegaba ya teníamos muchos problemas con los plásticos en los mares.

Es algo que es preocupante. Hay que tener en cuenta una cosa, el 70 % de la contaminación marina está en el fondo, no flota, y si no flota hay que preguntarse qué tipo de residuos son.

El 80 % de la contaminación marina llega de tierra adentro, entonces no está llegando ni de barcos, ni de la costa. Ahí hay una labor muy grande que hacer, y es donde estamos enfocando muchos de nuestros esfuerzos ahora mismo.

Con el impulso que se le está dando al fomento de la economía azul, se pretende concienciar más a la sociedad del cuidado de los recursos marinos. Desde su punto de vista y actuación, ¿se está produciendo realmente esa concienciación?

Yo creo que la sociedad todavía no es consciente de cómo se puede ayudar en general. Hay que hacer un análisis profundo de la situación. Creo que hay cosas en los que los problemas son bastante solucionables y hay otras cosas que hay que darle un poco más de pensada.

Este año la OMI ha elegido como lema para el Día Marítimo Mundial “Empoderando a la mujer en la comunidad marítima”. Como mujer al frente de una organización como Ecomar, ¿cree que es necesaria una reivindicación del papel de la mujer en la industria del mar?

En el sector marítimo deportivo, que es de donde yo vengo, si es verdad que estaba más masculinizado y poco a poco las mujeres hemos ido ganando terreno.

En lo que es la parte deportiva, las mujeres ya tenemos una cuota de participación bastante buena. El siguiente reto es llegar a ocupar más puestos de dirección deportiva. Evidentemente, esto no se consigue en dos días, ni en dos años, tienen que pasar una o dos generaciones para poder abarcar eso, porque es un cambio generacional. También tiene que haber mujeres que están dispuestas a ocupar esos cargos. Pero todo llegará.

Desde su experiencia, ¿considera que siempre han tenido buena accesibilidad a cargos como el de una dirección general o una presidencia?

En el mundo del deporte es complicado. Yo creo que falta un poco de madurez para que la fruta caiga por sí sola, que acabará cayendo con el tiempo.

Estoy convencida de que la mujer acabará llegando a todos lados, antes o después. Hay que encontrar mujeres que le dediquen el suficiente tiempo y que vayan abriendo caminos.

También es importante apoyarnos entre nosotras y hacer un frente común para que seamos más fuertes y podamos compartir experiencias.

¿Considera que las mujeres gozan de una visibilidad real en el conjunto del sector?

Sí. En el sector de limpieza de costas, ahora hay bastantes mujeres. Diría que es un sector que está bastante equilibrado, incluso hay mujeres liderando.

Esto es algo importante, porque en el pasado ha habido mujeres, pero siempre en puestos inferiores.

En la parte de vela, ya hay muchas mujeres. Para los siguientes Juegos habrá, por primera vez, mitad de hombres y mitad de mujeres. La presidenta de la Fundación es una mujer. Yo creo que está bien, y que ha supuesto un cambio histórico.

Un deseo para el futuro

A mí me gustaría que Ecomar pudiese llegar a todos los rincones de España. Ya llegamos prácticamente a todos los rincones de España, también a Portugal, pero que pudiésemos llegar a más niños y niñas, para calar mejor el mensaje de Ecomar.

Cuanto más cale el mensaje en la base, por poquito que riegues, este va subiendo para arriba. Y de aquí a unos 10-15 años ya tendremos adultos concienciados.

Esto es algo muy importante a lo que tenemos que aspirar. Ahora estamos llegando a unas 16.000 personas cada año. Es un número que está muy bien, pero cuando piensas todos los niños que hay en España es un número que aspira a más.

En nuestro ADN buscamos siempre conseguir la excelencia y mejorar. Es algo que va innato en nosotros. Lo único que nos limita es el presupuesto que tengamos.

Suscrbete

About Beatriz Miranda

Te puede interesar

APROMAR publica su informe anual “La Acuicultura en España 2019”

APROMAR ha presentado recientemente la edición 2019 de su informe anual sobre la evolución del …

Publicidad

Hawke

Iguazuri
Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública