Nautical

Home / AA Noticia principal / “Es evidente que el peso de la mujer en la cadena de valor del sector pesquero es muy importante y, es patente, además que en los últimos años la mujer ha avanzado y ha empezado a tomar posiciones también a nivel de gestión”

“Es evidente que el peso de la mujer en la cadena de valor del sector pesquero es muy importante y, es patente, además que en los últimos años la mujer ha avanzado y ha empezado a tomar posiciones también a nivel de gestión”

El sector pesquero se ha caracterizado desde siempre por contar con un carácter tradicional, inculcando sus profesiones en el seno familiar. Hoy en día, son cada vez más las mujeres que de forma vocacional deciden embarcarse en profesiones relacionadas con el ámbito pesquero, debido a su diversidad y complejidad. Nadia Moalla, responsable de Proyectos e Innovación de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), nos muestra su visión del sector, como responsable de Proyectos e Innovación de la Confederación.

Nadia Moalla, responsable de Proyectos e Innovación de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA)

¿Cómo le llega la oportunidad de trabajar en Cepesca?

Soy una apasionada de la sostenibilidad y la innovación. Innovación entendida como motor de cambio, mejora y renovación. Gracias a ellas, he tenido la suerte de trabajar en diferentes sectores como el transporte, cooperación internacional, biodiversidad o la acuicultura, especializándome en el acceso a nuevas vías de financiación. 

Cepesca quería ampliar su equipo con un perfil especializado en proyectos y fui la persona elegida. De eso hace más de dos años y seguimos sumando, tanto en lo profesional como en lo personal, con un equipo excepcional y profundo conocedor de la actividad pesquera.  

¿Cómo se gestiona desde la Confederación la puesta en marcha y funcionamiento de nuevos proyectos?

Los proyectos responden siempre a necesidades sectoriales: la alineación con nuevas políticas y regulaciones, la respuesta a nuevas demandas tecnológicas y, en definitiva, la articulación de soluciones para solventar los retos a los que se enfrenta el sector pesquero en un entorno globalizado. Para ello y con carácter periódico, establecemos en consenso con nuestras entidades asociadas un inventario de prioridades que nos permite ir dando respuesta a las necesidades de forma estratégica a través de la solicitud y ejecución de los proyectos.

¿Con qué tipo de apoyo cuentan para la consecución de esos proyectos?, ¿ante qué dificultades se encuentra a la hora de hacer frente a la financiación de estos?

Para el desarrollo de nuestros proyectos solicitamos diversos fondos públicos de concurrencia competitiva: europeos y nacionales, fundamentalmente. La captación de fondos se ha convertido en los últimos años en una actividad extremadamente competitiva y profesionalizada. Especialmente a partir de 2014, se elimina de muchas convocatorias la noción de subvención total del proyecto y se desarrollan esquemas de financiación más cercanos al crédito que a la subvención. El fin último es que los beneficiarios de fondos públicos se involucren a nivel técnico y económico en las iniciativas y se profesionalice la gestión de estos fondos por parte de los receptores. Desde Cepesca intentamos maximizar el retorno de esta financiación, priorizando aquellos proyectos que por su interés estratégico serán sostenibles una vez se acabe la financiación pública.

¿Qué proyectos de relevancia se están llevando a cabo actualmente?

En la actualidad estamos desarrollando iniciativas en base a tres líneas de actuación.

Uno de estos frentes aborda directamente la problemática de las basuras marinas y persigue, desde una perspectiva más global, avanzar en la mejora de la gestión de los residuos en una economía circular. Naturalmente, la contaminación del medio marino, por ser la fuente de los recursos marinos nos preocupa y nos preocupa, igualmente, la asunción de que los desperdicios que se encuentran en el mar, así como la degradación y la contaminación de nuestras costas, están producidos por los sectores marítimos. En este ámbito hemos desarrollado nuestra “Estrategia Sectorial para la reducción de basuras marinas” y el proyecto de formación a trabajadores del sector pesquero “Fish-Recycle: apoyando la transición del sector pesquero hacia una economía circular”.

Otra línea de actuación se dirige al fomento de la Prevención de Riesgos Laborales (PRL) para abordar la alta siniestralidad de la pesca extractiva. En este ámbito estamos desarrollando una campaña de sensibilización en materia de PRL en el sector pesquero, con especial incidencia en las pymes, para la que estamos realizando visitas informativas en puertos de Galicia, Asturias y Cantabria, y hemos finalizado también cuatro videos informativos sobre dispositivos de emergencias y salvamento.  

En tercer lugar y porque somos conscientes de que una gestión pesquera eficiente debe basarse en los mejores datos científicos, también estamos trabajando en la transferencia de información científica al sector pesquero. Nos parece fundamental contribuir a que la importante labor que desarrolla el colectivo científico llegue al sector y que llegue, además, de forma que tenga una utilidad práctica. Para ello hemos lanzado recientemente el proyecto PesConect, una red estatal de transferencia científica con el sector pesquero donde contamos como socio y alma mater con el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

Para mejorar la política pesquera europea, ¿en qué orden de prioridades colocaría estas tres dimensiones: sostenibilidad medioambiental, social y económica?

El equilibrio de las tres dimensiones (ambiental, social y económica) es la clave de la sostenibilidad y el reto que deben abordar las instituciones. Hasta relativamente poco, la dimensión social no aparecía dentro del espacio de toma de decisiones y consideramos que es una vertiente clave que merece especial atención.

¿Cuál es su preocupación sobre el cambio climático y con él, el calentamiento de las aguas y el hecho de que las especies se vayan moviendo de un sitio para otro? ¿cómo puede afectar al sector?

El cambio climático es una realidad que nos preocupa y consideramos, además, que a nivel de políticas todavía queda mucho camino que recorrer para abordar sus impactos en la actividad pesquera. Tenemos por ejemplo casos como el desplazamiento de poblaciones de caballa a regiones donde su presencia histórica era mínima (Islas Feroe) y que ha ocasionado ciertos conflictos por las cuotas como el registrado en 2010. Las actividades marítimas se han incluido de forma residual en las estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático, de forma que resulta cada vez más necesario, sino un imperativo, incorporarlas a la agenda.   

¿Qué nota le daría a nuestros barcos en cuanto a las tecnologías y sistemas de pesca en nuestra flota?

La capacitación tecnológica de la flota pesquera española de altura puede calificarse de excelente. Estos buques disponen de tecnología de vanguardia y sistemas tecnológicos punteros que garantizan la ecoeficiencia, además de posibilitar una actividad pesquera altamente eficiente y, por supuesto, que da cumplimiento a la normativa y las exigencias en materia de monitorización y control. Este nivel de desarrollo tecnológico se debe, fundamentalmente, a la inversión privada que realizan los armadores. Por otro lado, existe una flota de bajura con barcos que registran una media de edad superior a los 30 años de antigüedad y en los que el envejecimiento es una problemática importante. Para estos armadores, la inversión en modernización es un reto económico inabarcable y, si no somos capaces de hacer frente a esta situación, y poner en marcha mecanismos que permitan renovar y modernizar la flota, en el plazo de una década muchos barcos y, con ellos, el medio de vida muchos profesionales de la pesca habrán desaparecido.

La modernización de la flota resulta un imperativo para cumplir con los objetivos de la Política Pesquera Común (PPC) y el Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo, que pretenden garantizar unas condiciones de trabajo a bordo basadas en la seguridad, salud y habitabilidad. En este sentido, resulta imprescindible apostar por instrumentos financieros, en colaboración con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI), para afrontar las inversiones necesarias. Así mismo, es muy importante que haya un cambio de mentalidad y se avance en la adopción de un enfoque empresarial de la actividad pesquera, sobre todo en la flota de bajura.

Este año, la OMI ha titulado el Día Marítimo Mundial con el eslogan “Empoderando a la mujer en la comunidad marítima”. ¿De qué manera considera que está integrada la mujer en el sector pesquero? ¿Qué protagonismo tienen dentro del mismo?

En el sector español de la pesca desarrollan su labor alrededor de 60.000 personas, de las cuales el 16 % son mujeres. En CCAA con un arraigo profundo de esta actividad, uno de cada cuatro trabajadores del sector son mujeres.

Según datos del Instituto Social de la Marina de 2017, las mujeres representan un 5,4% de la pesca extractiva (1.243); sin embargo, alcanzan el 62,9% del total entre los mariscadores y son amplia mayoría en la industria auxiliar y de transformación. El porcentaje de mujeres en la pesca extractiva incluye tanto la pesca más artesanal o de bajura como la pesca de altura, de la que depende la parte del león de las capturas de la flota española.

A la vista de estos datos, es evidente que el peso de la mujer en la cadena de valor del sector pesquero es muy importante y, es patente, además que en los últimos años la mujer ha avanzado y ha empezado a tomar posiciones también a nivel de gestión. No obstante, seguimos reivindicando su labor y su visibilidad. Para hacer realidad la igualdad de oportunidades es necesario afrontar los retos que aún perduran y continuar evolucionando con el objetivo de una integración plena de las mujeres en las tripulaciones.

¿De qué forma se promueve desde Cepesca la equidad en las actividades pesqueras?

CEPESCA impulsó desde sus inicios la creación de la Asociación Nacional de Mujeres de la Pesca (Anmupesca), integrada por 21 asociaciones que aglutinan a más de 10.000 mujeres vinculadas al mundo del mar en CCAA como Galicia, Asturias, Cantabria, Andalucía y Valencia.

Apoyamos también iniciativas necesarias como Redmar II impulsada por la Fundación Fundamar (Fundación para la Pesca y el Marisqueo), de la que forma parte la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI) y los sindicatos UGT y CCOO. El proyecto Redmar II tiene el objetivo de promover la empleabilidad de las mujeres tituladas en formación marítimo-pesquera, detectar las dificultades presentes y diseñar un plan para eliminarlas, facilitando que cada vez más mujeres podamos trabajar a bordo en el futuro.

De forma adicional, CEPESCA aplica el enfoque de género en todas sus iniciativas, incorporando el Plan para la igualdad de género en el sector pesquero y acuícuola del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Tradicionalmente, las tareas de menor cualificación solían ser asignadas a las mujeres, ¿es este un tópico que ya ha pasado a la historia?

A nivel colectivo la sociedad está cambiando y hemos avanzado mucho para facilitar, con igualdad de oportunidades, el acceso a puestos de trabajo. Sin embargo, es cierto que la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en el segmento de la pesca extractiva es todavía limitada, ya sea por cuestiones sociales o por cuestiones estructurales de la flota (inadecuación de buques). No obstante, también creemos y trabajamos por ello, que está llamada a aumentar.

¿Hoy en día cómo viene llegando la mujer a este sector, más por tradición o vacación?

Fundamentalmente por tradición familiar. Suele ser excepcional encontrarnos mujeres, mariscadoras, patronas, armadoras que no vengan de un entorno marinero.

¿Cree que su labor tiene el reconocimiento que merece?

Existen entidades que trabajan para incrementar el reconocimiento de la mujer en el sector pesquero. De especial relevancia resulta la labor la Red Española de Mujeres en el sector pesquero del MAPA y también la de las organizaciones que agrupan colectivos femeninos que desarrollan su labor en los distintos eslabones de la cadena de valor del sector pesquero.

¿Qué retos futuros quedan aún por abordar, en lo que a innovación en el sector pesquero se refiere?

En materia de regulación y, específicamente, de cumplimiento de la PPC, la obligación de desembarque ha sido y es uno de los grandes retos que, si bien ya se está abordando, requiere de más investigación y de innovación tecnológica. Otro reto importante en este ámbito y para el cual resulta clave la citada gestión basada en la ciencia es el cumplimiento del objetivo de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) en 2020. También aquí el trabajo en colaboración con la comunidad científica es y continuará siendo fundamental.

Suscrbete

About Beatriz Miranda

Te puede interesar

Los puertos de Barcelona y Civitavecchia acuerdan impulsar un corredor intermodal transversal en el Mediterráneo

La presidenta del Port de Barcelona, Mercè Conesa; y el presidente del Puerto de Civitavecchia …

Publicidad

Hawke

Iguazuri
Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública